viernes, 6 de julio de 2007

10 - PdVP - El Efecto Flash!


Por John J. Mejía
Hemos llegado al número 10 de esta columna y para celebrarlo vamos a revisar la historia pasada, presente y futura de uno de mis personajes favoritos del Universo DC. Se trata del Corredor Escarlata, el Hombre más rápido vivo... el Flash!

Introducción

Ocurrió hace más de veinte años. Una criatura de increíble poder, un Anti-Monitor, lo mantuvo prisionero para prevenir su intervención en la Crisis venidera. Ser la única persona capaz de viajar entre Universos con sólo su fuerza de voluntad y su supervelocidad lo convertía en un rival de cuidado. Pero lo subestimó y su intervención le costó no sólo su preciado cañón de anti-materia, sino a la postre, la derrota. El costó de la victoria contra el Anti-Monitor fue la vida de Barry Allen, el Flash, el hombre más rápido vivo! (en la célebre Crisis en Tierras Infinitas #8 de 1986).

Desde entonces, DC (la editorial que tuvo el acierto de crear este personaje) ha estado coqueteándole a los lectores con la idea de revivir a su primer mártir, pero lo cierto es que Barry ha sido una inspiración más grande como héroe caído que en sus días de gloria previos a la primer gran Crisis.

Los días confusos

Durante mi juventud abandone los cómics y sólo fui traído de vuelta a este mundo (como muchos otros) cuando se anunció por allá en 1992 la muerte de Superman. Por aquella época ya en Colombia no se publicaban cómics en español y los disponibles eran unos cuántos en inglés. Y cuando fui en busca del cómic del Hombre de Acero me encontré con uno de Flash. Su título de por si me confundió, toda vez que aparecían en portada no uno, sino tres Flashes. Lo último que leí del corredor escarlata en mi niñez fue la historia de la muerte de Iris Vela, esposa de Bruno Alba, el Flash. Perdido? Imagina cómo estaba yo. Hoy puedes ir a Internet y encontrar en Google toda la información que quieras, pero por aquel entonces la cosa no era tan fácil. Me tomó años resolver el acertijo.

Fue en las tiras dominicales de Superman que encontré la luz. En ellas, la tripleta Rozakis / Delbo / Trapanni decidió (por elección o por imposición) que los domingos se publicaran datos curiosos sobre Superman y sus amigos. Fue allí que descubrí los nombres originales de varios miembros de la Liga de la Justicia (JLA), pues hasta entonces sólo conocía los nombres que los traductores de los cómics en español de Novaro (creo que mexicanos) les dieron. Fue claro entonces que Bruno Alba era en realidad Barry Allen y que el nombre de su esposa era Iris West, no Iris Vela.

El Legado de una Leyenda
También conocía de esos cómics de antaño, la existencia del Multiverso y del Flash de Tierra-2, Jay Garrick. Pero de nuevo, qué hacían tres Flashes en la portada? No sabia por supuesto nada de la Crisis en Tierras Infinitas, ni que Jay vivía ahora en la única Tierra que sobrevivió, ni que Barry había muerto. Así que el título de "El Regreso de Barry Allen - parte 2" no me decía nada, como tampoco que la voz principal de la narración rezara: "Soy Wallace West, el Hombre más rápido vivo". Como imaginaran, no conocía a Flashito o Kid Flash ni al tal Wallace. Fue en Internet que luego descubrí todo lo anterior y que Wally había tomado el manto de Flash luego de la muerte de su mentor, Barry Allen.

La dinastía West

Wallace West, el sobrino de Iris y fan de Flash, se convirtió en Kid Flash y posteriormente en Flash. Era un personaje alegre cuando lo conocí por allá en Flash #80, cuando Mark Waid y Mike Wieringo se hacían cargo del cómic. Su sentido del humor y optimismo, así como su entrega a la responsabilidad de ser héroe y proteger a su ciudad, me hicieron acompañarlo sin falta hasta Velocidad Terminal en el #100, que lamentablemente aun hoy sigo sin poder leer. La razón? El proveedor local no lo importó y después de eso no le di chance de dejarme con otra saga inconclusa.

Este "nuevo" Flash hizo publica su identidad y se dedicó por completo al trabajo de ser héroe. Conoció a Linda Park, una intrépida reportera con quien posteriormente se casó y tuvo un par de gemelos por hijos. Todo mientras mantenía una ocupada agenda protegiendo las ciudades gemelas de Keystone y Central City y colaboraba con la Liga de la Justicia y ocasionalmente con los Titanes.

Wally pasó la primer parte de su historia agobiado por la sombra de Barry, pero luego aprendió que antes que una carga era una inspiración que le serviría para enfrentar sus más oscuros momentos. Y para completar, tuvo la oportunidad de vivir junto a él una última aventura. Wally protagonizó el cómic de Flash desde el #1 publicado en 1986 luego de la Crisis en Tierras Infinitas, hasta el #230 publicado en el 2006, justo en medio de la infame Crisis Infinita, cuando Wally y su familia desaparecieron misteriosamente.

El destructor de continuidades

Ya antes he mencionado como un héroe feliz, que hace lo que hace porque puede y le nace hacerlo (como Superman, el clásico claro está), que es bueno por naturaleza y que lucha por mantener sus ideales y principios, son cualidades que no parecen ser atractivas para muchos escritores de hoy. Eso puso a Wally en la mira de uno de ellos. El destructor de continuidades, el Anti-Monitor de nuestra Tierra: Geoff Johns (para ser justos, el hombre ha escrito buenas historias pero no ha sido precisamente amable con Flash, ya sea por elección o por imposición editorial, pero ya que él firma dicho trabajo, que acepte la responsabilidad).

