viernes, 25 de junio de 2010

Reseña: Superman #700

Primera Historia 
Título: The Comeback
Historia: James Robinson
Arte: Bernard Chang
Color: Blond
Rótulos: John J. Hill

Segunda Historia 
Título: Geometry
Historia y Trazos: Dan Jurgens
Acabados: Norm Rapmund
Color: Pete Pantazis
Rótulos John J. Hill

Historia Principal 
Título: Grounded prologue: The Slap Heard 'round the World
Historia: J. Michael Straczynski
Lápices: Eddy Barrows
Tintas: J.P. Mayer
Color: Rod Reis
Rótulos: John J. Hill

Editores: Matt Idelson & Will Moss
Portadas: Gary Frank & Brad Anderson (regular); Eduardo Risso & Trish Mulvihill (variante)

He de confesar que aún cuando hace mucho tiempo que no sigo ninguno de los títulos de Superman, intento mantenerme enterado de las generalidades de las historias contadas en ellos. La idea principal detrás del número 700 de Superman era introducir al nuevo equipo creativo responsable del título: J.M. Straczynski, Eddy Barrows y J.P. Mayer. Por ello me extrañó un poco la forma de estructurar el número, pues lo más común es que aparezca primero la historia principal -que en este caso sería la realizada por el mencionado equipo creativo- y en las páginas subsecuentes se incluyan historias adicionales y material extra, pero en este caso no fue así.

Antes de la historia que da inicio a la era Straczynski en Superman aparecen dos historias que no es correcto definir o calificar como otra cosa que no sea "relleno". En la primera de ellas somos testigos del reencuentro entre Lois Lane y Superman, en tanto que en la segunda le echamos un vistazo al pasado a lo que implícitamente seria el primer encuentro entre Superman y Dick Grayson, el Robin original.

La historia principal cumple con lo que debiera ser su objetivo: establecer el rumbo que tomará la serie bajo el mando de Straczynski sin comprometerse demasiado argumentalmente hablando -no por nada es el prólogo a lo que será el primer arco del nuevo equipo creativo-, lo que se entiende tomando en cuenta la decisión editorial de anular cualquier importancia que pudiese tener el número 700 de una serie regular. Lo que me queda claro es que Straczynski es un escritor de personajes y que, al menos por ahora, pretende olvidarse un poco de las grandes sagas planetarias y cataclísmicas y lidiar con un Superman más aterrizado.

Lo Bueno: La historia de Straczynski demuestra que un guionista con oficio puede hacer la diferencia en cualquier título, capturando a la perfección la personalidad del protagonista y dándose tiempo para mostrarlo interactuando con otros héroes y con gente común y corriente. Habrá que ver hasta donde le dan manga ancha para trabajar sus historias. El arte de Barrows me sorprendió, pues no conocía su trabajo. Tiene un estilo limpio y narrativamente muy claro que siento le acomoda perfectamente a Superman.

La historia de Jurgens es pura nostalgia pero debiera ser del agrado de cualquier fan del DCU con varios años siguiendolo, aunque a decir verdad no entiendo que relevancia pudiera tener en el futuro cercano o porque se decidió incluirla en este número.

Lo Malo: Es difícil creer que el mismo James Robinson que hace algunos años maravillara al mundo con su trabajo en Starman y quien produjera toda clase de buenas historias en diversos títulos de Vertigo y el DCU, sea el mismo que firma la insípida historia que abre este número. No pasa nada, lo cual no sería del todo malo en una historia que debía haber sido completamente emocional, pero que al resultar tan plana y vacía lo deja a uno preguntándose hasta que punto el nombre y obras pasadas le pueden seguir consiguiendo trabajo a un escritor.

Por si la historia no tuviese suficientes problemas, creo que la elección de Bernard Chang como dibujante también fue un error, pues el arte es demasiado irregular y para rescatar el guión de Robinson se necesitaba de un esfuerzo mucho más grande, de alguien mucho más capaz.

Lo Feo: ¿Soy yo, o realmente es un abuso de las compañías de comic el vender más caros estos números "extravagantes" con algunas páginas extras pero que no aportan nada sustancial en contenido?

El Veredicto: Creo que JM Straczynski puede ser justo la clase de escritor que hace falta para revitalizar a Superman, particularmente ahora que los próximos meses ofrecerán momentos críticos y determinantes para el futuro del personaje, tanto en los comics como en otros medios. Quién sabe, en una de esas hasta consigue que vuelva a ser lector regular de al menos uno de los Supertítulos.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com