miércoles, 12 de octubre de 2011

Reseña: Avengers 1959

Por Alberto Calvo. 

Part 1 of 5

Historia y arte: Howard Chaykin

Color: Jesus Aburtov
Rótulos: Jared K. Fletcher

Portada: Howard Chaykin y Jesus Aburtov
Producción: Manny Mederos

Editora: Lauren Sankovitch

Fecha de publicación: 5 de octubre de 2011

Desde hace varios años se suscitó unas moda entre las editoriales de comics de introducir nuevas historias o elementos de historias conocidos como retcons, abreviación de retro-continuidad, donde se alteraban orígenes o antecedentes de personajes convirtiendo la nueva información en parte del canon oficial de los mismos.

Esto derivó en sagas completas teniendo lugar en diferentes épocas, en ocasiones provocando confusión y molestia entre los lectores, pues las historias no siempre resultaban de la mejor calidad. Esta clase de historias se siguen publicando de manera constante, aunque rara vez se hace énfasis en su lugar dentro de la continuidad "oficial". Ese parece ser el caso de Avengers 1959.

Nick Fury ha estado al servicio de los Estados Unidos desde siempre, o casi. Veterano de la Segunda Guerra Mundial, en 1959 era el líder de un grupo de héroes dedicados a velar por la seguridad del mundo libre ante la creciente amenaza del bloque comunista y los restos de las fuerzas nazis.

El grupo estaba formado por varios personajes de diversos rincones del Universo Marvel, y todos consideraban que su trabajo estaba hecho y era hora de seguir con sus vidas por separado. Al menos hasta que alguien decidió intentar eliminarlos uno por uno pero al mismo tiempo. ¿Qué clase de amenaza se cierne sobre el mundo, que primero pretende eliminar a los Avengers?

Lo Bueno: Howard Chaykin es un dibujante cuyo peculiar estilo no siempre es del agrado de todos, pero me parece que se presta de manera ideal para esta historia puesta cincuenta años en el pasado. La historia se siente agradablemente ligera, lo que se agradece en una era donde pareciera que entre más crípticas y confusas resulten las historias son más apreciadas. El color, brillante y saturado de tonos vivos, resulta un complemento ideal para el arte de Chaykin.

Lo Malo: No sé si sea un signo de lo que nos espera en los próximos meses, pero me parece un movimiento dictado por marketing el lanzar una historia con el nombre de Avengers cuando éste no parece estar justificado. Espero estar equivocado y que la historia ofrezca una justificación para el uso del nombre.

Lo Feo: Nazis. Siempre y donde sea, ficción o realidad.

El Veredicto: Avengers 1959 parece ser una entretenida miniserie, cuya ambientación retro resulta un refrescante cambio en relación a otras historias disponibles en los estantes. Además, siempre me han gustado las intrigas de espionaje y acción situadas en la Guerra Fría. Si gustan del arte de Howard Chaykin, este es uno de los trabajos donde más luce su estilo, y resulta una lectura bastante ligera.

Recomendado con algunas reservas, pues se trata de material simple y sin pretensiones, lo que puede decepcionar a algunos.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com