jueves, 20 de mayo de 2010

Reseña: Booster Gold #32

Título: Tense Future.

Escritores: Keith Giffen y J.M. deMatteis.
Dibujante: Chris Batista.
Entintador: Rich Perrotta.
Colorista: Hi Fi.
Rotulista: Sal Cipriano.

Editores: Mike Siglain y Rex Ogle.
Portada: Kevin Maguire.
Fecha de Publicación: 12 de Mayo de 2010

Historia: Booster Gold aterriza en medio del ataque de un ejército de Daxamitas con superpoderes comandados por Darkseid, a su propio planeta natal (Daxam, por si la redacción los confunde), en busca de un artefacto que le encargó recuperar Rip Hunter. Para quienes no entiendan las múltiples referencias que hace la revista a ese evento, la historia donde se narran esos acontecimientos es "The Great Darkness Saga", una revista escrita por Giffen y Paul Levitz, antes de la crisis original (por allá por 1982) que es considerada por muchos como la mejor historia de la Legión de Super-héroes de todos los tiempos.

La cosas no avanzan demasiado bien, cuando Booster Gold queda varado en el futuro, con un traje dañado y liderando a un grupo de sobrevivientes, entre los escombros del devastado planeta... la cosas no podrían ir peor, a menos que la Emperatriz Esmeralda decida involucrarse en la historia...
ouch!

Comentarios: Ando algo apartado del mainstream DC, leyendo una que otra cosa por aquí y por allá, pero al parecer esta revista estará estrechamente ligada con los acontecimientos de "Justice League: Generation Lost" el otro cómic que está haciendo Giffen, pero esta vez en compañía de mi escritor favorito: Judd Winick (eso fue sarcasmo, por si no se notó). Es una técnica comercial que siempre me ha parecido despreciable, pero que se justifica plenamente si tomamos en consideración que Booster Gold venía experimentando una sostenida caída en ventas que prácticamente aseguraba su cancelación... este entrelazamiento con Brightest Day debiera permitirle experimentar un aumento de ventas que justifique su sobrevivencia por al menos un año más.

La revista recuerda muy fielmente el estilo de la JLI de Giffen y deMatteis, si no les gustaba el tono de esa serie ni se molesten en seguir Booster Gold porque no les va a gustar. Si la nostalgia es el combustible de sus anhelos comiqueros, bueno, tal vez les guste, pero puede que tampoco les agrade revisitar esa era descontextualizada a través de un personaje que formó parte de la serie, pero con el cual han pasado muchas cosas que lo han transformado bastante desde aquella época (que ignoro casi íntegramente).

Giffen y deMatteis siguen en su estilo de humor bobo que insiste en tallas fomes hasta que resultan graciosas* (por lo menos así me pasa a mi, otra gente se reirá antes... o nunca), intercalado con alguna dosis de brutalidad para recordarnos que aunque haya risas, el negocio de los super-héroes no es divertido.

El dibujo de Chris Batista es bueno, pero decepcionante. Batista era un tipo que se perfilaba como futura megaestrella hace algunos años, pero cuya calidad artística no ha mejorado. Por el contrario, su trabajo se ha vuelto menos interesante y atractivo y se ha asentado como un dibujante confiable, pero que no tiene impacto en las ventas de una revista.

Booster Gold #32 se lee casi como si fuese un #1, pero no tanto, obviamente la estrategia fue facilitar la llegada de nuevos lectores sin aburrir a los fieles con una recapitulación extensa, y dentro del contexto de ese esfuerzo, el resultado es bastante disparejo, pero mayormente exitoso

Evaluación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com