jueves, 17 de julio de 2008

Reseña: Nova #15

Nova #15Título: The Devourer

Guión: Dan Abnett & Andy Lanning
Trazos: Wellinton Alves & Gerardo Burges
Tintas: Scott Hanna
Color:
Guru eFX
Letrerista: Cory Petit
Editor: Bill Rosemann & Lauren Sankovitch (asistente)

Portada: Alex Maalev

Publicado el Jueves 10 de Julio por Marvel Comics.

Nova es uno de esos personajes que guardan un lugar especial en el corazón de muchos fans, siendo uno de esos casos en que aún a pesar de no haber tenido éxito en ninguna de sus series previas -esta es ya la cuarta vez que Nova estelariza su propia serie-, son increíblemente populares con un sector de los aficionados al comic. Luego de haber sido una parte importantísima en la historia de Annihilation, Nova obtuvo como premio su propia serie, de la mano de una pareja de escritores que evidentemente se preocupan por el personaje. Richard Rider es ahora el último Centurión Nova, luego de que el resto de los Nova Corps fuese exterminado en la mencionada saga Annihilation. Poseedor de la totalidad de la Nova Force y huésped del Xandarian Worldmind, la inteligencia artificial repositoria de todo el conocimiento de la civilización de Xandar, Nova está tratando de ayudar a resolver todas las crisis surgidas como consecuencia de los dos cataclísmicos eventos recientes, aún cuando estos están más allá de las posibilidades de un solo hombre.

Este número cierra un miniarco donde aparecen Galactus y el Silver Surfer. En el número anterior Nova enfrenta a una criatura que se alimenta del miedo y desesperación que abundan en un mundo a punto de ser devorado por Galactus. Abnett y Lanning consiguen un acierto más al explorar a fondo un lado que nunca hemos visto en las apariciones de Galactus: un héroe que entiende que se trata de una fuerza de la naturaleza y que no siempre se puede pensar en detenerlo y salvar un mundo. Nova sabe que no hay nada que él pueda hacer para detener al Devorador de Mundos así que concentra su atención en ayudar con las labores de evacuación del planeta. Lamentablemente su pelea con Harrow, el parásito psíquico mencionado anteriormente, se demora demasiado y la interferencia creada por la nave de Galactus le impide crear un portal para transportarse lejos del moribundo mundo en que se encuentra.

En este número, Nova decide que su única posible ruta de escape es a través de los sifones de energía que llevan a la nave de Galactus, así que se introduce en uno de ellos. La energía a su alrededor es demasiado intensa y provoca que el Worldmind quede "offline", dejando disponible solo una subrutina de mantenimiento de su traje. Al hacer un análisis de su entorno, Nova descubre que Harrow está escondido en la nave. Pensando que hizo lo mismo que él decide buscarlo para evitar que su amenaza siga presente en otros mundos. Al encontrarlo y enfrentarlo descubre que en realidad Harrow está oculto desde hace años en la nave, de hecho desde el juicio de Galactus (el cual probablemente solo sea recordado por fans de Marvel y/o de los Fantastic Four desde hace muchos años), viajando junto con él y alimentándose del miedo y sufrimiento de los habitantes de mundos condenados.

Mientras pelean su presencia es detectada por el Silver Surfer, quien al descubrir la naturaleza de Harrow destruye sus defensas psiónicas y lo exhibe ante su amo, quien toma las medidas necesarias para desinfestar su nave. Nova es entonces transportado a varios años luz de la nave de Galactus, no sin antes recibir una advertencia del Surfer, quien le recomienda no cruzarse de nuevo en su camino, pues Galactus nunca perdona a nada dos veces.

Lo Bueno: Abnett y Lanning poco a poco se han ido convirtiendo en uno de mis equipos de escritores favoritos. Sus historias de personajes cósmicos están al menos al nivel de lo mejor de Jim Starlin o Ron Marz y probablemente sean mucho más entretenidas que las de cualquiera de ellos. Nova y Guardians of the Galaxy tienen además una narrativa completamente diferente. Mientras los Guardians son escritos con énfasis en la aventura y usando humor, drama y elementos metafísicos por igual, Nova tiene un enfoque más serio, siguiendo las peripecias del último policía intergaláctico vivo, un hombre con más poder y responsabilidades de las que debieran pesar sobre los hombros de nadie, y quien ahora no cuenta ni siquiera con la guía y asistencia del Worldmind.

El arte de Wellinton Alves ha ido mejorando número a número, y probablemente ya alcanzó un nivel de comodidad con el título y el personaje, permitiendo fácilmente olvidar el trabajo de Sean Chen, quien se encargase de los primeros números de la serie. Ojalá y la presencia de un dibujante adicional en este número no sea seña de problemas con los deadlines.

Lo Malo: Al igual que los Guardians of the Galaxy, Nova es todavía una serie de bajo perfil. Si hay por ahí fans de Green Lantern insatisfechos con como se maneja el personaje, tal vez debieran echarle un vistazo al excelente trabajo que se está haciendo con su contraparte marveliana.

El Veredicto: Nova #15 cierra un arco del personaje al dejarlo por su cuenta sin la asistencia del Worldmind. Tomando en cuenta que el próximo número irá ligado al actual macro-evento de Marvel, Secret Invasion, es probable que nuevos lectores le echen un vistazo a esta serie, lo que puede representar un buen punto de partida para quienens sientan curiosidad respecto a las aventuras del personaje en la que consistentemente es una de las series más sólidas y mejor escritas dentro del género superheróico actual. Recomendada para todos los fans de las aventuras, la ciencia ficción y los superhéroes.

7.5 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com