miércoles, 6 de junio de 2007

09 - PdVP - Un recuerdo: "Unbreakable"


Por John J. Mejía.
"Creo que los superhéroes de los cómics caminan en esta Tierra".
Con esta frase se promociona el DVD de "Unbreakable", la película de M. Night Shyamalan protagonizada por Bruce Willis y Samuel L. Jackson, estrenada originalmente en el año 2000.



"Unbreakable" narra la historia de David Dunn (Willis), un ordinario guardia de seguridad con un matrimonio en crisis, que se convierte en el único sobreviviente de un accidente ferroviario en las afueras de Filadelfia. Un milagro para muchos, una injusticia para otros, este hecho extraordinario atrae la atención de Elijah Price (Jackson), un extraño hombre que sufre de osteogenesis imperfecta, un defecto genético que lo hace propenso a sufrir fracturas en sus huesos, razón por la que desde niño lo bautizan como "Mr. Glass" (o El Señor de Cristal).

La obsesión de Elijah es encontrar una razón de ser y del por qué de su condición, y es en los superhéroes de los cómics donde cree encontrarlo. Su teoría, bastante improbable pero no imposible, sostiene que los cómics son una versión distorsionada de historias del pasado, cuando personas con poderes y habilidades especiales caminaban entre nosotros con un único objetivo: protegernos! Con el tiempo y el afán comercial detrás de la producción de cómics, estas historias se alteraron hasta convertirlas en hechos irreconocibles de nuestra historia. Y se pregunta: ¿Será David Dunn una de estas personas especiales? Al encontrar la respuesta, Elijah encontrará su verdadera razón de existir.

Pero... ¿Será posible?

De acuerdo con Héroes, la éxitosa serie de televisión, una nueva generación de humanos genéticamente avanzados está despertando por todo el planeta, exhibiendo poderes y habilidades especiales. Esta teoría progresista es en cierta forma opuesta a la presentada en "Unbreakable", donde los superhumanos existieron en el pasado, e incluso lo hacen en el presente pero han "olvidado" lo que son, lo que pueden hacer y la misión que nacieron para cumplir. En la película, esta falta de memoria se manifiesta con una tristeza permanente en ellos, presas de un escepticismo que no les permite ver lo especiales que son.

Pero ¿realmente podría ocurrir que hayan superhumanos caminando entre nosotros sin que ellos mismos lo sepan? Si lo pensamos, no es tan descabellado. Para muestra basta con contemplar las monumentales pirámides construidas por nuestros antepasados egipcios y mayas. Aún hoy día, científicos y arqueólogos se preguntan cómo estas primitivas culturas, sin los avances tecnológicos de que disponemos hoy, pudieron lograr levantarlas. Si el conocimiento del cómo las construyeron se perdió en el tiempo, es nada improbable que también el conocimiento de estas personas especiales se hubiera esfumado, o mejor, se haya transformado en material de mitos y leyendas. En los superhéroes de los cómics de hoy.

Y es que hoy día, gracias precisamente a nuestra "avanzada" tecnología, cada vez más perdemos habilidades que antes poseíamos. Cada vez nos volvemos más "perezosos" para desarrollar actividades que antes eran pan de cada día. Basta con preguntarle a un niño qué hacen cuando la familia esta reunida en casa, cómo se desplazan al supermercado más cercano (a no más de cinco cuadras de distancia) o cómo contacta a su más cercano amigo. La respuesta sin duda sería algo como: Ver televisión, en un vehículo y con el teléfono celular. Ahora, pídanle que responda qué haría si no hubiera televisión, automóvil o teléfonos celulares y verán que no lo harán, porque les resulta impensable qué algo así pudiera darse en un período diferente al de la era cavernícola. Si hemos perdido la habilidad para conversar en familia, caminar unas cuantas cuadras o salir a visitar a los amigos, no habremos perdido algo más? Será que mientras más avanzamos tecnológicamente, más retrocedemos como seres vivos? Cada uno tiene la respuesta a eso.

Shyamalan muestra en su película el camino de descubrimiento de un superhéroe y en consecuencia, del supervillano que habrá de convertirse en el veneno de su existencia. Las críticas de esta película abarcan los extremos del espectro: a algunos les gustó y otros la encontraron increíblemente aburrida. Si no la han visto, han de saber por lo menos esto: Es una historia que vale la pena ver para cualquier fanático de los cómics. Allí se describen muchos elementos que hacer parte de ese mundo de cuadros y globlos de diálogo, donde el bien y el mal se enfrentan al pasar de cada página. Y quien sabe, quizás después de eso podamos tener una mentalidad más abierta. Una que nos permita descubrir entre nosotros a alguien para quien no sea imposible hacernos creer (tan bien como lo hiciera a Christopher Reeve), que un hombre pueda volar!

Referencias en Internet:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com