martes, 31 de mayo de 2011

Reseña: Strange Adventures #1

Strange Adventures #1 - Paul Pope
Case 21
Historia: Selwyn Hinds
Lápices: Denys Cowan
Tintas: John Floyd
Rótulos: Travis Lanham
Color: Chris Peter
Editores: Karen Berger y Joe Hughes

The White Room
Historia: Talia Hershewe
Arte: Juan Bobillo
Rótulos: Travis Lanham
Editor: Will Dennis

Partners
Historia: Peter Milligan
Arte y color: Sylvain Savoia
Rótulos: Nick Napolitano
Editores: Karen Berger y Sarah Litt

All The Pretty Ponnies
Historia: Lauren Beukes
Arte: Inaki Miranda
Color: Eva de la Cruz
Rótulos: Sal Cipriano
Editores: Shelly Bond y Gregory Lockard

Ultra The Multi-Alien
Historia y Arte: Jeff Lemire
Color: José Villarrubia
Rótulos: John J. Hill
Editor: Mark Doyle

Strange Adventures #1 - Mark Buckingham
Refuse
Historia y Arte: Ross Campbell
Color: Lee Loughridge
Rótulos: Jared K. Flescher
Editores: Shelly Bond y Gregory Lockard

Postmodern Prometheus
Historia y Arte: Kevin Colden
Rótulos: Carlos M. Mangual
Editora: Sarah Litt

A "True Tale" From Saucer Country
Historia: Paul Cornell
Arte: Goran Sudzuka
Color: Cris Peter
Rótulos: Sal Cipriano
Editor: Mark Doyle

Spaceman
Historia: Brian Azzarello
Arte: Eduardo Risso
Color: Patricia Mulvihill
Rótulos: Clem Robins
Editores: Will Dennis y Mark Doyle

Portadas: Paul Pope con Lovern Kindzierski (regular), Mark Buckingham con Lee Loughridge (variante)

Fecha de publicación: 25 de mayo de 2011

Siempre he encontrado curioso que la ciencia ficción tenga tan poca presencia en los comics, sobre todo teniendo en cuenta le estrecha relación existente entre ese género y los comics durante muchos años. El género de superhéroes, sobre todo a partir de la Edad de Plata, tiene una gran deuda con la ciencia ficción, y muchos escritores y dibujantes de la época -igual que muchos actuales- son fans declarados del género. Yo mismo lo cuento entre mis favoritos, razón por la que me emocionaba un poco la idea de la nueva serie antológica de Vertigo, Strange Adventures.

Es bastante común usar las antologías para poner a prueba nuevos talentos y utilizar a creativos establecidos para apuntalar la calidad del contenido, y esta no es la excepción. Brian Azzarello, Peter Milligan y Paul Cornell comparten créditos con autores menos conocidos, en tanto que de los artistas veteranos destacaría a Denys Cowan, Goran Sudzuka y los argentinos Eduardo Risso y Juan Bobillo. Como es de esperarse en casi cualquier antología, los resultados son bastante disparejos y hasta cierto punto decepcionantes.

Un mundo donde el status social se porta en tatuajes convierte a los tatuadores del mercado negro en figuras importantes pero no exentas de secretos; un futuro donde simuladores de realidad virtual han reemplazado cualquier otra forma de entretenimiento; dudas existenciales que alcanzan niveles surrealistas; aventuras en la vida de alguien más que no son lo que parecen; un híbrido alienígena que se aferra a su último pedazo de humanidad; una madre que encuentra consuelo en la basura que le rodea; Frankenstein reinterpretado para un nuevo milenio; una elaborada broma con ovnis y contactados; un mundo post-apocalíptico con extraños supervivientes. Esas son las historias exploradas en este primer número de Strange Adventures.

Lo Bueno: La mayoría de los autores veteranos cumple. Sus historias tienen buen ritmo y pese a ser cortas resultan satisfactorias y mayormente entretenidas. El arte en general se lleva una nota alta para todos los involucrados -incluyendo las portadas-, y particularmente resaltaría las historias Partners, Postmodern Prometheus y Spaceman como lo mejor de este número.

Lo Malo: Aún para una antología el tono y calidad de las historias es demasiado disparejo, lo que asumo tiene mucho que ver con el hecho de que cada historia tenga su propio editor y que (aparentemente) no haya un editor responsable de la antología. También es de destacar el inusual tamaño y precio del tomo. ¿Se trata de un intento de respuesta a Dark Horse Presents? No lo sé, pero si lo es, alguien debería revisar el plan de acción, pues con solo este número no le auguro mucho futuro a esta serie, que se pudo haber beneficiado de utilizar un formato más cómodo y accesible y un editor responsable de compilar las historias. ¿Alguien más recuerda Flinch?

Lo Feo: 8 dólares. ¿Realmente está la industria lista para títulos regulares de ese precio? y, suponiendo que así sea, ¿no deberían éstos ser mejores? Y, por cierto, si el título de la serie incluye la palabra "Adventures", alguien debería asegurarse de que su presencia sea justificada.

