viernes, 12 de marzo de 2010

Reseña: Batman Reborn (Batman and Robin 1- 3)

Título: Batman Reborn

Escritor: Grant Morrison
Artista: Frank Quitely
Colorista: Alex Sinclair.
Rotulista: Patrick Brosseau.

Editor: Mike Marts y Janelle Siegel.
Portadas: Frank Quitely.
Variantes: J.G. Jones, Andy Kubert y Tony Daniel

Aunque ya había hablado de esta serie, de hecho fue de lo último que hablé antes de entrar en el periodo de hibernación que tuvo el sitio, aprovecharé de irla comentando de tres en tres durante los viernes de las próximas semanas.

Historia: Un nuevo villano se une a la galería de enemigos de Batman.

Tras los eventos de Batman R.I.P. y Final Crisis un nuevo Batman protege a los habitantes de Gotham City, en compañía de un nuevo Robin, Damian Wayne, el hijo de Batman y Thalia Al Ghul.

La primera aventura del nuevo dúo dinámico prueba ser sumamente peligrosa cuando Lazlo Valentin, alias “Professor Pyg” y la Tropa de “Le Cirque D’Etrange” invaden Gotham con un plan para utilizar una adictiva droga viral destructora de identidad para apoderarse de la ciudad.

Además de confrontar al villano, Batman debe resolver los problemas de confianza que existen entre él y el arrogante y voluntarioso heredero de Bruce Wayne, mientras le enseña a ser un héroe como lo fuera su padre. Asimismo Dick Grayson debe enfrentar la desconfianza de la policía de Gotham, que se da cuenta que el Batman que conocieron ha cambiado, y la incomodidad e inseguridad que le genera asumir el manto de su mentor.

Comentarios: La historia de Morrison, como suele ser su costumbre, está sembrada de pequeñas pistas sobre su futuro desarrollo y elementos que forman parte de una subtrama que se irá desenvolviendo a lo largo de la serie, como lo son las piezas de dominó que van apareciendo junto a algunos de los personajes.

El dibujo de Quitely es brillante como siempre, con una fluidez de movimientos que muy pocos dibujantes son capaces de alcanzar, y una gran capacidad para incluir información adicional dentro de cada viñeta sin que ésta parezca aglutinada. El aspecto del dibujo es bastante distinto al de All-Star Superman, el trazo es idéntico, pero el aspecto es distinto, parece un poco menos prolijo (lo que no le resta espectacularidad), y la presencia del colorista (Sinclair), es más notoria que en otras ocasiones (sin que esto constituya una crítica).

No tengo claro qué técnica de dibujo usó Quitely en esta ocasión, en All-Star Superman Jamie Grant hacía tintas digitales sobre su dibujo, lo que es una manera elegante de decir que, sobre scans de lápices muy marcados, ennegrece el trazo con un programa de dibujo antes de agregar los colores. Mi impresión es que en esta oportunidad Quitely dibujó directamente con tinta sobre lo que probablemente hayan sido bocetos bastante libres, pero no tengo cómo saberlo.

Un elemento que me resultó novedoso del dibujo de Quitely fue el diseño de las Onomatopeyas. Muy posiblemente lo haya hecho antes, pero sólo noté en ésta oportunidad la incorporación de las onomatopeyas dentro del dibujo, en la secuencia inicial del primero número, por ejemplo, el fuego de las bombas que arroja Mr. Toad dibuja la onomatopeya “Boom Boom”, elemento visual que en otras manos pudo resultar mucho menos atractivo.

Lo que más me agrada de esta serie es lo fresco que se siente leer Batman… sigue siendo absolutamente reconocible, pero distinto. Me gustó el desarrollo de nuevos vehículos y el cambio de dinámica en la interacción de los personajes, con un Dick Grayson que es mucho más humano, cercano y falible, pero igual de competente que Bruce Wayne.

La adición de Professor Pyg es… interesante. El personaje había aparecido antes como una referencia en el Batman #666, que es una especie de Elseworlds del futuro con Damian Wayne como Batman (por Morrison y Andy Kubert), lo habla claramente de qué tan a futuro planifica sus historias Morrison.

Tanto el Professor Pyg como la grotesca galería de integrantes de “Le Cirque D’Etrange”, parecen dignas adiciones de la variopinta galería de villanos de Batman y es de esperar que más guionistas, aparte de Grant Morrison, sean capaces de aprovechar al personaje.

En suma, Batman and Robin es una de las mejores lecturas que el mainstream comiquero ofrece actualmente y un soplo de aire fresco en la siempre prolífica carrera del Caballero Oscuro. (8/10).

Galería de Portadas:

Photobucket   Photobucket   Photobucket


Photobucket   Photobucket   Photobucket

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com