martes, 18 de octubre de 2011

Reseña: Orchid #1

Orchid #1 - Shepard Fairey
Por Alberto Calvo

Historia: Tom Morello
Arte: Scott Hepburn

Color: Dan Jackson
Rótulos: Nate Piekos, de Blambot

Portada: Massimo Carnevale
Portada variante: Shepard Fairey

Editores: Sierra Hahn y Dave Land
Editores asistentes: Jim Gibbons y Patrick Thorpe

Fecha de publicación: 12 de octubre de 2011

No es inusual que celebridades de otros medios decidan hacer incursión en el mundo del comic, como tampoco es inusual que lo hagan con cierto éxito, sobre todo considerando que en relación a otros aspectos de la industria del entretenimiento los comics representan un mercado más bien pequeño.

Tal vez el caso más famoso en años recientes sea el de Gerard Way, líder del grupo musical My Chemical Romance, quien logró gran éxito con el lanzamiento de The Umbrella Academy, no solo atrayendo a su base de fans, si no también ganando el reconocimiento de nuevos lectores, ganando varios premios con la popular serie ilustrada por Gabriel Bá. Ese comic fue publicado, al igual que Orchid, por Dark Horse ComicsOrchid es un comic creado y escrito por Tom Morello, ex-guitarrista de Rage Against the Machine y Audioslave, quien ahora busca una carrera como solista bajo la identidad de The Nightwatchman.

La premisa detrás de Orchid no es precisamente original. Un mundo post-apocalíptico donde extrañas criaturas viven de los desvalidos, y donde unos cuantos abusan de su poder para controlar al resto del mundo. La miseria y la esclavitud son la única alternativa a la muerte para muchos, y aún cuando existen grupos que aún buscan rebelarse contra los poderes establecidos, la esperanza es poca.

Sin embargo, un grupo de estos rebeldes ha conseguido hacerse con una antigua reliquia, una máscara que confiere poder a quien la porta y la cual podría ser la última esperanza de obtener un mundo más justo. Cuando estos atrevidos rebeldes son capturados, solo Simon consigue escapar con la máscara en su poder, buscando refugio en una aldea cercana, donde conoce a Orchid, una aguerrida prostituta, y a su joven hermano, justo a tiempo para juntos caer en manos de un grupo de tratantes de esclavos.

Lo Bueno: No conocía a Scott Hepburn, y debo reconocer que me sorprendió gratamente. Su estilo se mueve cómodamente entre realista y caricaturesco, entre limpio y sucio, pero manteniendo siempre un delicado balance. Detallado cuando necesita serlo, Hepburn nunca satura la página, manteniendo un aspecto claro y limpio, además de contar con una narrativa muy dinámica, que hace bastante agradable la lectura del comic.

No estoy seguro de hacia donde vaya Morello con la historia, pero este número es demasiado poco como para emitir un juicio sobre su capacidad. Por lo pronto, me tiene intrigado, y si he de decir algo a su favor, creo que sería que el número me dejó la sensación de estar leyendo un serial en la 2000 A.D., lo cual no puede ser del todo malo.

Lo Malo: Creo que la planeación les falló un poco, pues el cierre del primer mes del relanzamiento de DC Comics no era el mejor momento para generar atención dentro o fuera de la industria, ni siquiera con esa atractiva portada del aclamado diseñador e ilustrador Shepard Fairey.

Lo Feo: Prostitución y esclavitud. No importa que tan civilizado pueda ser el mundo en que vivimos, estos problemas parecen estar siempre a la vuelta de la esquina.

El Veredicto: Orchid #1 resultó una entretenida lectura pese a lo poco innovador de su premisa. El arte de Scott Hepburn es lo bastante agradable como para por si mismo invitar al lector a dar una oportunidad a la historia, y eso es justo lo que pienso hacer. Recomendado con algunas reservas.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com