miércoles, 23 de julio de 2008

The Dark Knight - Reseña II

The Dark Knight - Reseña

Título: The Dark Knight (Batman: El Caballero de la Noche)

Director: Christopher Nolan
Historia: Christopher Nolan & David S. Goyer
Guión: Christopher Nolan & Jonathan Nolan
Elenco: Christian Bale, Gary Oldman, Heath Ledger, Maggie Gyllenhaal, Aaron Eckhart, Michael Caine, Morgan Freeman, Cillian Murphy, Nestor Carbonell, Anthony Michael Hall, Michael Jai White

Música:
James Newton Howard & Hans Zimmer

Fecha de Estreno: 18 de Julio de 2008

Producida y Distribuida por Legendary Pictures y Warner Bros. Pictures

Cuando Batman Begins se estrenó hace tres años, Christopher Nolan sorprendió a todo mundo por su manera de explorar el origen del personaje, de un modo mucho más realista y crudo de lo que se había visto hasta entonces y haciendo finalmente de Bruce Wayne un personaje tan complejo e interesante como su contraparte impresa, así que al anunciarse la secuela no quedaba más que preguntarse hasta donde podía elevar la franquicia de Batman, especialmente tomando en cuenta que al final de aquella película se insinuó la futura aparición del que tal vez sea el mejor villano en el mundo del comic, el Joker. Como si las expectativas no fuesen bastante altas por el solo hecho de anunciarse la secuela, Warner Brothers orquestó una larguísima y exitosa campaña publicitaria viral, involucrando en la promoción de la cinta al internet y a la convención de comics más famosa, la Comicon de San Diego. La figura del Joker empezaba a tomar tintes míticos varios meses antes del estreno de la película, y el fenómeno se multiplicó aún más en enero, tras la inesperada muerte de Heath Ledger, quien dejaría como su último trabajo completado su interpretación del mortífero payaso criminal. Finalmente se llegó la fecha del estreno y la cinta batió records de taquilla en su primer fin de semana en exhibición.

Harvey Dent, Jim Gordon y BatmanLa guerra que Batman y el teniente de policía Jim Gordon declararon en contra del bajo mundo de su ciudad ha alcanzado un punto crítico. Los criminales empiezan a sentir que el control que alguna vez tuvieron de la ciudad está a punto de desaparecer por completo y empiezan a abandonar sus hábitos nocturnos. La llegada de un nuevo Fiscal de Distrito, Harvey Dent, puede inclinar definitivamente la balanza a favor de la ley y el orden. Dent es un ex-oficial de Asuntos Internos con fama de incorruptible e implacable, por lo que Gordon y Batman esperan sea lo que necesitaban para imponer el orden en Gotham. Pero simultáneamente aparece otro personaje, un enigmático ladrón y asesino que parece más interesado en sembrar el caos que en obtener ganancias económicas. El Joker. Sin ánimo de revelar demasiado de la trama, solo añadiré que a partir de la aparición del Joker la película se convierte en una inagotable sucesión de confrontaciones, ataques y contraataques, donde el Joker contrarresta y en ocasiones anticipa la cuidadosa planeación que Gordon, Dent y Batman hacen. La trama es compleja sin ser complicada, pues uno de los grandes méritos de Nolan es la habilidad con que va entretejiendo los misterios y elementos de intriga entre las secuencias de acción.

BatmanQuizás uno de los aspectos que más han ayudado a que esta revitalizada franquicia sea vista con respeto incluso por críticos que normalmente tratarían de evitar cualquier asociación con una película de superhéroes y/o acción sea el elevado nivel de talento actoral con que cuenta. El Batman/Bruce Wayne de Christian Bale es ya considerado por muchos como la versión definitiva gracias a la forma en que ha logrado sintetizar las diferentes facetas del personaje. Millonario playboy con fama de vano e irresponsable, consumado estratega con talento sobresaliente para la electrónica y tecnología en general, experto artemarcialista y atleta de primer nivel. Suficientemente enfocado y comprometido con su misión para rayar en lo obsesivo, pero atormentado por los fantasmas del pasado y abrumado por la carga que todo ello representa para un solo hombre. Y Bale captura todo eso y más.

