sábado, 14 de junio de 2008

¿Mattel y DC Comics censuran a LOBO?

por Victor A. Vergara

Para la Convención de San Diego de este año (24 al 27 de Julio), se ha anunciado que se pondrá a la venta la figura exclusiva de Lobo dentro de la línea de juguetes realizada por Mattel llamada “DC UNIVERSE: CLASSIC”. Esta figura solo estará disponible para los asistentes a dicha convención y no podrá ser adquirida en tiendas o por venta directa en Internet, la razón de esto según el comunicado, ha sido que DC Comics y Mattel, según anunciaron en el Panel conjunto en la Convención de Comics de New York, consideran que un personaje como Lobo está más orientado hacia un público adulto y no debe venderse masivamente en tiendas, ya que su carácter violento y rebelde daría una imagen equivocada de la compañía y sería contraria al publico al que supuestamente está dirigida.

La figura en cuestión al igual que le resto de la línea fue esculpida por los Four Horsemen Studios, mide aproximadamente 6 pulgadas de alto (15 cm.), tiene variados puntos de articulación y entre sus accesorios trae un arma, un gancho y su perro mascota Dawg.

En diversos foros de discusión, muchos fanáticos se han quejado de que la figura de Lobo sea de venta tan exclusiva y lo consideran un error, considerando que es un personaje que goza de una relativa popularidad y que no solo tiene fanáticos dentro de los comics, sino que también es apreciado por fanáticos del Metal u otros estilos.

Antes ya había ocurrido algo similar con este personaje. A mediados de los 90, Lobo tuvo su primera aparición en la serie animada de Superman con un relativo éxito. Kenner era entonces la empresa encargada de sacar la línea de juguetes de Superman Animated y comenzó a rumorear que para la serie 5 de esta línea, aparecerían nuevas figuras que harían las delicias de los fans, como el Dr. Fate, Flash y Lobo. Dicha serie jamás apareció, pero la serie de juguetes de Superman continuó a través de elaboración de Packs de cuatro figuras.

Otro caso mas reciente, ha sido en la exitosa serie de juguetes de la Justice league Unlimited, también realizada por Mattel, en ella se ha dado cabida a casi la mayoría de los personajes que aparecen en la serie incluyendo algunos que solo hacen pequeños cameos o expresan una sola línea como el Elongated Man, Némesis o Sandman, pese a que Lobo aparece por lo menos en dos capítulos de esta serie y en los foros ha sido muy aclamado, a la fecha no hay planes de que salga una figura en dicho formato.

Resulta curioso el argumento dado por DC Comics y Mattel para limitar la venta de esta figura, basada en la supuesta naturaleza violenta del personaje. Hace mas de 10 años que se venden en el mercado figuras mucho más “truculentas o violentas” destinadas al mercado masivo, como son las líneas de Spawn, Mortal Kombat o Resident Evil, sólo por nombrar algunas. Incluso la misma línea a la que corresponde esta figura “DC UNIVERSE: CLASSIC” incluye otros personajes tanto o más violentos que lobo como son Terminador, Orion, Despero y Etrigan.

El argumento es totalmente irracional, si la figura es tan moralmente cuestionable o perjudicial, entonces ¿por qué sacarla al mercado? ¿No sería mas provechoso para la compañía haber sacado otro tipo de héroes menos cuestionables como por ejemplo Animal Man, Ice, Capitán Marvel, etc? o tal vez otros más comerciables como Darkseid o Superman. Obviamente tampoco hay un criterio comercial, si se decidió que era una buena elección de figura, que era popular y rentable ¿por qué limitar su venta a un solo lugar? ¿Por qué perder la oportunidad de venderla por Internet y obtener mas ganancias? ¿Acaso los asistentes a la Convención de San Diego son personas distintas de las que asisten a un supermercado o tienda, a los cuales “la influencia” de esta figura no los afecta? Esta postura tomada por las compañías solo crea una especulación y ganancia a los revendedores y priva a muchos consumidores de poder adquirir ese producto y ha ellos los priva de ventas de potenciales.

El tema, en este caso no pasa por la comercialización o no de esta figura en particular, que en último término compete al interés comercial de las compañías, sino por el argumento dado por estas para su censura o distribución limitada, el cual esta basado en criterios arbitrarios, moralistas y hasta arcaicos, como por ejemplo que la figura en venta masiva de este personaje va a motivar que sus consumidores se vuelvan mas violentos o solo por tener esta figura inmediatamente se asociara a la empresa DC Comics con este tipo de conductas, dicho tipo de reacción no puede esperarse ni siquiera de niños menores, sólo de subnormales o enfermos mentales que es lo que insinúa esta restricción. En el fondo, los consumidores potenciales de este producto son tan poco inteligentes e influenciables que es mejor sacar el producto de las estanterías antes de que se genere un Apocalipsis y salgan los niños a la calle creyendo ser Lobo, cosa curiosa, ya que sabemos que no ha ocurrido con los fanáticos de Wolverine, Batman o Punisher .

Al parecer ambas empresas olvidaron algo fundamental: una figura, un juguete, no es malo o violento, es solo eso una cosa. No tiene vida, no da órdenes ni orienta sobre la vida, da lo mismo lo que represente, la intención o razón de la compra, va a variar de un individuo a otro y se dará el caso de quien no habiendo leído un comic en su vida la tenga como adorno, o el niño que la use simulando que es un avión. La figura de acción seguirá siendo lo mismo, una cosa y difícilmente el hecho de poseerlo va a transformar a su dueño en una máquina asesina ansiosa de violencia, pensar así solo muestra el grado de ignorancia y prejuicio digno por lo menos de la época de la inquisicion.

Si la preocupación Moral de DC Comics es tan grande quizás debiese preocuparse de ennoblecer a sus héroes y evitar la carnicería que realizan a diario en muchas de sus revistas donde se puede apreciar una violencia gráfica sumamente excesiva, como por ejemplo: descuartizamientos de héroes (crisis infinita), muertes alevosas, torturas, etc. que pueden dejar marcas más profundas en quien las lee por primera vez y que están en su mayoría destinadas a un público masivo. Y en el caso de Mattel revisar también el tipo de productos que realiza en todas sus líneas y ver si todos cumplen con criterios tan estrictos.

Es de esperar que este sea un caso aislado, que en lo posible se rectifique no solo para adquirir este producto, sino también como un signo de respeto por parte de estas empresas hacia la inteligencia de sus consumidores, y un reconocimiento a su autodeterminación y libertad de adquirir el producto que estos deseen.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com