martes, 20 de septiembre de 2011

Reseña de cine: Paul

Por Alberto Calvo.

Una de las películas que más anticipaba para este año era Paul, una comedia de ciencia ficción escrita por Simon Pegg y Nick Frost, y dirigida por Greg Mottola. Esta película se estrenó hace varios meses en Europa y los Estados Unidos y empezaba a creer que en Latinoamérica nos iban a dejar con las ganas de verla en pantalla grande, pero afortunadamente se trató solo de un retraso en su estreno y no de un caso de tener que esperar a ver cuando aparecía en DVD o buscarla por medios "alternativos".

El único antecedente que tengo de Mottola es Superbad, comedia que dirigió hace unos años y de la cual tengo referencias encontradas. El hecho de que haya sido escrita por Seth Rogen y producida por Judd Appatow me hizo evitar verla en la medida de lo posible. En cuanto a Frost y Pegg, obviamente estoy familiarizado con ellos por Spaced, Shaun of the Dead (El Desesperar de los Muetos) y Hot Fuzz (Super Policias), en donde Pegg también fue co-escritor. Me parece que es la primera vez que comparte créditos en ese rubro con Frost.

Clive Gollins (Frost) y Graeme Willy (Pegg), son dos geeks británicos aficionados a los comics y la ciencia ficción. De vacaciones por América, Clive y Graeme, quienes son aspirantes a escritor e ilustrador, visitan primero la Comic Con de San Diego y después alquilan una casa rodante para ir a conocer el corazón de los avistamientos OVNI en los Estados Unidos.

Mientras atraviesan el desierto a bordo de su vehículo alquilado visitando los míticos sitios sobre los que antes solo habían leído, la pareja de amigos presencia un aparatoso accidente de tránsito tras ser rebasados por un auto negro. Tras estacionarse para ver si hay alguien que requiera asistencia, se llevan la sorpresa de su vida al descubrir que el tripulante del auto accidentado no es un ser humano, si no un estereotípico extraterrestre que se presenta como Paul.

 Paul es un extraterrestre caído a la Tierra hace varias décadas, y durante todo este tiempo ha estado recluido en una base secreta de la Fuerza Aérea en medio del desierto. Aparentemente ha pasado el tiempo ahí filtrando información a las autoridades sobre tecnología y detalles de su especie, pero una vez llegado el punto en que no podían extraerle más información lo habían programado para ser disectado y estudiado a fondo, provocando así su desbocada fuga.

Tras suplicar la asistencia de Graeme y Clive, estos acceden a ayudarlo a llegar a su destino, un punto de encuentro donde Paul espera poder ser recogido por los suyos. Las cosas no serán tan fáciles como un paseo, pues tras la pista de Paul se encuentra el agente Zoil (Jason Bateman), un rudo e implacable Hombre de Negro con instrucciones de capturar a Paul y regresarlo a la base. Para facilitar su labor, Zoil recluta a dos agentes federales (Bill Hader y Joe Lo Truglio), quienes resultan ser bastante ineptos.

En el camino el trío de inusuales turistas recoge a Ruth (Kristen Wiig), una joven fundamentalista cristiana que administra un campamento de casas rodantes junto a su padre (John Carroll Lynch), provocando que este último se una a la persecusión. Ruth y Grame pronto desarrollan una mutua atracción y la chica ve retadas todas sus creencias por la existencia y experiencias de Paul.

Al igual que las anteriores colaboraciones de Pegg y Frost, Paul es una inteligente comedia llena de personajes humanos y creíbles con los que es fácil sentirse identificado. Existen una gran cantidad de referencias a películas de ciencia ficción o de temática extraterrestre, sobre todo a Star Wars y Close Encounters of the Tird Kind (Encuentros Cercanos del Tercer Tipo), aunque hay que destacar que el humor no depende de ellas.

Paul es una divertida e inteligente comedia que debiera ser del agrado de todos los fans de la ciencia ficción y de muy buena parte del público que no es aficionado al género.

Altamente recomendada.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com