martes, 30 de marzo de 2010

Biografías: Peyo

por Paula Gómez

Nombre real: Pierre Culliford
Fecha de Nacimiento: 25 de junio de 1928. Bruselas, Bélgica.
Fecha de Muerte: 24 de diciembre de 1992. Bruselas, Bélgica.

Lo conocemos principalmente por: Los Pitufos.


Carrera:

Peyo empezó tu trabajo muy joven, en un pequeño estudio llamado Compagnie Belge d’Animation (CBA) [Compañía Belga de Animación] donde consiguió muchos contactos en el medio. En sus comienzos, se dedicó a trabajos publicitarios y a la publicación de tiras cómicas destinadas al público infantil, que salían en varios periódicos locales. Entre ellas “Poussy”, la historia de un simpático gatito, que publicó en el diario “Le Soir” entre 1949 y 1952; y “Johan et Pirluit”, creada en 1947; y luego comenzó a trabajar en la famosa “Le Journal de Spirou”. Para esa revista creó en 1960 “Benoît Brisefer” (conocido en español como Valentín Acero o Benito Sansión) y también allí retomó la publicación de Johan. En esta historia debutarían los pequeños azules que cambiarían la vida de su autor.

Obras:
  • Benoît Brisefer: Esta es la historia de un niño como el que todo padre querría tener, muy bueno, extremadamente bien educado y gentil. El detalle interesante es que el pequeñín, que siempre usa bufanda y la típica boina francobelga, posee una fuerza sobrehumana. El niño suele usar esa fuerza para ayudar a la gente y disfrutar con sus amigos, siempre venciendo enemigos de toda calaña ante la absoluta ignorancia de los adultos “amistosos”, que nunca parecen prestarle la suficiente atención como para descubrir su prodigiosa fuerza. Sus aventuras, además de en la revista, han sido publicadas en libros al estilo de Tintín, con distintos equipos creativos. Estos incluyen al hijo del Peyo, Thierry Culliford. Los libros se publican incluso después de la muerte de su creador.

    • Johan: Peyo amaba los relatos medievales, especialmente las que podríamos incluir en el género de “espada y brujería” como la leyenda de Arturo o las historias del Amadís de Gaula. Por eso creó “Johan”, la historia de un joven y valiente paje al servicio del rey en una comarca sin nombre dónde la magia es posible. “Johan” se publicó primero en el diario “La Dernière Heure” y luego en “Le Soir”, entre 1950 y 1952. En 1954, Johan recibió un sidekick, Pirlouit y la serie pasó a llamarse “Johan et Pirlouit”. El joven escudero de Johan es impulsivo, ingenioso, travieso y embaucador, pero extremadamente leal a Johan y muy gracioso. Por ejemplo, se traslada montado en una cabra, Bisquette, de genio muy vivo. Las aventuras de “Johan et Pirlouit” también fueron publicadas en álbumes estilo Tintín y Peyo los escribió y dibujó él mismo hasta su muerte. Posteriormente, se publicaron cuatro libros más, el último en 2001, con distintos escritores e ilustraciones de Alain Maury.

    • Los Pitufos: Su nombre original es "Les Schtroumpfs". En 1958, se publicó una historia de Johan y Pirluit: “La Flauta de los 6 agujeros” ["La Flûte à six trous"]. El argumento dice que Pirluit conseguía una flauta con la mágica propiedad de hacer bailar a todo el que la escuchaba, lo que se convierte en un gran problema cuando el instrumento es robado. Johan y Pirluit inician la búsqueda de los creadores de la flauta, unas asombrosas criaturas azules: los Pitufos. Estos personajes se convirtieron en un éxito, apareciendo en otras historias de Johan y Pirluit y luego en sus propias historias. En 1976 Peyo dirigió la película “La Flauta mágica de los 6 pitufos” (La Flûte à six schtroumpfs). El éxito de la misma pavimentó el camino para la realización de la serie animada de televisión (1981-1989), el relanzamiento en inglés de la película (1983) y el mundo quedó fascinado por los Pitufos. Esto le trajo a Peyo gran fama y fortuna, aunque también lo obligó a trabajar tanto en ellos (abandonando sus otras actividades), que llegó a declarar que se sentía su “prisionero”. El amor del mundo por los Pitufos aún no se ha extinguido y Hollywood se encuentra planeando una nueva adaptación fílmica, con modernos CGI y voces de consagrados que incuyen al mismísimo Quentin Tarantino

    Trivia:
    • Aparentemente, “Peyo” viene de la espantosa pronunciación francesa que tenía un primo de Inglaterra. Cuando ese primo quería llamarlo Pierrot (diminutivo de Pierre) decía algo que sonaba muy parecido a "Peyo", y así le quedó el nombre.
    • El nombre “schtroumpfs” y la idea de su peculiar lenguaje, dónde las palabras son reemplazadas por éste término y sus derivados, le vinieron a Peyo cuando quiso pedirle a un amigo que le pasara el salero y, al sufrir una de esas.molestas lagunas que le hicieron olvidar el nombre, le pidió que le alcanzara el “schtroumpf”.
    • En inglés, los pitufos llevan el nombre “Smurfs”.
    • El personaje favorito de Peyo, el que más quería, es Pirlouit.

    Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com