El Veredicto: No todo está mal con Strange Adventures, pero hay muchas cosas que podrían estar mucho mejor. Entiendo que bajo el sello Vertigo uno no puede esperar que el tono de la antología se encamine hacia formas más simples y entretenidas de ciencia ficción, como el space opera, pero creo que existen infinidad de historias interesantes para lectores maduros que se pueden contar en subgéneros como el steampunk o el cyberpunk, que las ucronías ofrecen un sinfín de posibilidades y que si hay algo de lo que la ciencia ficción no suele quedarse corta, es de ideas.

Realmente decepcionante -con la única excepción de las historias arriba destacadas, mismas que no justifican el precio de entrada- y recomendada solo para los fans irredentos de los participantes o para quien no tenga un mejor uso que darle a esos 8 dólares. Esperemos que futuras entregas mejoren o esta serie no llegará a fin de año.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

Reseña: The Mighty Thor #2

The Mighty Thor #2 - Olivier Coipel
Guión: Matt Fraction.
Dibujos: Olivier Coipel.
Tintas: Mark Morales.
Color: Laura Martin.
Rótulos: Joe Sabino.
Editores: Ralph Macchio y Charlie Beckerman (Asistente)
Editorial: Marvel Comics
Portadas: Olivier Coipel, Mark Morales y Laura Martin; David Yardin.


Fecha de Publicación: 25 de Mayo de 2011.

¿A qué historia no le hace bien un poco de intriga?

Como recordarán, me gustó el primer número de esta serie, pero lo encontré de difícil acceso debido a ser una continuación directa de la saga "The World Eaters". Ya me puse al día y traté de hacer lo mismo con ustedes, así que leer el número dos probó no ser una experiencia tan traumática.

Odin es la encarnación del modelo de mal padre: demandante, juzgador, exigente, hipócrita y manipulador. Su relación con Thor y la ascendencia que tiene sobre el Dios del Trueno, hace que sus constantes conflictos sean fuente inagotable de buenas historias y prueba de ello es que dos de sus mentiras sostengan la trama de "Fear Itself" y "The Galactus Seed".

Estoy bastante lejos de obtener mi diplomado en continuidad Marvel, por lo que no estoy seguro de las implicancias de la semilla que Thor, Sif y Loki rescataron del tronco partido del árbol del mundo, pero el hecho de que esto haya interesado al Silver Surfer, me hace recordar la vieja historia Marvel de que los Celestials incuban a los nuevos integrantes de su raza en Huevos Cósmicos ocultos en el núcleo de planetas que Galactus consume, en parte, para mantener a raya el crecimiento de la población de Celestials. Que Odin haya codiciado la semilla del Yggdrasil por tanto tiempo y que esta haya atraído inmediatamente la atención de Silver Surfer y Galactus, no puede ser nada bueno.

Hay alguna tramas que se desarrollan paralelamente en esta historia, como el verdadero motivo de la codicia de Odin, que permanece oculto (que tal vez se vincule a Fear Itself), que provoca la forzada, pero inquebrantable lealtad de Heimdall (que vez que lo veo pareciera que lo alaban sólo para incapacitarlo y expresar así la gravedad de la amenaza que se avecina), la naturaleza de la herida que sufrió Thor durante el rescate de la semilla del Yggdrasil y cómo reaccionaran finalmente los habitantes de Broxton ante la continua llegada de amenazas de marca mayor a las vecindades de su pueblo.

Este número tiene un desarrollo bastante lento, pero sería injusto criticarlo demasiado ya que justamente la idea (creo yo), es darle peso a sus elementos dramáticos, contrastando los cósmico con lo mundano, tanto en el texto como en los elementos de la historia y los aspectos visuales de su desarrollo. Algo que alcanza notas altas gracias a la brillante labor de Coipel al hacer interactuar al Silver Surfer con los habitantes de Broxton.

Lo dije antes y lo repito, lo de Coipel en esta serie es impresionante. The Mighty Thor es una serie no sólo para leer sino para contemplar y seguramente su trabajo será evaluado al término del año como uno de los puntos altos de la industria.

El guión de Fraction está bien elaborado en lo que a tiempos se refiere, espero que el remate no me decepcione como en otras ocasiones, pero pareciera que el tiempo de adaptación terminó y de ahora en más veremos a un escritor que se desenvuelve a sus anchas con la mitología del personaje.

The Mighty Thor es una serie entretenida, visualmente espectacular y que recomiendo sin mayores restricciones.

Calificación:
----------------------------------------

Imágenes del adelanto publicado por Comic Book Resources:






Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

lunes, 30 de mayo de 2011

Reseña: Priest

Hace varios meses que se empezó a promocionar de manera insistente la nueva película de Scott Stewart, director de Legion (Legión de Ángeles), cinta de corte fantástico/religioso que pasó con más pena que gloria por las carteleras del mundo durante el 2010.

