martes, 22 de febrero de 2011

EeC: La Muerte y los cómics (otra vez).


Este artículo revela eventos ocurridos en el #587 de la serie Fantastic Four de Marvel Comics. Si no deseas enterarte del desenlace de esa historia, no sigas leyendo.

Última oportunidad para dejar de leer el artículo. ¿no? Ok, pero sin reclamar.

El pasado 26 de enero fue publicado el #587 de los Fantastic Four y uno de los personajes centrales de la serie pasó a mejor vida (aparentemente). Se trata se Johnny Storm, alias La Antorcha Humana (Human Torch), dueño del famoso grito de guerra "Llamas a mí" ("Flame on!")... últimas famosas palabras (aparentemente).

Me suele pasar cuando un personaje de cómics se "muere", que me da rabia. La razón es que generalmente estas muertes son muy marketeras, están diseñadas para atraer la atención de los lectores y también porque la mayoría de las veces dejan mucho que desear: ocurren al pie de página de alguna macrosaga donde se necesitan cadáveres para dar a entender que la amenaza es seria; son parte algún especial sacado sin mayor reflexión; son parte de algún edicto editorial de renovación o de "vuelta atrás".

Muy rara vez me ha ocurrido que estoy siguiendo la serie en cuestión y matan al personaje y no me enojo porque todo parece estar en perfecta armonía con el desarrollo de una historia que no ha concluído y a la cual quiero darle la oportunidad de desenvolverse. Marvel ya se ha anotado con dos: Captain America (Steve Rogers) y ahora con The Human Torch.

Lo raro de estar en esta parte de la vereda es que yo suelo estar al lado contrario, despotricando contra la inutilidad de la muerte o la baja calidad de la historia y estoy realmente sorprendido de sentir la necesidad de abogar por la historia de Jonathan Hickman, aunque en realidad sea un poco innecesario... me ha costado encontrar comentarios negativos sobre la revista (igual tuve algo de suerte). Me gustó de hecho que Hickman se hiciera cargo del escepticismo natural que genera una historia como ésta en la entrevista que concedió a Newsarama:
Nrama: Hablando de comentarios de los lectores, desde tu perpectiva como escritor de algo como esto, ¿cuál es tu reacción cuando escuchas escepticismo como "Oh, esto van a cambiarlo en dos años", o "Estoy cansado de estas muertes sin sentido". Estoy seguro de que hasta cierto grado las esperas, pero no te frustra un poco?

Hickman: No, no me frustra en lo absoluto. Creo que ese tipo de cinismo está bien ganado y es bien merecido. Creo que matar sólo por el impacto que genera, o para provocar conversación o producto del trabajo descuidado que a veces hacemos, creo que eso merece burla, y estoy perfectamente de acuerdo con que la gente se moleste por eso. No creo que esté fuera de lugar en lo absoluto.

Pero en este caso, siempre formó parte de la historia. Creo que estas cosas siempre son juzadas por sus méritos. Creo que sin importar lo que la gente diga hoy, si leen la historia, de dónde vino y hacia dónde va, será o no parte orgánica de la historia. Y si no lo es, es fraudulento; pero si lo es, la gente lo respeta. Hoy nadie está molesto con Grant Morrison por lo de Batman. Había una historia que estaba contando, y tenía todo el sentido del mundo. No tengo problemas con los lectores y sus reacciones.
Me llamó la atención en su momento que Hickman fuese tan enfático en reconocer y hacerse cargo del que suele ser el problema con la mayoría de las muertes en los cómics (un ejemplo: El nuevo Atom en el especial que lanzó la última etapa de los Titanes), ya que cuando los lectores se vuelven molestos suele ser más fácil burlarse de ellos que reconocer errores, pero su jefe, Tom Brevoort, fue igualmente claro en el mensaje: Que la muerte del personaje sea en lo posible parte de una construcción mayor, de una historia (no es que siempre lo consigan, la muerte de Hawkeye fue bastante idiota).
[Sobre cómo se gestó el proyecto de Hickman y la idea de matar a Johnny Storm] (...) Has hablado con Jonathan [Hickman], estoy seguro y has visto la forma en que funciona su cerebro. Tiene una mente como pocas, esto para decir que se trata de un planificador inveterado. Piensa en grande, piensa a largo plazo y piensa amplio. Cuando empezamos a hablar de lo que podría hacer con los Cuatro Fantásticos, fue y vino con un gran plan maestro. Y ese plan cubría todo lo que ha pasado hasta ahora y al menos otro año o 18 meses más, cosas que estan más allá de lo que has visto (...) Hablamos de esto desde el principio, así que no fue el caso que tuviera que convencerme de que "esto no es un truco", porque ya tenía todo planificado.

(...) Si no hubiese pensado que la historia valía la pena -- que la muerte era importante e importaba y que era genuina y que llevaría a los personajes en la dirección que tenía pensada -- entonces no estaríamos aquí. Hace 17 números, alguien más habría estado escribiendo los "Fantastic Four".

