martes, 24 de mayo de 2011

Reseña: (Red) Hulk #33

Hulk #33 - Ed McGuinness
Guión: Jeff Parker.
Arte: Gabriel Hardman.
Color: Elizabeth Breitwiser.
Rótulos: Ed Dukeshire.
Editores: Mark Paniccia y Jake Thomas (Asistente)
Editorial: Marvel Comics.
Portadas: Gabriel Hardman; Ed McGuinness, Greg Tocchini


Fecha de Publicación: 18 de Mayo de 2011.

Érase una vez que Jeph Loeb recibió la oferta de ir a trabajar a Marvel, dejó botada la serie de Supergirl antes del cierre de su primer arco argumental y lanzó una nueva serie de Hulk junto a Ed McGuinness, que me pareció ser la idiotez más grande que había leído en mucho tiempo.

Casi tan grande como mi desinterés por el trabajo de Loeb es mi gusto por el dibujo de Ed McGuinness, pero lamentablemente no logró hacer que bastara su dibujo para que yo disfrutara la serie (ni siquiera Art Adams o Frank Cho).

Les cuento esto para que entiendan que el que esté reseñando esta revista es aún más raro que el hecho de que me haya gustado. A Loeb lo considero como aquellos padres que se aburren de intentar alimentar bien a sus hijos y les compran Pizza y bebidas (gaseosas) para salir del paso los fines de semana, debe tener una ecuación para escribir cómics populares, en cambio Jeff Parker y Gabriel Hardman habían demostrado ser capaces de hacer un trabajo muy interesante con los Agents of Atlas.

Red Hulk, el General "Thunderbolt" Ross (spoilers), se encuentra al otro lado de la vereda. Tras años de cazar a Hulk, ahora es él el perseguido y no sólo por el ejército, sino también por un villano llamado "0/1" (Cero One). Su sangre está contaminada por unos nanites que son capaces de revertirlo a su forma humana, si se permite descansar un momento y que además transmiten su paradero al ejército que busca capturarlo (o eliminarlo), por lo que se ha visto forzado a permanecer despierto durante 2 meses, en tanto que 0/1, crea cada vez peores amenazas con las cuales acabar con Red Hulk.

Para ser honesto, no entendí absolutamente nada... la gracia es que no me importó. Aún sabiendo nada de la revista, ésta es lo suficientemente interesante como para que eso no afecte el factor entretención, aunque probablemente lo amortigüe. Creo que el que leer este número que está en la mitad del desarrollo de un arco más largo (aunque técnicamente sea un unitario), y sentir que pesa más el interés por buscar lo que ha pasado antes que el hastío de ponerse a averiguar cosas por wikipedia, da fe del buen trabajo de guion que hace Parker.

Tener a Gabriel Hardman ilustrando esta serie me parece un lujo, no sólo se trata de un artista de storyboards con una carrera en Hollywood que debe ser bastante más lucrativa que el dibujo de cómics (es el autor del diseño de la secuencia del rescate del avión en Superman Returns), sino que es además un tipo sumamente talentoso. Es curioso en todo caso verlo en una serie como ésta, su estilo es oscuro, de trazo rápido (si me viera forzado a dar una referencia, me recuerda a Sean Phillips en Criminal), y eso no recuerda mucho a la clase de dibujantes que uno asocia a Hulk, (Ed McGuinness, por ejemplo), pero hace un gran trabajo, el que es perfectamente complementado por el color de Elizabeth Breitweiser.

Diré esto sobre Hulk: me dieron ganas de seguirlo leyendo... lo que creo que es un elogio bastante grande. Recomendado.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com