lunes, 17 de octubre de 2011

CC: Red Mass for Mars

por Esteban Pedreros


Red Mass for Mars es una miniserie escrita por Jonathan Hickman e ilustrado por Ryan Bodenheim, publicada por Image Comics el año 2008, al menos la primera parte se ofreció para Junio de 2008, aunque al parecer la serie terminó de publicarse recién en Julio de 2010... buena cosa que me la haya conseguido en TPB, entonces.

Red Mass for Mars es una historia de Ciencia Ficción ambientada algo más de un siglo en el futuro, que cuenta a través de Flashbacks y del relato de varios personajes, la historia de Mars, una suerte de versión alternativa de Superman, cuya llegada al planeta se produjo en medio de la Edad Media y por lo tanto cuenta con una estructura moral bastante distinta de la de este mundo del futuro.

El escenario en el que se desarrolla la historia es que tras varias tragedias y muertes masivas que casi acabaron con la vida en la Tierra, el mundo dio un giro hacia el progreso y la sociedad del futuro es una sociedad prácticamente utópica, donde muchos de los males actuales han sido erradicados y un puñado de héroes superpoderosos mantienen en status quo. Dentro de este contexto conocemos a Macus Farber Astorga, The Benefactor, el hombre más rico del mundo, quien ha dedicado su fortuna al progreso de la raza humana y junto a u amigo, el Doctor Thaddeus White, descubre que está en curso una invasión alienígena obra de una raza destructiva llamada Hun-Du, cuyo enorme poder significará, casi sin lugar a dudas, el fin de toda la Humanidad.

Es un tanto problemático resumir bien la trama porque hay al menos tres historias relevantes que se entrelazan: a) la inminente invasión de los Hun-Du, b) La del origen y poderes de The Benefactor, c) y finalmente el origen de Mars, que viene a ser la más relevante.

Si bien la historia tiene un carácter épico, la verdad es que viene a ser un viaje por la sicología de Mars, desde su educación como guerrero en la Edad Media, donde lucha en beneficio de un Rey o Señor Feudal indeterminado, hasta que se cansa de la guerra y decide auto-designarse Rey, con nefastos resultados. Hasta su regreso a la actividad pública a fines del siglo XXI, donde logra guiar a la comunidad heróica en la construcción de una sociedad casi-perfecta, momento en el que sus sentimientos lo traicionan.

¿Qué pasa?

Pues que se enamora y su mujer se embaraza, pero tal como anuncian los más pesimista respecto a la paternidad de Superman con una terrícola como Lois Lane, el niño es demasiado poderoso como para que la frágil fisiología humana lo contenga y termina dando muerte a su madre al nacer, este niño, este semi-dios, es Phobos, hijo de Mars y terminará gatillando el sacrificio final del héroe.

Habiendo leído varios proyectos de Hickman, este es el que menos me ha gustado... tiene varios momentos buenos e ideas interesantes, pero a la vez se siente como una historia bastante dispersa, que no transmite del todo bien los planteamientos del escritor. La idea central es la de éste Superman alternativo que crece en una sociedad más violenta y aprende un código moral basado en el poder del más fuerte, pero que cuando intenta actuar en forma decisiva en base a estas ideas, resulta rechazado por la sociedad, así que los rechaza de vuelta y desaparece, previo berrinche propio de éste desdén. En el siglo XXI, todo va de maravilla mientras sus congéneres (el resto de los superhéroes), lo siguen y su novia lo quiere, pero cuando ocurre la tragedia del nacimiento de su hijo se descontrola, mata a un par de personas demás como parte de otro berrinche y la sociedad que lo admiraba se horroriza y lo rechaza, así que él los rechaza de vuelta.

Toda esta construcción (que no es lineal), tiene como propósito darle un poco de suspenso a su eventual intervención en pos de la salvación de la Tierra. El gatillante de su accionar es la muerte (via asimilación a lo Borg), de su hijo Phobos, lo que lamentablemente resulta un tanto predecible y si bien Mars es más duro, peligroso en indolente que Superman, sus decisiones terminan siendo las de un mártir.

Existe un subtexto en la historia sobre la concepción de una sociedad perfecta que evoluciona a lo largo de la historia del que no me percaté, pero que Hickman menciona en ésta entrevista de 2008:
¿Cuáles son los temas básicos y los elementos argumentales que buscas explorar en "Red Mass"?

Hay un poco de la temática de búsqueda de la redención en ralación al arco de nuestro personaje principal, pero también hay una exploración de cómo, a través de la historia, la idea de utopía ha cambiado. Hoy nuestra idea básica de utopía es algún tipo de hermandad socialista, fraternal e igualitaria, todos los hombre son iguales, libertad, etc. una sociedad libre donde respetas al resto de los hombres, donde trabajamos juntos por el mejoramiento de todos y cada uno de los hombres. Esa es nuestra idea hoy, pero al amanecer de la primera, segunda y tercera centuria, la idea de utopia era la eternidad. La vida era tan mala y tan difícil que la idea de una sociedad perfecta era morir y reunirte con tus dioses. Entonces es que la vida se hizo mejor y apareció la perfección de la vida. Así que tienes a un personaje de aquella época cuya idea de la sociedad perfecta es aquélla, que interactúa con interpretaciones modernas de lo que es la utopía, así que también acabas con ideas de utopía en conflicto a lo largo del tiempo. Sociedad perfecta es tal vez una mejor manera de expresarlo que utopía
El contraste de pensamientos es fácil de leer en la revista, pero lo de las utopias no tanto y creo que en definitiva, tras tanto concepto ambicioso utilizado por Hickman, la historia se queda corta en alcance y ambiciones y se transforma simplemente en el contexto dentro del cual el protagonista toma sus decisiones. Creo que dado que parte de la idea era contrastar los valores de Mars con los del prototipo del que se origina, habría sido más interesante hacerlo de un modo algo más extenso y con Mars adoptando decisiones que uno pudiese identificar como antagónicas a las de su inspirador, pero sin llegar a ser alienantes, sino que expresadas de tal manera que uno pudiera tal vez simpatizar con ellas o al menos comprenderlas.

En fin, quedé con gusto a poco y algo confundido porque la revista abarca mucho y aprieta poco, no hace bien el trabajo de evolución sicológica de su protagonista, introduce personajes que no aprovecha (como The Benefactor) y la Invasión que siempre avanza como telón de fondo no se resuelve de una forma épica que uno pueda considerar atractiva al menos visualmente.

El dibujo de Ryan Bodenheim es muy atractivo, es sumamente consistente en el aspecto de los personajes, muy claro en las secuencias y de pocas líneas dando lugar a que el trabajo de coloreado complemente el dibujo. El color es bastante interesante aunque el trabajo realizado más que preocuparse de colorear las viñetas elemento por elemento, se concentra en crear una atmósfera de color con tonalidades ad-hoc.


Red Mass for Mars no es una mala historia, pero tampoco es brillante, lamentablemente falla en la ejecución de ideas que en su origen parecen interesantes, quedándole grande la ambición de su planteamiento inicial. Ignoro si su dilatada publicación (los 4 números demoraron 2 años en aparecer), influyeron en el resultado, pero sin lugar a dudas que no habrán ayudado. Recomendada con reservas.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com