Para mi esta historia se trata de lo siguiente: La muerte de una de las pocas experiencias de la vida con la cual absolutamente todos los organismos de este planeta deben lidiar y van a experimentarla en algún momento (...) Mientras cuentes esta historia de un modo genuino, que realmente se encargue de enfrentar estos problemas y el final que a todos nos espera al término del camino, entonces estás cumpliendo el trabajo de un narrador de historias. Que es encontrar maneras que le permitan a todos enfrentarse con estas grandes circunstancias que acechan su propia existencia -- comprenderlas y enfrentarse a ellas. Eso es lo máximo que puede esperarse de una historia sobre la muerte de un personaje en casi cualquier medio.

Dentro del contexto de "Fantastic Four", la muerte de un miembro de la familia y la muerte de alguien que significará algo distinto para Reed y para Sue y para Ben y para Val y para Franklin... esa es una historia que puede ser verdaderamente profunda dentro del entorno de una familia (...)
Realmente cuesta no estar de acuerdo.

Se podrá permanecer escéptico al respecto, en el sentido de no creer que el objetivo planteado por el escritor y el editor de la serie se logre, pero cuesta no estar de acuerdo con la idea base. De hecho, los Fantastic Four fueron publicados por primera vez en Noviembre de 1961, este año cumplen 50 años de historia y si seguimos la numeración que tiene la serie, faltan apenas 13 números para que aparezca el #600 de la serie. Cuesta cree que la primera familia no llegará a tales eventos con la totalidad de sus integrantes, pero aunque así fuera, difícilmente le restaría mérito al trabajo de Jonathan Hickman y cía.

Ahora, yo no creo que la muerte de Johnny Storm se trate de una de las mejores historias que haya leído en mi vida, ni creo que pueda aprender mucho sobre enfrentar la muerte de un ser querido leyendo cómics, pero si no vienen leyendo la serie, pueden tomarse muy en serio las palabras de Brevoort en cuanto al estilo de trabajo de Hickman. Desde que empecé a leer a Hickman (aparte de los F4 he leído su trabajo en la serie S.H.I.E.L.D.), creo que he estado más cerca que nunca de volver a sentirme como la primera vez que leí el trabajo de Grant Morrison (Animal Man #1-#26). Efectivamente se siente que la historia que uno lee, en cada capítulo es autosostenible y a la vez parte de una construcción mayor, donde cada elemento adquirirá peso y valor propio.

Por lo pronto Marvel ha decidido jugar al misterio. Para el mes de Marzo se anuncia el lanzamiento de una nueva serie llamada simplemente "FF", a cargo del mismo equipo creativo que nos trajo la muerte de Johnny Storm: Jonathan Hickman y Steve Epting. Para evitar revelar sobre cuáles serían las novedades de esta nueva colección y dar pistas de cuál sería el Fantástico que acabaría muerto al final de la saga "Three" (la información de publicación de esa revista salió en el mes de Octubre), han promocionado la nueva serie de la siguiente forma:


Bastante ingenioso. Pero como suele pasar... la mano izquierda no sabe lo que hace la mano derecha. Y aunque se esforzaron en mantener la información con el carácter de "clasificada", para los meses de Marzo y Abril. Se les olvidó hacer lo mismo con el mes de Mayo, donde la portada de FF #4 revela el nuevo traje de Mr. Fantastic y la portada de Amazing Spider-Man #660 no sólo revela el traje de toda la familia, sino que el hecho de que Spider-man será el nuevo integrante del grupo, en reemplazo de Johnny Storm.

      

Por lo que se hacía necesaria una declaración oficial.

Lo que me alegra de todo este asunto es que Marvel se ha encargado de darle todo el apoyo posible al trabajo de Hickman. Mientras DC Comics lanza una etapa nueva de Superman y Wonder Woman con J. Michael Straczynski, que no sólo resulta un desastre creativo sino que seis meses después el escritor deja las series para dedicarse escribir la secuela de la Novela Gráfica "Superman: Earth One", o pone un carrusel artístico como apoyo para el relanzamiento de Birds of Prey, mostrando una política editorial que más parece un juego de tirar tallarines a la pared a ver qué queda en pie. Marvel toma a un creador que viene del cómic indepediente (The Nightly News, Pax Romana), lo entrena en series menores (Secret Warriors, Dark Reign: Fantastic Four), luego le acoge un proyecto grande para una serie emblemática, apoya con muchísima publicidad el mayor punto de inflexión de la historia (imagino que habrán escuchado en la radio o leído en los periódicos sobre la muerte de Johnny Storm) y finalmente relanza la colección permitiendo que su personaje más popular (Spider-man) forme parte del grupo... sinceramente, más no se puede pedir. El día y la noche.

Hickman tenía una historia que contar. Esta historia que partió en el #570 de la serie de los Fantastic Four ha sido interesante, entretenida, a ratos compleja y en el desenlace de este primer acto, bastante conmovedora. Definitivamente se ha ganado el derecho de que quien quiera criticarlo, se de el trabajo de leer primero la serie... yo dudo que luego de eso le queden muchas ganas de reclamar.

Gracias por la paciencia. De regalo les dejo un Wallpaper con Ben Grimm y los sobrinos de Johnny lamentando su muerte (aparente), en formato compatible con pantallas de proporción 16:9.

1366px * 768px


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com