En esta ocasión se trata de una película inspirada en el manhwa (comic coreano) del mismo título: Priest. Los vampiros y la humanidad han estado en guerra durante siglos, y cuando parecía que la humanidad estaba condenada a la extinción, apareció un grupo de guerreros con habilidades superhumanas que invirtió la balanza: los priests.

En unos cuantos años, éstos consiguieron dominar a los vampiros y obligarlos a rendirse, permitiendo que se les recluyese en reservaciones especialmente acondicionadas para contenerlos. Una vez que ya no hubo necesidad de guardianes, la Iglesia desbandó a los priests, ordenándoles que se se reintegrasen a una sociedad a la que ya no pertenecían.

Años después del fin de la guerra, se registra un vicioso ataque en un asentamiento humano en medio del desierto. Las víctimas son la familia de un Priest (Paul Bettany), falleciendo su cuñada, quedando malherido su hermano (Stephen Moyer), y desaparecida su sobrina, Lucy (Lilly Collins).

Priest solicita a la Iglesia que se reinstale su condición de guardián para salir en busca de su sobrina, pero no solo le es rehusado, si no que se ordena no abandonar la ciudad. Desobediendo esas instrucciones abandona la ciudad y va en busca de pistas al lugar del ataque. Ahí encuentra a su hermano agonizando y tras enterrarlo habla con el sheriff del asentamiento (Cam Gigandet), quien insiste en acompañarlo. Mientras tanto, la Iglesia envía a otro grupo de priests con intenciones precisas de llevar de vuelta al renegado. Estos se separan, y mientras la mujer del grupo (Maggie Q) lo encuentra y le explica su situación, los otros tres priests enfrentan al responsable del secuestro de Lucy, el misterioso Black Hat (Karl Urban).

La película tiene toda clase de problemas desde su concepción, pero la gran mayoría de ellos se remiten al guión y al tratamiento que se hace de la historia. A pesar de tratarse de una adaptación, Stewart y su guionista deciden tomar algunos elementos de la historia original y acomodarlos de una manera diferente.

Tan diferente, de hecho, que la película termina siendo una especie de remake/homenaje de The Searchers (Más Corazón que Odio), un clásico western de John Ford protagonizado por John Wayne, en donde colocan al Priest de Bettany en el papel de Wayne y a los vampiros en el de los comanches.

Esto sirve solo para enriquecer la atmósfera visual de la película, que termina mezclando elementos de western con cyberpunk y goth de una manera bastante peculiar. Lamentablemente la parte narrativa no está a la altura, pues el guión es plano y soso, carece por completo de cualquier intento de desarrollar a los personajes, y cada vez que hay algún diálogo con pretensiones de sonar inteligente o astuto, el resultado es más bien ridículo.

La película no resulta especialmente mala, pero en el mejor de los casos lo deja a uno con la impresión de que un poco de trabajo sobre el guión y en la edición pudo haber hecho que fuese mucho mejor, sobre todo tomando en cuenta que el elenco de la película no es nada malo, incluyendo a un par de secundarios.

Tiene algunos momentos interesantes, las escenas de acción resultan medianamente entretenidas, y los visuales en general tienen cierto encanto y pueden llegar a ser suficiente para muchos, pero es imposible evadir esa sensación de que algo le falta. Tomando en cuenta la gran cantidad de veces que se movió la fecha de su estreno, y la insistencia del estudio para convertirla a formato 3D debieran haber sido indicativos de que algo andaba mal con esta película que, por cierto, en México se estrenó única y exclusivamente en 3D, por lo que no sé que sucederá con aquellos lugares en donde aún no hay proyectores para ese formato.

La mejor parte de la película es la secuencia inicial, que es una animación que resume la guerra contra los vampiros, así como la aparición y el ocaso de los priests. Lo que hace tan atractiva esta secuencia es que se trata del primer trabajo realizado por el extraordinario director de animación Genndy Tartakovsky para Sony Pictures, estudio con el que firmase un atractivo contrato hace algunos meses luego de que Warner/Cartoon Network decidiera prescindir de sus servicios.

Casi me atrevería a decir que vale el boleto, pero tampoco es para tanto, sobre todo tomando en cuenta que es posible ver la secuencia completa (en 2D, claro) en Youtube.


Resumiendo, Priest es una película que resultará decepcionante para la mayoría de los espectadores. No tiene la suficiente acción como para poder excusarse como entretenimiento genérico veraniego sin muchas pretensiones, y los problemas con el guión no le permiten ser considerada como cualquier otra cosa. Recomendada solo si no hay nada más en exhibición y están dispuestos a desembolsar el costo de los boletos 3D por una película que ni siquiera fue concebida para exhibirse en ese formato.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

Geoff Johns deja The Flash

El pasado Viernes se anunció que Geoff Johns dejaría la serie de Flash y las reacciones no se han hecho esperar.

Para entender un poco la relevancia que esta noticia habría que repasar los últimos 7 años de la historia editorial del personaje.