Johns es el responsable de dar a Wally un par de hijos (lo que como todos saben, no es bueno para un personaje de los cómics por aquello del paso del tiempo mas lento y demás) para luego quitárselos usando su última creación: una nueva y mala copia del profesor Zoom, el enemigo más reconocido de los Flashes. Poco después pudo cambiar la historia y salvar a sus hijos, pero el dolor de esta experiencia lo llevo a pedirle al Espectro que hiciera que todos (incluido él) olvidaran quién era el Flash y proteger así a sus seres queridos. Todo para que Johns pudiera contar una nueva historia de "origen" con Wally redescubriendo sus poderes.

Fueron decisiones como esta las que llevaron al personaje en franca decadencia, de forma que cuando llegó al #230, Wally no era ni sombra del héroe que fue cuando lo conocí y su desaparición durante la Crisis Infinita fue tan mediocre que ni siquiera me hicieron lamentarlo, por el contrario, agradecí que dejaran descansar al pobre.

Un nuevo chico en la Ciudad

Cuando aparecieron los gemelos, para salvar el problema de no poder hacer con ellos nada hasta que crecieran, pudieron inventar que envejecían a gran velocidad dados sus heredados poderes y contar una buena historia de Wally desafiando la Fuerza Veloz (el místico campo de energía de donde todos los velocistas del Universo DC obtienen sus poderes) para salvarlos. Habría sido súper, especialmente porque ya había un precedente: Bart Allen. El nieto de Barry Allen, nacido en el futuro, envejecía a gran velocidad y para salvarlo, su abuela Iris West (revivida por sus padres en el siglo XXX) lo llevó al pasado donde Wally salvó su vida y le sirvió de inspiración (como Barry lo fuera para él) para adoptar la identidad de Impulse.

Por varios años Bart protagonizó su propio cómic, pero fue luego cancelado y el personaje dejado en manos de.. adivinan? Geoff Johns. Johns le despojo de su impulsiva e irresponsable personalidad, para convertirlo en un sabelotodo luego de hacerlo leer toda una biblioteca en una noche y cambiar su identidad por la de Kid Flash. El "maquiavélico" plan de Johns fue evidente luego de que Wally desapareciera y Bart fuera envejecido unos cuantos años, los necesarios para que tomara el manto de Flash "un año después" de los sucesos de Crisis Infinita, dando comienzo a la nueva serie Flash: The Fastest Man Alive.

¡La última carrera de Bart Allen!
Pero este nuevo Flash (impuesto muy abruptamente a los fans) tuvo tropiezos en su primer arco argumental y no pegó muy bien. Tanto que luego de trece números DC anunció la cancelación de la serie. Su descalabro editorial lo completó DC haciendo lo que suelen hacer cuando no saben cómo retractarse de un error: matando al personaje. Bart Allen corre así su última carrera y para que no queden dudas (como es costumbre por estos días) el cuerpo del último héroe escarlata queda tendido a los pies de la chica que pudo llegar a ser su esposa. El final? No del todo. Sorpresivamente DC anuncia una nueva serie de Flash. La especulación comienza y la luz se vislumbra en otro de los títulos de DC...

Un futuro incierto

En las páginas de un crossover (o sea, una historia contada en títulos diferentes) entre los cómics de JLA y JSA, los dos equipos se unen para descubrir que traman ciertos Legionarios en nuestro tiempo. Los Legionarios son héroes de un futuro que (por cierto) no debiera existir luego de la Crisis en Tierras Infinita, pero aquí están. Y su misión aparentemente es la de revivir a Flash (no en vano la historia se títula "La saga del Relámpago"). Pero cuando Wallace West y su familia aparecen (varios años mayores por lo visto, dado que los gemelos han crecido), y Wally clama ser el "Hombre más rápido vivo", un Legionario lo corrige y le replica que ya no lo es, que hay alguien más.

¡El regreso de la familia West!
Quién podría ser ese otro aún más rápido? Sólo hay uno en mi lista. Uno que incluso derrotó (en Renace para correr, una historia clásica de 1990) a los mejores velocistas del Universo Marvel. Su nombre no es otro que Barry Allen. Será posible? La especulación continúa y dados los muchos "desordenes" espacio-temporales que plagan los cómics de DC de hoy, en cuenta regresiva hacia lo que parece ser una Crisis Final.

Dan Didio, editor en Jefe de DC, una vez dijo que los Flashes no solían salir bien librados de las Crisis. Los antecedentes son claros al respecto. Barry pereció en la Crisis en Tierras Infinitas. En Hora Cero (La Crisis en el Tiempo de 1994), Wally pareció morir al enfrentarse a un vórtice temporal y en Crisis Infinita desapareció. Será que no sobrevive a la siguiente Crisis? Será que de nuevo Barry se sacrifica? En la onda de revivir a sus personajes del pasado (por nostalgia de algunos pocos, no para contar mejores historias), parece (y digo "parece" porque a la fecha no ha sido plenamente confirmado) que DC hizo lo impensable y violando su propia política ha revivido a su otrora mártir. Solo en tiempo dirá si fue una jugada acertada o no. Por lo pronto, Wally y su familia están de regreso para continuar sus aventuras en Flash #231 y espero que se quede mucho tiempo.

En lo personal, como fan de DC, lamento haber perdido ya a Kyle Rayner como Linterna Verde y al Superman de Byrne. Espero no también perder al Flash que más he apreciado en los cómics ahora que (felizmente) está de regreso: Wallace West. El hombre más rápido vivo... después de Barry Allen.

Pero no lo tomen tan a pecho. Al fin y al cabo, es sólo un punto de vista personal.

Referencias:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com