lunes, 16 de junio de 2008

Reseña: Eternals #1


Guión:
Charles & Daniel Knauf.
Artista: Daniel Acuña.
Rotulista: Todd Klein.

Editores: Mark Paniccia & Jordan D. White (asistente).

Portada A: Daniel Acuña.
Portada B: Marko Djurjevic.

Publicado el Miércoles 11 de Junio por Marvel Comics.

por Esteban Pedreros

Hace algún tiempo coleccioné la miniserie de los Eternals de Neil Gaiman y John Romita Jr. la disfruté bastante así que tenía algún interés en leer la continuación de esa historia protagonizada por estos personajes de Jack Kirby.

El equipo creativo no se repite. Si bien John Romita Jr. es un gran dibujante y difícil de reeemplazar, no es imposible, donde sí habría varios problemas sería con la elección del escritor, pues es complicado igualar o superar a Gaiman, al menos como nombre. Charles & Daniel Knauf son un pareja de escritores Padre/Hijo, la verdad es que no los conozco y sus nombres me resultan vagamente familiares de ediciones anteriores del catálogo Previews, revisando Wikipedia veo que Daniel Knauf fue responsable de la serie Carnivale, que creo que transmitió HBO y ha trabajado también en la series Supernatural y Standoff.

Daniel Acuña es un dibujante español que conocí en la miniserie Uncle Sam & the Freedom Fighters y que decepcionó a medio mundo cuando tras el relanzamiento de Flash a manos de Mark Waid (el más reciente de ellos), no alcanzó a completar más que algunos números y dejó DC para ir a trabajar a Marvel. La peculiaridad de Acuña es que es una artista completo, hace el dibujo y el color de la revista en un trabajo que entiendo que mezcla lápices con Photoshop.

Este primer número toma la historia donde la dejó la miniserie de Gaiman y muestra a los Eternals activados en aquella historia, en una competencia a dos bandos por reactivar a los Eternals durmientes, cuya colaboración será necesaria para detener una amenaza cósmica que se cierne sobre el planeta.

De la forma que Kirby estructuró la historia de los Eternals, la idea era crear una meta-mitología que sirviera como marco para entender otras mitologías más tradicionales y el habitual conflicto entre el bien y el mal, pero de una forma u otra los Eternals terminan el 90% de las veces siendo escritos como super-héroes comunes y corrientes, algo que también ocurre con los Nuevos Dioses de DC Comics. Esta no parece ser la excepción y tal vez la mayoría de los logros que pueda alcanzar esta revista emanen de la interacción de los personajes, pero no tengo muchos motivos para creer que los ecritores ambicionan narrar una historia que escape de los marcos generales de un comic superheróico apocalíptico, es decir, melodrama, intrigas y al final nos unimos, superamos las diferencias o hacemos una tregua y ganamos.

El dibujo de Acuña es difícil de asimilar, se separa mucho del resto de los estilos que pueblan el universo comiquero, aún de aquellos artistas que realizan un trabajo similar como podrían ser Karl Kerschl o Joshua Middleton. Creo que su mayor fortaleza radica en su capacidad para dibujar expresiones y hacer actuar a los personajes, pero siempre tengo la sensación de que resuelve algunas páginas constreñido por el calendario de publicación y no por haber llegado a un planteamiento final satisfactorio. Es frecuente también que opte por tirar algún efecto de iluminación o alguna capa con textura (términos Photoshopisticos), para cubrir la falta de fondos que domina sus viñetas.

En definitiva, Eternals tiene un comienzo bastante tradicional y algo lento. Es bastante probable que esta miniserie se vea perjudicada ante mi por el excelente recuerdo que me dejó el trabajo de Gaiman, pero más allá de eso encontrarán aquí un comic bastante competente, pero nada fuera de lo común y ciertamente nada que no hayan visto antes... unos cuantos cientos de veces si ya llevan algunos años leyendo cómics.

6 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com