En 2005 DC Comics publicó Infinite Crisis. En el número #4 de esa historia Wally West murió, al menos por algunos meses y se inició un periodo bastante errático en la historia del personaje

  • The Flash v2 #225 (Agosto 2005) - Último número de Geoff Johns. Final de la saga "Rogue War".
  • The Flash v2 #230 (Enero 2006) - Último número del segundo volumen de la serie, publicado ininterrumpidamente desde 1987.
  • Infinite Crisis #4 (Enero 2006) - Muere Wally West al ser absorvido dentro de la Speed Force en una batalla contra Superboy Prime.
  • The Flash: The Fastest Man Alive #13 (Junio 2007) - Apenas un años después del lanzamiento y tras un cambio de guionista (Marc Guggenheim tomó la serie en el #9), DC decide matar a Bart Allen y cancelar la serie.
  • All Flash #1 (Julio 2007) - Número de Transición. Mark Waid retoma la serie, con Wally West  de vuelta en la tierra de los vivos.
  • The Flash v2, v3 o v4 #231 (Septiembre 2007) - DC retoma la numeración de la serie, ustedes eligen a qué volumen corresponde, personalmente prefiero pensar en ella como el 4° volumen de la colección, antes que una continuación del 2° (considerando The Flash: TFMA como el 3°). Wally regresa junto a Linda y sus gemelos (Iris y Jai), quienes asumen identidades heroicas. Esta etapa de Waid no fue bien recibida y también sería cancelada.
  • Flash: Rebirth #1 (Abril 2009) - La miniserie que reintrodujo a Barry Allen tras su regreso en Final Crisis y trajo de vuelta a Geoff Johns. No me gustó, pero sirvió para enrielar la publicación del personaje, nuevamente con cambio de protagonista. Estuvo plagada de atrasos, terminando su publicación recién el año 2010 (24 de Febrero, para ser exactos).
  • The Flash v5(?) #1 (Abril 2010) - Geoff Johns y Francis Manapul dejan botado Adventure Comics para relanzar la serie de Barry Allen. En alguna ocasión Manapul ha señalado que los últimos atrasos de la serie no tuvieron que ver con él por lo que hay que presumir que tuvieron que ver con Johns y su carga de trabajo (o la coordinación Editorial), a ello se debe el número de portadas de Manapul aparecidas en otras series.
La aparición del #12 de Flash marca la cancelación de la serie actual y el término de la etapa de Johns con el personaje, de quien se rumora que estará a cargo de una serie de la Justice League junto a Jim Lee (nada firme aún, probablemente en San Diego se haga el anuncio) y el ya confirmado relanzamiento de Aquaman junto a Ivan Reis.

En este punto voy a dejar de poner links o no terminaré nunca la idea.

El proyecto de Johns con Flash era llevar la franquicia del personaje hacia un éxito comparable al que ha obtenido la de Green Lantern con la adopción del concepto del espectro emocional y la expansión del universo del personaje hacia Linternas de varios colores. Ése proyecto (a mi juicio), parece haber sido abortado.

La idea no es exactamente transplantable a Flash y aún falta que termine Flashpoint para que alcancemos a entender exactamente cuál es el enfoque que quiere darle Johns a Flash que se vincule a ese enfoque que le dio a Green Lantern. La idea pareciera crear una dicotomía Flash vs Zoom, similar a la de Jordan vs Sinestro, lo que implica expandir la Speed Force de un modo análogo a la reinterpretación del poder de Green Lantern, pero el hecho de que el capitán anuncie que deja el barco cuando esta idea suya no ha terminado de presentarse, mucho menos de asentarse en el universo de Flash, da espacio para temer que el personaje siga dando tumbos algunos años más.

No puedo decir que la noticia me entristezca, considero que el trabajo de Johns con Flash no ha sido un aporte por muchísimo tiempo y al igual que le ocurrió a Waid con la Speed Force, Johns se ha quedado estancado en la interminable rivalidad de Flash y el Professor Zoom.

¿Qué le espera a Flash?

No lo sé, dada la alta estima en que DC Comics tiene a Geoff Johns y el cargo Editorial que éste ocupa (donde es jefe de sus propios Editores), me parece bastante probable que elija su propio sucesor y que cualquiera que sea el enfoque que tiene para el personaje, se transforme vía edicto en la interpretación válida del personaje.

A mi me parece que Flash necesita imperiosamente la llegada de alguien nuevo con ideas propias, tengo un listado de gente que me gustaría ver en la serie, pero es más bien irrelevante, no conocía a Messner-Loebs, Waid o Johns antes de que escribieran Flash y me parece que sería buena idea reclutar talento nuevo para la revista, Creo que DC ha demostrado a lo largo de los años que no tiene idea de qué hacer con el personaje, partiendo porque su ex-editor en jefe (Dan Didio), decidiera matar al personaje sólo porque venía una nueva Crisis y que de ahí en más no se haya dado pie con bola en la creación de una serie regular que los fans estén preocupados de leer y disfrutar más que de discutir y criticar.

