martes, 11 de julio de 2006

Reseña: Uncanny X-Men #475

Guión: Ed Brubaker
Dibujos: Billy Tan
Entintado: Danny Miki

Colorista: Frank D'Armata
Letrista: Chris Eliopoulus

Editores: Mike Marts, Sean Ryan y Nick Lowe.

Editorial: Marvel Comics
Fecha de Publicación: 5 de Julio de 2006

Por Cristian Badilla

Me acerque a este número porque en los créditos esta Ed Brubaker, nombre repetido más de alguna vez en Comic Verso. Y que esta detrás de varios de los títulos que han sobresalido por su calidad en los últimos tiempos.

Este es su primer número en una serie regular de los Hombres X, pero no es su primer trabajo con los mutantes. Hace unas pocas semanas se terminó de publicar en EE.UU. la miniserie X-Men: Deadly Genesis, donde Brubaker cambió la historia que conocíamos en el Giant Size X-Men #1 (el que presentó a la clásica “nueva formación” de los X-Men).

Surgió desde esta miniserie un ser en extremo poderoso, Vulcan, mutante con raíces de parentesco con miembros clásicos del grupo, y que debido a su historia personal tiene relación no solo con los X-Men, sino también con el imperio Shi’ar.

Durante doce números, veremos una formación liderada por un Xavier que no cuenta con la confianza de su círculo cercano de héroes mutantes, y acompañado por un fiel Nightcrawler, Havok, Marvel Girl, Polaris y la reintroducción de Warpath; en una travesía al espacio exterior, en busca de Vulcan. En lo que se ha titulado como “El auge y caída del Imperio Shi’ar”.

Aun cuando la portada nos augura una gran pelea en el espacio, Brubaker se toma su tiempo y no vemos nada de eso, de hecho nos damos cuenta que de la historia principal, aquí se comienzan a sentar las bases, nada más. Pero claramente podemos inferir lo que sucederá dentro de estos doce números, y nos deja un buen sabor de boca.

Así en esta primera entrega, vemos a Xavier formando su equipo, la continuidad entre algo de lo visto previamente en el otro titulo mutante, el X-Men de Milligan, al agregar a Polaris al equipo (luego de ser un Jinete de Apocalipsis) y teniendo presente los hechos ocurridos con anterioridad, en que un grupo de Centinelas vigila la actividad mutante, en un plan de protección y control de estos.

Como se puede ver, la continuidad esta presente, siendo el gran problema que han tenido los títulos mutantes durante la última década, que espantan al iniciado. Pero aun cuando yo desconozco a los personajes, por no ser un fanático de los mutantes, y haber visto el Deadly Genesis bien a la rápida, no me fue difícil de seguir y de enganchar; dándonos, en este primer numero, luces claras de que la acción se verá de forma continuada en diferentes etapas, que es lo que uno espera en un titulo de los X-Men, acción a raudales.

Brubaker en ese sentido sabe su juego, y lo hace bien, tiene presente con qué personajes esta tratando, pero es lo suficientemente inteligente para sacar la historia de la serie fuera del circulo de Civil War, contándonos una historia en el espacio, facilitando la vida al nuevo lector, aun cuando están todas esas referencias al pasado mencionadas, que de verdad no afectan en nada la lectura.

El trabajo del artista de Malasia, Billy Tan, es regular, personalmente creo que algunas proporciones de sus personajes no son del todo correctas, pero no es algo tan desagradable cuando la lectura del número me deja con ganas de seguir leyendo más.

Tal vez, seria necesario leer, o saber que pasa, en el Deadly Genesis, del mismo Brubaker.

El Uncanny X-Men puede ser encargado directamente a los EE.UU. en original o en su edición en español, publicado por Panini España bajo el nombre de Patrulla X, a la venta en varias tiendas de comics de Sudamérica.

Evaluación:

8 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com