lunes, 8 de septiembre de 2008

Reseña de Cine: Hellboy II

Título: Hellboy II: The Golden Army (Hellboy y El Ejército Dorado)

Director: Guillermo del Toro
Historia: Mike Mignola & Guillermo del Toro
Guión: Guillermo del Toro
Elenco: Ron Perlman, Selma Blair, Doug Jones, Jeffrey Tambor, Luke Goss, Anna Walton, Seth McFarlane, John Hurt

Música:
Danny Elfman

Producida y Distribuída por Revolution Studios y Universal Pictures

Fecha de Estreno (en México): 18 de Julio de 2008

Guillermo del Toro se ha convertido en unos cuantos años en uno de los directores más respetados dentro de la industria cinematográfica internacional, y cuando se trata de hacer una película que trate con temas e historias de índole fantástico no hay nadie que ayude a dar más credibilidad a algún proyecto que el realizador de origen mexicano. Hellboy II: The Golden Army es la segunda entrega de las aventuras de Hellboy, el popular protagonista del comic creado por Mike Mignola, y probablemente sea la mejor película de acción/fantasía/aventuras que se haya estrenado este año.

La primera película es bastante entretenida, aunque a muchos fans les molestó, como suele ocurrir, que se realizaran cambios en la historia del personaje en relación a lo que había aparecido en los comics publicados por Dark Horse, y además había el inconveniente de tener que concentrar buena parte de la película en contar el origen del personaje y explicar el mundo en que vive. Una vez que eso ha quedado establecido, del Toro y Mignola llevan la historia del más increíble protector de la humanidad un paso más adelante. Más adelante, de hecho, de lo que ha ido incluso en los comics que le vieron nacer.

Tal vez la principal diferencia entre las películas y el comic sea la forma de explorar las relaciones afectivas de Hellboy, tanto con su padre adoptivo, el Profesor Broom (John Hurt) como con su mejor amigo, Abe Sapien (Doug Jones) o la mujer que ama, Liz Sherman (Selma Blair). En los comics Mignola se ha dedicado mayormente a explorar historias y leyendas sobrenaturales, tomándose su tiempo para crear las relaciones entre sus personajes. Para la versión fílmica del personaje, Guillermo del Toro ha logrado hallar un balance entre las historias y casos sobrenaturales que ocupan el tiempo de Hellboy y el resto del BPRD y el desarrollo de los personajes y las complejas relaciones que hay entre ellos.

Prácticamente desde el primer momento de la película del Toro decide sacudir un poco el status quo al revelar que hace algunos meses que Hellboy y Liz viven juntos y que están pasando por un momento difícil de su relación. Abe se encuentra en la difícil situación de hallarse en medio de sus problemas de pareja siendo el confidente y mejor amigo de ambos, en tanto que el ambiente de abierta hostilidad entre Hellboy y el Agente Manning (Jeffrey Tambor) parece estar llegando a un punto insostenible. Para complicar más las cosas, una serie de robos parece apuntar a una potencial catástrofe para la humanidad, pues todo indica que el Príncipe Nuada, hijo del rey de los elfos, está preparándose para romper una antigua tregua y reactivar al mítico Ejército Dorado para declarar la guerra en contra de la humanidad por el control del mundo.

Del Toro logra combinar de manera balanceada una trama elaborada, aventuras y acción, y comedia, dejándose además tiempo para explorar la vida sentimental de sus personajes. La relación entre Hellboy y Liz es parte esencial de la historia pero nunca llega a convertirse en el centro de la misma, en tanto que el personaje de Abe es el que se ve más beneficiado con la decisión de del Toro de trabajar la historia como las aventuras del grupo y no solo de su personaje principal, quien lejos de resentir la atenciòn compartida se ve beneficiado por la forma en que la interacciòn de los personajes enriquece el desarrollo de cada uno de ellos.

Uno de los puntos más interesantes con la historia es la forma en que del Toro maneja a su villano, pues la causa del Príncipe Nuada, aún cuando extremista y violenta, parece justa y legítima, convirtiéndolo en una compleja e interesante versión cinematográfica de un ecoterrorista, obligando al espectador a preguntarse como es que el hombre actua como amo y señor de nuestro planeta, especialmente viendo el poco cuidado que ha tenido cuidando de el, logrando que por momentos uno se pregunte si realmente es justo pensar en Nuada como un villano. Las actuaciones de todo el elenco son sobresalientes, lo que habla muy bien del director tapatío y su capacidad para contagiar el entusiasmo y pasión que siente por su trabajo.

Guillermo del Toro tenía ya una reputación bien ganada por su capacidad para dirigir películas con elementos fantásticos, pero desde el Laberinto del Fauno su fama ha crecido de manera exponencial. Gracias a eso y al éxito económico que representó la primera entrega de Hellboy -más por sus ventas en DVD que por sus ingresos en taquilla- pudo disponer de un mayor presupuesto para trabajar en esta secuela, lo que no quiere decir que haya tomado el camino fácil de dirigir media película y pagar a algún estudio de animación digital para que realizara el resto. Fiel a su creencia de que algunas cosas son mejores cuando se hacen a la manera tradicional, del Toro hace uso de diferentes técnicas de maquillaje y efectos visuales y solo recurre a la animación digital cuando esta es la mejor opción.

El resultado es una película visualmente estética y atractiva que no por ello renuncia a presentar espectaculares secuencias de acción ni a contar de manera inteligente una historia protagonizada por personajes creíbles y bien desarrollados. Solo resta esperar que el resto del mundo aprenda a apreciar todo lo que esta franquicia vale y representa -¿cómo es posible que esa sobrevalorada bolsa de aire caliente que es Hancock estuviese reportando mejor respuesta en taquilla?- y que podamos seguir disfrutando de las aventuras de estos extraños personajes. Sin duda alguna Hellboy II: The Golden Army es la mejor película de comics de este año. Ni Iron Man ni The Dark Knight ni ningun otro de los hits veraniegos pueden igualar la maravilla de arte pop que Guillermo del Toro consiguió crear, aunque su enorme maquinaria publicitaria y promocional les permitió arrasar en la taquilla. Tristemente se demuestra una vez más que en raras ocasiones lo más exitoso y lo mejor son la misma cosa.

9 de 10 CVs


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a cverso@comicverso.com