viernes, 17 de junio de 2011

Reseña: Shinku #1

Shinku #1 - Lee Moder
Throne of Blood, part 1

Historia: Ron Marz
Arte: Lee Moder

Tintas digitales: Matthew Waite
Color: Michael Atiyeh

Rótulos: Troy Peteri
Logo y Diseño: Phil Smith

Portada: Moder, Waite y Atiyeh

Editor: Phil Smith

Publicado por Image Central

Fecha de publicación: 15 de junio de 2011

El alto nivel de calidad de algunos de los lanzamientos de series nuevas en Image en los últimos meses casi pareciera ser suficiente para echarle un vistazo de manera automática a cada nuevo proyecto, pero aún si ese no fuera el caso, Shinku hubiese atraído mi atención de cualquier manera.

Primero, por los creativos involucrados: Ron Marz (Silver Surfer, Green Lantern) y Lee Moder (Legion of Superheroes, Stars and S.T.R.I.P.E.). Segundo, porque la portada muestra algunos elementos que apuntan hacia temas que cuento entre mis intereses personales: Japón, samurai y espadas. Tercero, solo vean esa portada, ¿no es bonita? Ni hablar, tenía que leerlo.

Davis Quinn es un joven estadounidense trabajando en Tokyo que sale por unas copas con uno de sus compañeros de trabajo, el cual lo presiona para que busque acercarse a alguna chica. Tras algunas burlas y un par de cervezas, Davis se arma de valor para acercarse a una mujer de apariencia gótica, la cual parece ser bastante más liberal que Davis y lo lleva al callejón detrás del bar, donde se semidesnuda y empieza a seducir a Davis. De repente una motocicleta surge de la nada y su piloto decapita limpiamente a la chica, para sorpresa y espanto de Davis.

El piloto en cuestión resulta ser una mujer, quien informa a Davis que su efímera conquista era un vampiro y que más vale que la acompañe si quiere permanecer a salvo. La mujer se llama Shinku, y al llegar a su casa le cuenta a Davis la historia de su familia, el clan Tadataka, y de su larga guerra con el clan Yagyu, compuesto por vampiros. Le explica que ella es la última superviviente de su clan y que ahora, con su ayuda, piensa destruir de una vez por todas a los Yagyu.

Lo Bueno: Ron Marz tiene un talento natural para escribir historias entretenidas y crear personajes atractivos e interesantes, y ambas cualidades saltan a la vista en Shinku. Aparentemente se trata de una historia a la que tenía varios años dando forma y realmente se aprecia el nivel de envolvimiento que tiene con la historia y los personajes. Sus diálogos se sienten naturales y fluidos, además de que proporcionan la suficiente información como para evitar capciones innecesarias y mantener el flujo de la historia a buen ritmo.

Lee Moder siempre se ha caracterizado por su limpio y agradable estilo, aunque debo decir que verlo dibujando mujeres desnudas, secuencias violentas y litros de sangre me sorprendió un poco, pero de buena manera. Matthew White lo está entintando digitalmente, y creo que ello ayuda a que su arte luzca una calidad de línea que no recuerdo haber notado antes en su trabajo. Destacaría también el coloreado, donde predominan los tonos apagados y sombríos pero donde el uso del rojo da un atractivo contraste que sienta a la perfección a una historia de vampiros.

Lo Malo: La dificultad para que estas series nuevas encuentren un mercado sin contar con el apoyo de la maquinaria de mercadeo y publicidad de Marvel o DC. Ojalá se corra la vos y los aficionados a los vampiros y/o a los samurai se enteren de su existencia y permitan que la serie sobreviva.

Lo Feo: Tener que aclararle a todo mundo que los vampiros que lees no brillan en el sol ni pasan la eternidad lloriqueando. ¡Necesitamos rescatar el género, maldita sea!

El Veredicto: Ron Marz y Lee Moder parecen tener algo realmente bueno entre manos. Ojalá que Shinku pueda hallar pronto su nicho de mercado para que los autores puedan cumplir su promesa de aparecer por los stands mensualmente. La serie lo merece. Bastante recomendado, pero con la advertencia de que contiene desnudos y moderada violencia gráfica, por lo que no es material apto para niños.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com