Lo que es seguro es que tratándose de uno de los personajes más importantes de DC Comics y de los cómics en general, habrá más Flash en el futuro, y seguramente en algún momento logrará esquivar los obstáculos, agarrar moméntum y convertirse nuevamente en el hombre vivo más rápido del mundo.


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

viernes, 27 de mayo de 2011

Reseña: FF #4

FF #4 - Daniel Acuña
The Beating of Drums...

Escritor: Jonathan Hickman
Artista: Barry Kitson

Colorista: Paul Mounts
Rotulista: VC's Clayton Cowles

Artistas de Portada: Daniel Acuña y Marko Djurdjevic
Editores: Tom Brevoort y Lauren Sankovitch

Editorial: Marvel Comics
Fecha de publicación: 25 de mayo de 2011

Con cada nuevo número de FF que aparece, mi respeto y admiración por el trabajo de Jonathan Hickman crece todavía más.

Todavía no terminan de lidiar con la pérdida de Johnny Storm, pero los miembros de The Future Foundation no han tenido tiempo para seguirse lamentando. Sue tiene que lidiar con la responsabilidad de ser lo único que impide que Atlantis y las viejas tribus se enfrasquen en una guerra, Ben no termina de acostumbrarse a la nueva dinámica del grupo y parece irse alienando poco a poco, en tanto que Spider-man hace lo que mejor sabe y lo mejor que puede: adaptarse.

Reed, Nathaniel y Valeria tienen otra clase de problema, y la gravedad del mismo debiera hacerse evidente al ver a quienes han decidido consultar al respecto. El llamado "Council of Doom" ("Consejo de la Perdición" sería una traducción aproximada) está formado por Victor Von Doom, Diablo, The Wizard, The Mad Thinker, el High Evolutionary, y dos científicos de AIM. Lo que discuten es tan serio que amerita la presencia de Uatu, el Vigilante, como mudo testigo de la reunión.

La interrogante que tiene preocupado a tan singular grupo es, ¿qué tal si Reed Richards fuese un despiadado genio sin sentimientos y cuya única ambición fuese conquistar el mundo? o peor aún, ¿y si hubiera más de uno como él, habría forma de detenerlos? Las respuestas son urgentes, pues existe un grupo así y lo que están planeando involucra utilizar recursos de la Zona Negativa, la Forever City, el Área Azul de la Luna y Old Atlantis.

Lo Bueno: La historia es contada de una manera casi perfecta. Tiene humor, desarrollo de personajes, una creciente sensación de peligro y diálogos memorables. Hickman escribe pensando no solo en el momento, si no que siembra y escalona sus historias con una habilidad y talento que no recuerdo haber visto desde la época dorada de John Byrne en los Fantastic Four.

La historia es tan sólida que uno la lee y casi puede olvidar por completo que el artista en este número no es Steve Epting, el dibujante regular de la serie, si no Barry Kitson haciendo labores de salvamento. El color de Paul Mounts también tiene algo que ver con el efecto, pues a lo largo de los meses se ha vuelto una parte distintiva del look de este título. De no ser por algunas expresiones faciales, uno hubiese podido reconocer el trabajo de Kitson.

Lo Malo: Que mucha gente, incluídos algunos viejos Marvel Zombies y/o aficionados de los FF siguen sin darle una oportunidad a este título. Honestamente, ellos se lo pierden.

Lo Feo: Un equipo de Reeds malvados, sin amigos ni familia y dispuestos a todo para conquistar galaxias, está suelto en el mundo. Si eres fan de comics y no te estremece la sola idea, es que estás muerto por dentro.

El Veredicto: Si eres fan de Marvel o de los Fantastic Four y no has leído el trabajo de Jonathan Hickman, es algo que necesitas solucionar y pronto. Si no lo eres, no importa, aún así deberías salir a buscar todos sus números de Fantastic Four y FF y leerlos lo más pronto posible. Probablemente terminarás convertido en fan, si no de Marvel o de estos personajes en especial, si de Hickman. Altísimamente recomendado.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

jueves, 26 de mayo de 2011

El Demonio está en los Detalles

¿No les encanta cuando tienen un Blog y hay una frase clásica que parece haber sido diseñada para la entrada que van a publicar?

The Source liberó parte del contenido adicional del Hardcover (Edición de Tapa Dura), Recopilatorio de la última historia de Grant Morrison para la serie Batman and Robin que estuve comentando en Comic Verso durante algún tiempo. Se trata de algunos detalles en la concepción de las portadas de las revistas que incluye el volumen
Como sabrán los lectores regulares de estas ediciones recopilatorias, hago bocetos de casi todas las portadas preliminares para esta serie en mi libreta de notas, al principio de del proceso creativo. Aquí hay algunas de esas ideas garabateadas, junto a la pulida versión profesional acabada por Frank Quitely.