Harvey y RachelGary Oldman retoma el papel de James Gordon, y logra captar todo lo que se supone es el personaje. Líder carismático con buen trato de gente, que se hace respetar y querer por sus subordinados. Decidido a hacer todo lo posible para evitar que el crimen mantenga el control de su ciudad pero consciente de que sus acciones pueden poner en peligro a muchos inocentes, incluída su familia. Aaron Eckhart interpreta a Harvey Dent, el valiente fiscal que se enfrenta a los criminales sin ofrecer o pedir cuartel. La guapa y talentosa Maggie Gyllenhaal releva a Katie Holmes en el papel de Rachel Dawson, y no creo que nadie vaya a extrañar a la señora de Cruise. Morgan Freeman y Michael Caine también regresan a interpretar a Lucius Fox y Alfred Pennyworth, y lo hacen con el talento y presencia que los caracteriza. Caine tiene algunas escenas particularmente importantes, pues asume de lleno el papel de mentor y figura paterna sustituta para Bruce Wayne, convirtiéndose en un elemento importantísimo cuando éste necesita tomar decisiones.

En cuanto al Joker, ¿Qué puedo decir sobre el extraordinario trabajo de Heath Ledger que no se haya dicho ya? Olvidémonos de tonterías como la actual campaña para promover que el actor reciba un Oscar póstumo por su trabajo en esta película -campaña iniciada meses antes de que nadie hubiese visto escena alguna de la película- y concentrémonos en el trabajo real en pantalla. Solo puedo resumirlo en una palabra: fascinante. Cuando a Nolan se le cuestiónó sobre por qué eligió a Ledger para el papel la respuesta fue "porque Heath no le teme a nada". En su momento esa respuesta no decía nada, pero después de ver la película es claro que muchos actores no hubiesen aceptado un papel semejante y que de haberlo hecho tal vez no se hubiesen sumergido de tal manera en el personaje. Los manerismos y lenguaje corporal ayudan a que el Joker de Ledger sea una de las presencias más perturbadoras que Hollywood haya visto en mucho tiempo y la forma en que maneja su voz para dar matices a su actitud son el remate de lo que sin duda es ya uno de los mejores villanos de la historia del cine.

Un tema de la película que me pareció interesante por la forma de abordarlo fue el de la dualidad y el equilibrio. El Joker parece ser una manifestación surgida como respuesta a las acciones de Batman. Donde Batman representa el orden, el Joker es la encarnación del caos en su estado más puro. Ambos son igualmente dedicados y comprometidos con su respectiva misión, sumamente inteligentes y dados a planear meticulosamente cada uno de sus actos. Ambos asumen de lleno la personalidad con la que asumen su misión y lo hacen sin importarles nada. Yin y Yang, luz y sombra, perfectos opuestos destinados a enfrentarse permanentemente.
Dent-Batman-Joker Por otro lado, Harvey Dent complementa a Batman de una manera similar pero a la vez totalmente distinta. Dent es todo lo que Batman no puede, pues le da una cara a la resistencia de Gotham a sumirse en la oscuridad, su rostro representa la esperanza de poder vivir sin miedo en una ciudad donde la ley y la justicia vayan de la mano y donde para enfrentar al mal no sea necesario ponerse una máscara y actuar desde las sombras. Es el caballero de la brillante armadura que puede ir donde el caballero oscuro no tiene acceso, y la relación de ambos hombres con Rachel no hace más que acentuar el hecho de que son dos caras de la misma moneda, los dos caminos que Gotham puede seguir en busca de la paz y el orden.

El Joker y Rachel DawesEl desarrollo de la trama eventualmente enlaza las dos dualidades, dejando a Harvey como el punto focal de este inusual triángulo de héroes y villanos. Dent puede cubrir todo el espectro de papeles para estos personajes, e incluso lo encapsula a la perfección en una sola frase: "puedes morir siendo un héroe... o vivir lo suficiente para convertirte en un villano". Eventualmente el propio Harvey ejemplifica su afirmación, demostrando que un solo hombre puede llegar a encarnar lo mejor de Batman... o lo peor del Joker.

La película definitivamente no es perfecta, y los sucesos del final de la misma serán sin duda tema de discusión entre fans y críticos durante varias semanas, pero una cosa es indudable, The Dark Knight es una película de acción como ninguna otra, visceral sin excederse en la crudeza, moral sin rayar en lo cursi, y tan entretenida como debiera ser todo blockbuster veraniego. Dos horas y media de acción y drama implacables que pueden causar reacciones en el más apático de los espectadores. De lo mejor que hemos visto este verano.

8.5 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com