martes, 17 de mayo de 2011

Reseña: 30 Days of Night: Night Again

30 Days of Night: Night Again #1
- Sam Kieth
Historia: Joe R. Lansdale
Arte: Sam Kieth

Color: Sam Kieth y Jay Fotos
Rótulos: Robbie Robbins

Portadas: Sam Kieth con Jay Fotos (regular), Davide Furnó (variante)

Editores: Chris Ryall y Tom Waltz
Editorial: IDW Publishing

Fecha de aparición: 11 de mayo de 2011

30 Days of Night es una creación de Steve Niles y Ben Templesmith que apareció por primera vez en el 2002. Desde entonces se ha convertido en una exitosa franquicia para IDW, generando una gran variedad de miniseries y especiales.

Obviamente este esquema de publicación se presta para que el tono y calidad de las historias pueda resultar un tanto disparejo, además de que los diferentes equipos creativos terminan por darle un aire antológico a la serie. Hace algún tiempo que no sigo las publicaciones de la saga precisamente a causa de esa irregularidad, pero el hecho de que esta nueva miniserie corra por cuenta de uno de mis escritores de horror favoritos y uno de los artistas menos valorados en la industria, fue suficiente como para hacerme echar un vistazo a la historia.

30 Days of Night: Night Again, sigue a un grupo de sobrevivientes de la infestación de vampiros que arrasó con Barrow, Alaska, mientras cruzan las heladas planicies buscando alejarse lo más posible del lugar antes de que vuelva a caer la noche. Su camino los lleva hacia una estación de investigación, donde los científicos destacados en el lugar acaban de descubrir un extraño objeto atrapado en un iceberg.

La naturaleza del objeto en cuestión es un misterio, aún cuando en un flashback se nos muestra como fue que quedó atrapado en el hielo hace más de sesenta años. Para bien o para mal, la portada variante puede ofrecer una pista sobre que es lo hay en el hielo o sobre lo que pasará en el resto de la serie, razón por la que decidí no incluirla aquí. Este es el resto del previo aparecido en Comic Book Resources.


Lo Bueno: El arte de Sam Kieth es ideal para ilustrar horror. Su inusual estilo que combina realismo y caricatura suele realzar el tono de las historias, y su diseño de página es uno de los más originales y dinámicos que se pueden hallar en el medio. Me parece realmente extraño que a nadie se le haya ocurrido antes participar dentro del universo de 30 Days of Night, pues parece ser un combo ideal.

Lo Malo: Es común que una historia pensada para tener una cierta duración se vea afectada por la publicación serializada de la misma. Este número se ocupa mayormente de presentar a los protagonistas y la situación en que se encuentran, pero la historia no avanza mucho. Personalmente esa es una de las razones por las que prefiero leer miniseries hasta que están completas, o bien esperar su eventual recopilación en un solo tomo.

Lo Feo: Spoilers en la portada, aún si es solo en la variante. Creo que hubiese funcionado igual dejando esa ilustración para un número posterior en la serie. Mala llamada de IDW.

El Veredicto: Personalmente el solo hecho de tener a Sam Kieth dibujando es suficiente como para que valga la pena echarle un ojo a la miniserie, y estoy seguro de que Lansdale, quien es un maestro cuando se trata de historias cortas, tampoco me decepcionará. Lamentablemente veo díficil que esta serie pueda resultar atractiva para quienes no hayan leído antes algo de 30 Days of Night o para quienes no sean seguidores de Lansdale o Kieth, así que no me queda más que recomendarla con sus comprensibles reservas. Solo para fans de la saga o de los autores.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com