Número Trece

En BATMAN #428, en 1988, el Joker había, famosamente, utilizado un diablito de metal (crowbar), para golpear a Jason Todd, el desafortunado segundo Robin, hasta dejarlo medio muerto antes de hacerlo estallar con una bomba. Como sucede con los personajes de cómics, Jason Todd eventualmente regresó de entre los muertos muchos años después (e incluso hizo una aparición como Red Hood en esta misma serie), pero quería ver al nuevo Robin restablecer el equilibrio en su propio estilo inmitable — ergo esta imagen de un risueño e impenitente Joker, recibiendo sus fracturas craneales con una sonrisa.



De esta secuencia en particular encuentro interesante el primer boceto de portada de Quitely (la imagen del centro de la segunda fila), debido a que Robin tiene un hacha en la mano. La imagen del Joker golpeando a Jason Todd con un diablito la tengo tan grabada en la mente y la he visto repetida tantas veces, que me causa curiosidad que en algún momento el boceto haya tenido a Robin portando un hacha... me hace pensar que tal vez Quitely no está familiarizado en lo absoluto con la historia de la muerte de Jason Todd, interpretando muy literalmente el boceto original de Morrison... aunque en realidad no creo que los cómics de superhéroes hayan sido el mayor interés de Quitely en su educación como dibujante.
Número Quince

Esta portada  fue pensada como un reflejo satánico de la famosa viñeta de DETECTIVE COMICS #38 publicada en 1940, donde Batman inicia solemnemente al joven Robin en la fraternidad de la lucha contra el crimen.

Aquí las figuras están dadas vuelta, con las manos izquierdas alzadas en vez de las derechas y un candelabro diseñado para dar la idea de la forma de un tridente o una horqueta, sugestiva del Demonio. Una enorme cuz invertida aparecía en el dibujo original como un homenaje a la imaginería de fines de los '60s y principios de los 70s de películas "demoniacas" como Rosemary’s Baby (El Bebé de Rosemary), The Exorcist (El Exoscista) y The Omen (La Profecía), pero se consideró que estaba demasiado "en la cara" del lector y se dejó de lado en la versión final.


Pueden ver el resto de las imágenes y comentarios de Morrison en The Source.


El tomo recopilatorio en cuestión lleva por nombre "Batman and Robin: Must Die Deluxe Edition", salió a la venta el 11 de Mayo y si desean adquirirlo pueden hacerlo a través de Amazon o en The Book Depository (entre otros)

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

miércoles, 25 de mayo de 2011

CHC: La saga de Titán - Revelaciones

Regresa este breve paréntesis inaugurado el año pasado y viene acompañado del segundo capítulo de la Saga de Titán, parte de lo que llamamos los Cómics hechos en Casa!

La saga de Titán
Capítulo 2 - Revelaciones

En el primer capítulo vimos la verdadera naturaleza de Titán, pero en ese Universo de ficción, el resto del mundo ignora la verdad. ¿Se saldrá con la suya este llamado "héroe" o sus acciones tendrán alguna retribución? Las respuestas no llegarán de la forma fácil, pero como es bien sabido, nada permanece oculto por siempre... nada.


Y para los que llegaron tarde o no recuerdan los acontecimientos del primer capítulo (pero si tan sólo hace un año que fue publicado!) los invito a leer la nueva edición 2011 títulada Capítulo 1 - El Superviviente.

Recuerden, ComicVerso es también su casa, así que si tienen material de calidad que quieran promocionar, no duden en dejar sus comentarios o escribirnos directamente a comicverso@gmail.com.

martes, 24 de mayo de 2011

Reseña: Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides

La franquicia de Pirates of the Caribbean tomó a todo mundo por sorpresa en 2003, cuando descubrimos que se podía crear una historia inteligente y entretenida a partir del concepto de una atracción de parque de diversiones. Sorpresa también descubrir que Johnny Depp no había perdido su capacidad para construir personajes únicos, y que Gore Verbinsky era un director más versátil de lo que creíamos.

Lamentablemente Disney echó por tierra todo ese trabajo y destruyó la reputación de la serie al centrar la atención en las estrellas equivocadas. Las secuelas aparecidas en 2006 y 2007 no fueron más que una pálida sombra de la original y muchos dábamos por hecho que ahí terminaría la saga. Demasiado de algo que nos gusta puede llegar a convertirse en algo, si no desagradable, al menos monótono, por lo que sorprende que Disney y Jerry Bruckheimer no decidieran parar ahí y tomarse un respiro.

Apenas dos años después de la tercera entrega se anunció que la serie continuaría y que aún cuando Orlando Bloom y Keira Knightley ya no formarían parte del elenco, Johnny Depp seguiría interpretando al Capitán Jack Sparrow y que Ted Elliot y Terry Rossio, los guionistas de la trilogía original, regresarían para tratar de revitalizar la serie que ayudaron a lanzar.

La gran sorpresa fue el anuncio del director, pues Rob Marshall no es precisamente la clase de director en quien uno piensa cuando se habla de acción y aventuras, ya que películas como Chicago, Nine (Nueve), o Memoirs of a Geisha (Memorias de una Geisha), que son la parte más conocida de su filmografía, tienen poco en común con el entretenimiento veraniego al que pertenece la serie de Pirates of the Caribbean.

