viernes, 4 de julio de 2008

Reseña: Manhunter #32

Título: Fogotten, Part 2

Guión:
Marc Andreyko
Artista: Michael Gaydos
Color: José Villarrubia
Rotulista: Sal Cipriano

Editores: Joan Hilty y Rachel Gulckstern (asistente).

Portada: Liam Sharp.

Publicada el Miércoles 2 de Julio por DC Comics.

Continúa la historia de Manhunter en Ciudad de Juárez y hace su primera aparición en la serie el nuevo Blue Beetle, Jaime Reyes, el héroes #1 de El Paso, Texas.

Tras enterarse de los acontecimientos de Ciudad Juárez, Kate emprendió rumbo a El Paso, Texas (la ciudad limítrofe del lado Yanqui de la frontera), en busca de Marta, la prima de uno de sus asistentes. El número sirve para empezar algo que ya se había dado en la última reactivación de la serie y que espero que Andreyko pueda manejar con cuidado: la utilización de Team-ups para promover la serie.

La verdad es que si se trata de atraer lectores no creo que Blue Beetle sea la apuesta correcta, Batman resulta, pero suele ser un recurso barato. La aparición de Jaime Reyes habríasido sólo anecdótica de no ser por la forma en que reaccionan los trajes Manhunter y Blue Beetle a la presencia del contrario, lo que da a entender que aquí hay un tema que seguirán explorando en la serie.
Nota: Lo Darkstars fueron una especie de organización policial espacial, el reemplazo delos Linternas Verdes, por así decirlo y entiendo que ya no corren en el DCU. Fueron creados por Michael Jan Friedman por allá por 1992 y lo más memorable de esa serie fue la aparición de Travis Charest, claro que en esa época era uno más de los clones de Jim Lee.
La "investigación" de Manhunter casi inadvertidamente la lleva en la pista correcta. El hecho de llegar al lugar que tiene que llegar, debía producirse casi por lógica, es el lugar donde trabajaba Marta (la mujer a la que busca). La sucesión de informantes con afán de espías internacionales es algo extraña, hay hasta una especie de "garganta Profunda", en fin.

A grandes rasgos y sin entrar a echarles a perder la historia, me parece que este número en particular se empantana en el gran número de subargumentos que intenta desarrollar. Creo que Andreyko está apostando a reclutar nuevos lectores para la serie a punta de introducir la mayor cantidad posible de sustancia a su revista, creo que es una medida un poco desesperada y tal vez inútil, no sé si realmente exista un grupo de fans a los que esta revista pueda interesar que no la esté ya comprando. Lo peor de esta decisión del escritor es el hecho de que la historia de éste número se siente un poco inconexa, todas las historias avanzan, pero ninguna lo hace de gran manera ni en volúmenes... tal vez el afán de llenar la serie con subargumentos atente un poco contra el desarrollo de personajes y la necesaria sensación de satisfacción que debe dejar cada número.

Veamos si lo explico mejor... los cómics actualmente se escriben para ser recopilados en libros de 6 o más revistas, de modo que varios escritores estiran sus historias para ajustarse a dicha cantidad de episodios, algunos con éxito, otros no tanto. Una de las consecuencias de éste fenómeno es el hecho de que cada número individualmente considerado no contenga un volúmen de historia satisfactorio para el lector, que uno cierre un comic y sienta que "no pasó nada". En esta revista Andreyko se va al otro extremo e introduce demasiados elementos:
  • Posible historia respecto al traje de Manhunter
  • Vinculación de la D.E.O con actividades metahumanas ilícitas.
  • ¿Qué relación existe entre Dylan y el Joker?
  • ¿Quién es la mujer que muere producto del gas del Joker?
  • ¿Qué pasa con el perro de Ramsey, el hijo de Kate? -> Aquí hay dos subtramas:
  1. ¿Está involucrado Iron Munro en la intriga? ¿por qué?
  2. Si no es así, quién está detrás de este plan.
Eso es lo que se me viene a la mente a lo que agrego el comentario siguiente:

¿Smylex? ¿Desde cuando que el gas del Joker se llama "Smylex"?

Me comienzo a acostumbrar al dibujo de Michael Gaydos y hasta le encuentro cierto aire al trabajo de Sean Phillips (eso es un halago, por cierto). Creo que para la complejidad de las secuencias que tuvo que hacer en esta revista, complejidad que emana de los detalles que debe atender y a que en su mayoría se trata de talking heads algo que normalmente no le agrada a los dibujantes, el resultado es más que correcto.

El color de Villarubia me pareció a ratos demasiado simple, no sé si hacerlo trabajar con Gaydos sea la mejor idea que pudo tener la Editora (suponiendo que sea idea de ella). Creo que Villarubia andaría mejor con algún dibujante de línea clara como... ehhh, Cully Hammer (por poner un ejemplo), no sé si cuadra del todo con el estilo oscuro, cargado de tintas de Gaydos, pero habrá que darles el tiempo necesario para acoplar sus estilos (o que Villarubia se adapte al de Gaydos).

Conclusiones: Se trata de un número bastante extraño, por debajo del nivel acostumbrado de la serie y que creo sufre de cierta desorientación de parte del escritor que se está esforzando demasiado por hacer que la serie atraiga a un público más amplio para garantizar su continuidad. No puedo culpar a Andreyko porque con el nivel de la serie, las excelentes críticas que recibe y la dosis de publicidad gratuita y "activismo" de los fans, le debe resultar difícil entender qué es lo que está él haciendo mal para que la serie no venda.

¿Mi respuesta? Probablemente nada, shit happens.

6 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com