miércoles, 19 de mayo de 2010

RC: Archie Meets the Punisher


Por Alberto Calvo. 


Algunas veces se nos olvida que los comics son, antes que muchas otras cosas, entretenimiento. Y digo esto por los ocasionales desplantes de editoriales, creativos, o incluso fans, donde en un afán de validar el medio ante las críticas y desaires que suele enfrentar, solemos olvidar que no todas las historias necesitan ser trascendentes o revolucionarias para que un comic valga la pena. 
En ese espíritu es que decidimos dedicar esta entrega de las Recomendaciones de la Comicteca a un inusual y divertido comic publicado por dos compañías muy distintas, hace ya más de quince años. Ofrecemos para su consideración


Archie Meets The Punisher
Historia: Batton Lash.
Lápices: Stan Goldberg (personajes de Archie) y John Buscema (personajes de Punisher).
Tintas: Tom Palmer.
Color: Barry Grossman
Editorial: Archie Comics / Marvel Comics.
Fecha de publicación: Agosto de 1994
Formato: estándar, 48 páginas a color.

La sola idea de pensar que una historia pudiese combinar los mundos de Archie Andrews y Frank Castle parece una broma, pero no lo es. Incluso los dos editores responsables de la publicación confiesan en cartas editoriales que todo empezó como una broma. Victor Gorelick, Editor Administrativo de Archie Comics pensó en la idea de hacer un crossover con uno de los personajes más populares de la época a fin de incentivar las ventas pero la presentó a sus jefes como una broma. Cuando le contó su idea al humorista y caricaturista Batton Lash, éste le dijo que quizás él podría hallar el modo de hacerlo funcionar. Escribió una sinopsis y bocetó un par de portadas. A Gorelick le encantó y decidió enviarlo a Tom DeFalco, Editor en Jefe de Marvel Comics, para que disfrutase con ellos de la broma.

DeFalco vio las portadas y las encontró divertidas, pero en cuanto leyó la sinopsis decidió que eso era algo más que una simple broma entre colegas. La mostró a otros editores, incluyendo Don Daley, entonces responsable de los títulos de Punisher, y a todos les encantó. Decidió probar suerte más arriba y descubrió que incluso al entonces presidente de la compañía, Terry Stewart, le agradaba la idea. La tarde del mismo día que recibió la  propuesta no intencional, DeFalco llamó a Golerick para informarle que estaban interesados en desarrollar el proyecto, aunque lo más complicado fuese convencerlo de que no estaba bromeando.

La historia comienza con Punisher persiguiendo a un delincuente y enfrentándose a tiros con él. Cuando el criminal logra escabullirse descubrimos que tiene un notable parecido con Archie Andrews, y lo que es más, aborda un autobús dirigido a Riverdale. Punisher hace un trato con las autoridades para ir a buscar al criminal, apodado "Red", y entregarlo vivo, pues es un testigo clave en una investigación federal. Punisher llega a Riverdale haciéndose pasar por el maestro sustituto de educación física y empieza a buscar a Red, confundiéndolo en un principio con Archie. Dado que los amigos de éste último tienden también a confundirlos a ambos, la diversión está garantizada.

La historia es bastante simple pero no por ello menos efectiva. Tal vez el mayor mérito del guión de Lash sea conseguir que los personajes sean fieles a la forma en que se les conoce (con la única excepción de que Punisher no mata a nadie, claro) sin por ello afectar el flujo de la historia. El arte también es digno de mencionar, pues se trata de dos auténticas leyendas del medio. El difunto John Buscema fue durante varias décadas uno de los artistas más reconocidos e identificables de Marvel, y su versión de Frank Castle solo puede ser descrita como clásica. Su estilo de aspecto hosco que tan bien se prestó durante muchos años a ilustrar algunas de las historias más oscuras de Marvel contrasta mucho con el limpio y caricaturesco estilo de Stan Goldberg, su colaborador en este tomo.

Goldberg es uno de los artistas más representativos de Archie Comics desde hace varias décadas, aunque comparte también un pasado con Marvel desde los tiempos en que esta se llamaba Timely y posteriormente Atlas. Durante los 1950s y 60s Goldberg fue el principal colorista de Marvel, y como tal fue pieza importante en el diseño de los esquemas de color de personajes tan populares como Spider-man, los Fantastic Four, Hulk, y varias otras creaciones de Stan Lee, Jack Kirby y Steve Ditko al comienzo de la Edad de Plata.

El comic está lleno de referencias a toda clase de personajes y lugares de diferentes títulos de superhéroes, no solo de Marvel, si no también de DC. Hay también breves apariciones de otros personajes de Archie Comics, como Sabrina o Josie and the Pussycats, y estoy seguro de que hay muchas otras referencias -sobre todo en la secuencia del baile en la escuela- que no puedo identificar pues nunca he leído los comics de comedia y/o romance adolescente que Marvel solía publicar antes de enfocarse en los superhéroes.

Archie Meets The Punisher, o The Punisher Meets Archie, dependiendo la versión del comic que encuentren -son idénticos en páginas interiores, sólo cambia la portada-, es un comic bastante divertido que debiera resultar del agrado de lectores de todas las edades. ¿Conocen ustedes algún comic que sea divertido y pudieran recomendar a toda clase de lector? Nos encantaría escuchar al respecto.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com