Aún así, me sentía inclinado a otorgar a esta cuarta entrega, subtitulada On Stranger Tides (Navegando Aguas Misteriosas) el beneficio de la duda. Si Verbinsky demostró que podía hacer bien más de un género, ¿quién era yo para asegurar que Marshall no podría hacer lo mismo? Lamentablemente, todo mi recelo estaba justificado.

Tras una medianamente divertida secuencia inicial en que el Capitán Sparrow suplanta a un juez y después se evade de la justicia en una entretenida persecusión, había razones para sentirse optimista respecto a la película, el ritmo se torna disparejo y nos deja en claro que si algo hizo falta para que esta aventura zarpase exitosamente rumbo a su destino, era un navegante capaz de hallar el camino, porque definitivamente Marshall no era el indicado para este proyecto.

Jack Sparrow se reencuentra con Angélica (Penelope Cruz), una antigua conquista con quien, como es habitual, las cosas no acabaron bien y quien está trabajando al lado del legendario pirata Barbanegra (Ian McShane) con las intención de partir en busca de la Fuente de la Juventud.

Angélica está buscando una tripulación y con engaños logra llevar a Jack a bordo del Queen Anne's Revenge, el barco de Barbanegra, sabiendo que Jack posee información sobre la ubicación del mítico lugar. Sin embargo, la búsqueda se convierte en una carrera hacia lo desconocido cuando una pequeña flota española y un buque inglés se lanzan en la misma dirección, todos con la idea de encontrar la fuente antes que los demás.

Los ingleses son comandados por el Capitán Barbossa (Geoffrey Rush), quien se ha convertido en un corsario al servicio de la corona británica. Aparentemente Barbossa tiene razones personales para buscar detener a Barbanegra antes de éste pueda llegar hasta la fuente, y para encontrarla utiliza los servicios del Sr. Gibbs (Kevin McNally), el viejo contramaestre del Perla Negra.

La película tiene sus momentos, pero éstos no son los suficientes ni tampoco son tan memorables como para salvar la nave. El desgaste de la franquicia que era evidente desde la entrega anterior sigue ahí, y ahora hay que sumarle el evidente desencanto de Depp con la saga y/o con su personaje. Y no hay como culparlo. Casi diez horas en pantalla dando vida a un personaje cuando ni los guionistas ni el director parecen tener una idea clara de lo que están haciendo debe dejar de ser divertido bastante pronto.

Y sin embargo, es precisamente la actuación de Depp, además de la inyección de vitalidad que representó la inclusión de Cruz en el reparto, lo que impide que Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides, sea una película tan aburrida e insufrible como su predecesora.

Ian McShane y Geoffrey Rush no recibieron mucho material con el cual trabajar, pues son usados simplemente como contrapunto para las excentricidades de Jack, y se limitan a desplegar su presencia escénica, recitar sus líneas sin mucho convencimiento pero con suficiente profesionalismo, y a dejar que la historia fluya a su alrededor El resto de los personajes de reparto no recibe el más mínimo desarrollo, lo cual para estas alturas ya no debiera sorprender a nadie.

Resumiendo, aún a pesar de que Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides consigue evitar muchos de los problemas que plagaron a la película anterior, no logra resolverlos todos. Por fortuna tiene un ritmo más o menos constante, así que termina por ser complacientemente entretenida para casi todo público. Si esperaban ver esta serie retomar el nivel de calidad y entretenimiento de la primera película, olvídenlo. Lo más que van a obtener será un poco de entretenimiento escapista medianamente logrado y perfectamente olvidable.

Recomendada con muchas reservas, y solo si van a verla con bajas expectativas.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

Reseña: (Red) Hulk #33

Hulk #33 - Ed McGuinness
Guión: Jeff Parker.
Arte: Gabriel Hardman.
Color: Elizabeth Breitwiser.
Rótulos: Ed Dukeshire.
Editores: Mark Paniccia y Jake Thomas (Asistente)
Editorial: Marvel Comics.
Portadas: Gabriel Hardman; Ed McGuinness, Greg Tocchini


Fecha de Publicación: 18 de Mayo de 2011.

Érase una vez que Jeph Loeb recibió la oferta de ir a trabajar a Marvel, dejó botada la serie de Supergirl antes del cierre de su primer arco argumental y lanzó una nueva serie de Hulk junto a Ed McGuinness, que me pareció ser la idiotez más grande que había leído en mucho tiempo.

Casi tan grande como mi desinterés por el trabajo de Loeb es mi gusto por el dibujo de Ed McGuinness, pero lamentablemente no logró hacer que bastara su dibujo para que yo disfrutara la serie (ni siquiera Art Adams o Frank Cho).

Les cuento esto para que entiendan que el que esté reseñando esta revista es aún más raro que el hecho de que me haya gustado. A Loeb lo considero como aquellos padres que se aburren de intentar alimentar bien a sus hijos y les compran Pizza y bebidas (gaseosas) para salir del paso los fines de semana, debe tener una ecuación para escribir cómics populares, en cambio Jeff Parker y Gabriel Hardman habían demostrado ser capaces de hacer un trabajo muy interesante con los Agents of Atlas.

