lunes, 21 de julio de 2008

Reseña: Captain America #40

Captain America #40Título: The Man Who Bought America, part four

Guión: Ed Brubaker
Arte: Steve Epting
Color:
Frank D'Armata
Rotulista: Joe Caramagna

Editor: Tom Brevoort & Jeanine Schaefer (asistente)

Portada: Steve Epting

Publicado el Miércoles 16 de Julio por Marvel Comics

Una de las críticas más frecuentes para el trabajo de Ed Brubaker como escritor regular de Captain America es la aparente lentitud con que desarrolla la historia, especialmente luego del final de Civil War y la muerte del personaje titular, pero hay que reconocer que la aparente falta de sucesos dentro de la historia se ve compensada por el desarrollo de algunos personajes y por la creación de un entorno cada vez más complejo e interesante. Además, cada vez que las cosas parecen estar tornándose aburridas, Brubaker escribe un par de secuencias de acción y todos felices.

Bajo ese esquema de trabajo y luego de que el número anterior sirviese para sentar el estado actual de los personajes principales y explicar a fondo el plan del Red Skull para desestabilizar política y económicamente a los Estados Unidos, era de esperarse que este número fuese algo más dinámico, y así fue: Captain America vs Captain America. Y si no les basta con una pelea, Sharon Carter intenta un desesperado plan de escape que la lleva a enfrentar a la hija del Red Skull.

El Winter Soldier (James Barnes, el Bucky original) aún está tratando de adaptarse a la idea de ser el sucesor de Steve Rogers, así que la repentina aparición en el número anterior de un Captain America que se ve y escucha justo como su antiguo mentor resulta bastante perturbadora, especialmente tomando en cuenta que lo ve respaldando a uno de los agentes del Red Skull, por lo que no es ninguna sorpresa que decida investigar por su cuenta a este nuevo Capitán, aún a pesar de la recomendación de The Falcon de mantener un bajo perfil y no acercarse a él. Lo que lleva a un enfrentamiento que Barnes casi consigue solucionar con palabras, al menos hasta que Red Skull y sus secuaces deciden retirar a su hombre merced a una instrucción durmiente programada con anterioridad en su mente.

Para aquellos curiosos que no entiendan de donde salió este otro Capitán, se trata de Steve Rogers. Pero no del Steve Rogers al que todo mundo conoce y quien fuese asesinado hace algunos meses. Se trata de un personaje creado a principios de los 1970s por Steve Englehart a quien retroactivamente asoció con un Capitán que estuvo activo después de la Segunda Guerra Mundial y antes de la formación de los Avengers. Informalmente se le conoce como el Captain America de los cincuentas, siendo un agente entrenado y alterado por el gobierno norteamericano como un reemplazo para el Capi original. Reactivado por el gobierno para enfrentar al Capitán, este personaje sufría de trastornos psicológicos que eventualmente lo llevaron a convertirse en un villano de ideas Neo-nazis bajo el nombre de Grand Director, y durante su tiempo como Captain America tuvo como sidekick a su propio Bucky, Jack Monroe, también conocido como Nomad, quien fuese asesinado por el Winter Soldier.

Lo Bueno: La historia no deja de avanzar pese al criticado ritmo usado por Brubaker. Incluso cuando la acción parece disminuir en intensidad los personajes se mantienen en constante crecimiento, dando un toque adicional de complejidad a la historia. También es de celebrarse el regreso de Steve Epting como artista regular de la serie. Es evidente que hace ya algún tiempo desarrollo una total confianza y comodidad con el personaje del Capi, y sin duda disfrutó volver a ilustrar el clásico diseño de su uniforme. Epting es uno de los artistas más sólidos y confiables en la industria, a pesar de que sigue manteniendo un perfil bastante bajo.

Lo Malo: No se me ocurre nada que criticar en este número. No es el mejor que haya leído en la serie, pero la consistente calidad de este título ya no sorprende a nadie y sigue sin altibajos.

El Veredicto: Captain America #40 es una buena lectura, con el único inconveniente de ser parte de una historia bastante larga y compleja, por lo que para alguien que no esté al tanto de la historia hasta el momento puede resultar difícil de seguir. Sin embargo, un conocimiento básico y general de la historia basta para poder apreciar el sólido trabajo de Brubaker y Epting. Si son fans del Universo Marvel desde hace algún tiempo, las apariciones del Grand Director, el Dr. Faust y Arnim Zola pueden resultar una grata sorpresa. Solo habrá que esperar a ver cuanto tiempo pasa antes del inevitable tie-in con Secret Invasion.

7 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com