jueves, 3 de julio de 2008

RESEÑA: Trinity #5

Trinity #5Título: Great. Now he's holding his breath.
Escritor: Kurt Busiek.
Dibujos: Mark Bagley (lápices) & Art Thibert (tintas).
Colorista: Pete Pantazis.

Complemento:

Título:
Knight in Shiny Armor.
Historia: Kurt Busiek & Fabián Nicieza. Guión: Fabián Nicieza.
Dibujos: Mike Norton & Mark Farmer (tintas).
Colorista: Allen Passalaqua.
Rotulista: Pat Brosseau (ambas historias).
Editores: Mike Carlin & Elisabeth V. Gerhlein (asistente).
Portada: Carlos Pacheco & Jesús Merino.

Publicado el Miércoles 2 de Julio por DC Comics.

Completamos el primer mes de la saga que nos acompañará por todo un año y comienza a quedar atrás el periodo de prueba, produciéndose el frecuentemente duro choque entre la realidad y las expectativas... veamos que tan bien librada sale Trinity de la Colisión.

La Trama: Tras mucho remar y llegar a ninguna parte en la batalla contra Konvikt, la intervención de Batman aclara el panorama para la JLA. En la Torre de Morgaine Le Fay, Enigma demuestra su admiración por el rival aparentemente más débil de la Tríada.

En la historia de complemento José Delgado vuelve a las viejas andadas en su autoimpuesta labor como protector de Marguerita Covas (casi, casi fuimos testigos de un escritor estadounidense escribiendo bien un nombre latino, pero no fue posible). Prosiguiendo la trama de la semana pasada, José y Marguerita son atacados por un triunvirato de Villanos de vigésimo séptima línea, Blindside, Throtle y Whiteout (son novedad para mi, si los ubican me cuentan). Empezamos a ver un poco del aspecto práctico de los poderes de Marguerita.

El Guión: Empieza a afectarme un poco la sensación de sentir que la historia no avanza mucho.... obviamente la frecuencia de publicación mitiga el disgusto, pero uno nunca se quita la sensación de que en vez de leer más historia, lo que hace con estos cómics semanales es leer un comic extremadamente diluido. De todas maneras Trinity fluye bastante mejor que sus antecesoras debido principalmente a que se trata de una historia más asible, más autocontenida, que gira en torno a menos elementos y que por no apuntar a otra cosa que no sea su propio desarrollo, no se siente uno como si viajara en un barco sin timón.

Sinceramente, creo que lo más interesante de la revista hasta el momento ha sido por lejos, el desarrollo del personaje de Marguerita Covas, ojalá que tengamos una idea más clara de su papel en la serie antes de que aparezca el #52 de la revista.

Dibujo: Hay una patente baja en la calidad gráfica de éste número.

Por un lado tenemos a Mark Bagley, que comparado consigo mismo rinde en menor medida que en números anteriores. Algunas inconsistencias en el aspecto de los rostros de los personajes me hacen pensar que descansó un poco en la labor de su entintador, Art Thibert. Esto es algo así como el primer estornudo antes de la gripe, que en los cómics equivale a la llegada de artistas de relleno (fill-in), y que se transforma en pulmonía cuando se atrasa la salida de las colecciones. Creo que no será el caso... creo que Bagley cumplirá su cuota mensual de... ¡¡48 Páginas!!, pero al parecer lo hará, al menos en algunas ocasiones, a costa de la calidad gráfica del material.

No hay que exagerar tampoco, esto no es una debacle, es apenas un estornudo... cuando se transforme en tos y fiebre les aviso.

Por el otro, el complemento nos ofrece una variación. El trabajo de Mike Norton es entintado por Mark Farmer, a quien ubicarán como entintador de Alan Davis. El resultado no es tan bueno como con Jerry Ordway, lo que creo se debe principalmente a que Farmer es un entintador mucho menos dominante que Ordway y Ordway es mucho mejor dibujante que Norton. Cuando Ordway se impone, el dibujo gana consistencia, aquí baja algunos puntos en consistencia (en la anatomía en algunos casos), pero gana un poco en fluidez. Probablemente les resulte un ejercicio interesante el contraponer el complemento del número anterior y éste y comparar lo mucho que cambia el resultado final con el cambio de entintador.

En suma: Trinity necesita empezar a apretar el acelerador e introducir más elementos en la historia... si estos cómics no estuviesen hechos hace varios meses, tal vez valdría la pena recomendar la finalización más rápida de las historias, ya que la estructura de subargumentos entrelazados comienza a cansar debajo de la cantidad de revistas que se van acumulando en la serie.

Por ahora Trinity sigue entreteniendo, pero pierde bastante de su ímpetu inicial conforme la vieja técnica de la descompresión toma su habitual y cómodo lugar central en el desarrollo de la serie.

6 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com