lunes, 7 de julio de 2008

Herobear and the Kid


Por Alberto Calvo


Concluido el mes de aniversario uno pensaría que podría dedicar mi atención a mis otras columnas y dejaría descansar un poco las recomendaciones, y tal vez es lo que habría hecho de no ser por el lanzamiento de Billy Batson and The Magic of Shazam!, a cuyo primer número hemos dedicado dos reseñas, una de nuestro editor, Esteban Pedreros, y otra de un servidor. Como complemento a esas reseñas decidí dedicarle un espacio a la obra que puso a su autor, Mike Kunkel, en el mapa de la industria comiquera. Recomendaciones de la Comicteca se enorgullece en presentar:

Herobear and The Kid

Historia y Arte: Mike Kunkel
Editorial: Astonish Factory
Fecha de publicación: 1999
Formato original: 5 números en formato estandar de 32 páginas, blanco y negro con toques de color.
Colecciones: 1 TPB recopilando los cinco números bajo el título de The Inheritance (La Herencia)

Mike Kunkel trabajó durante varios años como animador en diferentes estudios, incluyendo Disney, donde colaboró en películas como Hércules o Tarzán. Aún trabajaba ahí cuando en 1999 decidió dar forma a uno de sus sueños, crear un comic para todas las edades. Publicado de manera independiente bajo el nombre de su propia editorial, The Astonish Factory, Herobear and The Kid representó una de las entradas más espectaculares que la industria comiquera haya visto en varios años.

Herobear and the Kid cuenta la historia de Tyler, un pequeño niño que está pasando por uno de los momentos más difíciles de su vida, pues su abuelo acaba de fallecer. Tyler y su familia se están mudando a la vieja casa de su abuelo, misma que este heredó al padre de Tyler con todo y los servicios de Henry, el mayordomo. Tyler recibió como herencia dos objetos, un viejo oso de peluche y un reloj descompuesto. Además de lidiar con el dolor de su pérdida, Tyler tiene que enfrentar todas las dificultades que representa para un niño una mudanza: nueva escuela, nuevos amigos, un nuevo bravucón detrás de su cabeza y... una niña con el extraordinario y terrible poder de hacerlo soñar cuando está despierto.

Pronto descubre que su herencia es bastante más grande y compleja de lo que él esperaba al descubrir que su "nuevo" oso de peluche puede mágicamente transformarse en Herobear. Tyler acompaña a Herobear en sus aventuras como si fuera algo perfectamente normal el acompañar a un oso polar que combate el crimen. Mientras tanto, el misterio del origen de Herobear y la verdadera identidad de su abuelo crece a cada momento. Henry parece saber más de lo que deja entrever y cuando Tyler descubre las misteriosas propiedades del reloj que él consideraba inservible, las piezas del rompecabezas que representa el legado de su abuelo empiezan a caer en su lugar.

Herobear and the Kid es uno de esas historias ideales para niños, pero que puede ser disfrutada, a veces aún más, por adultos. Narrada en primera persona por el protagonista a manera de remembranza, Kunkel retrata el mundo de Tyler de una manera tan fiel que resulta imposible para el lector no hallar ecos de su propia infancia en las aventuras de Tyler. Su estilo de dibujo, limpio y obviamente influenciado por su experiencia como animador cobra vida de manera inesperada gracias al acabado: sin tintas, con aspecto de cuaderno de bocetos a lápiz y donde la única intrusión de color es la capa roja de Herobear.

Si están buscando algún título ideal para introducir a la lectura a un niño, Herobear and the Kid puede ser una excelente opción y un extraordinario pretexto para seguir el consejo hallado en sus páginas: "Recuerden su infancia. Y compártanla".

Como siempre, les recuerdo que pueden hacer llegar a nosotros sus dudas, quejas, sugerencias y comentarios en general utilizando el enlace al pie de estas líneas o nuestra dirección de correo electrónico, comicverso@gmail.com, o directamente a un servidor en albion@gmail.com

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com