martes, 1 de julio de 2008

RESEÑA: UNCANNY X-MEN #499

Trinity #3Título: Divided (parte 4 de 5)
Guión: Ed Brubaker.
Arte: Mike Choi & Ben Oliver.
Color: Sonia Oback & Jason Keith.
Letrerista: Cory Petit.
Editor: Nick Lowe & Will Panzo (asistente).
Portada: Billy Tan

Publicado el Miércoles 25 de Junio por Marvel Comics.

Los X-Men son uno de los equipos más populares en el mundo del comic desde hace más de 30 años, y tal vez deban su éxito en buena medida a presentar constantemente algo que es realmente inusual en los comics regulares tanto de Marvel como de DC: cambio. Desde que se lanzara el Giant-Size X-Men 1 la única constante en los títulos de mutantes de Marvel ha sido el alterar frecuentemente el status quo. El próximo cambio esta a unas cuantas semanas, lo que tiene sus ventajas y desventajas. Por una parte ofrece a sus autores la posibilidad de liberarse un poco de las ataduras que cuarenta años de continuidad implican, pero por otro lado los obligan a mantenerse dentro de un esquema editorial mucho más rígido y estricto que el que encontrarían en otros títulos.

Divided (Divididos) se siente más como un entretiempo, una forma de matar algunos números mientras llega el momento de ejecutar los cambios arriba mencionados. Los X-Men se desbandan y sus integrantes se dedican a vagar por diferentes partes del mundo, unos de manera individual y otros en pequeños grupos. La mayoría de ellos terminan involucrados en diferentes aventuras o conflictos con villanos del pasado del equipo. En este número en particular vemos a Wolverine, Colossus y Nightcrawler enfrentando a Omega Red en las instalaciones de la misteriosa organización Red Room, mientras Cyclops y Emma Frost enfrentan a un grupo de X-Men y aliados pero se dan tiempo para descubrir que Mastermind (Martinique, la hija de Jason Wyngarde) es la responsable de la alucinación colectiva que encontraron al llegar a San Francisco.

Lo Bueno: La caracterización de los personajes a partir del diálogo e interacción entre ellos. Brubaker entiende a la perfección que los X-Men funcionan como una familia y los escribe como tal. La historia es bastante simple sobre todo comparándola con otros títulos escritos por Brubaker, pero tomando en cuenta la cantidad de personajes con que necesita lidiar en cada número es de resaltar que mantenga un buen nivel narrativo sin tener que sacrificar el desarrollo de los mismos. El equipo artístico de Choi y Oliver se va consolidando poco a poco como uno de los más capaces en el staff de Marvel, y no sería de sorprender que en poco tiempo se conviertan en uno de los tandems artísticos más buscados en el medio. Habrá que seguirles la pista.

Lo Malo: La ineludible sensación, no solo en este número sino en los cuatro que van de esta historia, de que se trata de material pensado mayormente como relleno mientras el plan editorial se va acomodando para lo que sucederá dentro de algunas semanas. Afortunadamente se trata de relleno de buena calidad, pero sigue siendo relleno.

Lo Interesante: La reaparición de villanos considerados importantes en el pasado, como Omega Red, en papeles menores y la aparente preparación de una historia futura donde otro villano, relativamente nuevo pero con fuertes lazos con el pasado como Martinique Wyngarde tendrá algún papel importante.

El Veredicto: Uncanny X-Men es una lectura entretenida pero, de momento, irrelevante. Por ahora me atrevería a colocarle la etiqueta de "Solo para Fans", pero eso puede cambiar una vez que todos los cambios planeados entren en efecto.

6 de 10 CVs

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com