Red Hulk, el General "Thunderbolt" Ross (spoilers), se encuentra al otro lado de la vereda. Tras años de cazar a Hulk, ahora es él el perseguido y no sólo por el ejército, sino también por un villano llamado "0/1" (Cero One). Su sangre está contaminada por unos nanites que son capaces de revertirlo a su forma humana, si se permite descansar un momento y que además transmiten su paradero al ejército que busca capturarlo (o eliminarlo), por lo que se ha visto forzado a permanecer despierto durante 2 meses, en tanto que 0/1, crea cada vez peores amenazas con las cuales acabar con Red Hulk.

Para ser honesto, no entendí absolutamente nada... la gracia es que no me importó. Aún sabiendo nada de la revista, ésta es lo suficientemente interesante como para que eso no afecte el factor entretención, aunque probablemente lo amortigüe. Creo que el que leer este número que está en la mitad del desarrollo de un arco más largo (aunque técnicamente sea un unitario), y sentir que pesa más el interés por buscar lo que ha pasado antes que el hastío de ponerse a averiguar cosas por wikipedia, da fe del buen trabajo de guion que hace Parker.

Tener a Gabriel Hardman ilustrando esta serie me parece un lujo, no sólo se trata de un artista de storyboards con una carrera en Hollywood que debe ser bastante más lucrativa que el dibujo de cómics (es el autor del diseño de la secuencia del rescate del avión en Superman Returns), sino que es además un tipo sumamente talentoso. Es curioso en todo caso verlo en una serie como ésta, su estilo es oscuro, de trazo rápido (si me viera forzado a dar una referencia, me recuerda a Sean Phillips en Criminal), y eso no recuerda mucho a la clase de dibujantes que uno asocia a Hulk, (Ed McGuinness, por ejemplo), pero hace un gran trabajo, el que es perfectamente complementado por el color de Elizabeth Breitweiser.

Diré esto sobre Hulk: me dieron ganas de seguirlo leyendo... lo que creo que es un elogio bastante grande. Recomendado.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

lunes, 23 de mayo de 2011

Reseña: Astonishing X-Men #38

Astonishing X-Men #38 - Salvador Larroca
Meanwhile, part one

Historia: Christos Gage
Lápices: Juan Bobillo
Tintas: Marcelo Sosa

Color: Chris Sotomayor
Rótulos: VC's Joe Caramagna

Portada: Salvador Larroca y Frank D'Armata
Editores: Nick Lowe y Daniel Ketchum (asistente)

Fecha de publicación: 18 de mayo de 2011

Si existe una familia de títulos poco amigable con el lector nuevo u ocasional, es la del universo mutante de Marvel Comics, pues se trata de una serie de títulos con un bagaje de continuidad de proporciones espeluznantes, no tanto por su complejidad -que a veces la tiene-, si no por su extensión. En el mejor de los casos es necesario seguir un título desde la llegada de un escritor, o esperar que tras unos pocos meses uno pueda ir asimilando la información de historias pasadas.

Éste es el primer número de Astonishing X-Men escrito por Christos Gage, pero no por ello debiese pensarse que es un buen punto de partida para lectores nuevos. Por ahora, y al menos en el futuro inmediato, la serie contará con dos equipos creativos, quienes alternarán responsabilidades mes a mes, contando dos historias paralelas. Daniel Way escribió el número anterior y también el siguiente, en tanto que Gage continuará en el número 40 la historia iniciada en este número.

Cyclops, Emma Frost y Wolverine están en Japón defendiendo a Tokyo de un lagarto gigante -Fin Fang Foom, no Godzilla-, así que cuando Henry McCoy, la Bestia, llega a casa a solicitar ayuda, se encuentra solo con la mitad del equipo: Collossus, Storm, y la recientemente reaparecida Kitty Pride. El problema de Hank es simple pero nada fácil, pues necesita organizar una misión de rescate de una estación espacial, la cual fue infestada y secuestrada por los Brood, una especie alienígena a quien los X-Men han enfrentado en múltiples ocasiones.

La razón por la que Hank quiere partir con urgencia y no esperar a que los líderes del equipo regresen es simple. Su novia, la agente Abigail Brand, líder de SWORD -rama de SHIELD especializada en amenazas extraterrestres- se encontraba en la estación cuando los Brood se apoderaron de ésta. Antes de partir, el equipo decide hacer una parada más en busca de otro miembro para la expedición: Lockheed. Una vez que arriban en la estación descubren que su problema no será nada fácil de resolver, pues aún cuando hay sobrevivientes, todos ellos han sido infectados por los Brood.

Lo Bueno: La caracterización de los personajes. Tal vez esa ha sido la característica distintiva de los X-Men desde hace décadas, con una tradición que viene desde Chris Claremont en la que la personalidad de cada uno de los miembros del equipo es parte importante de lo que son los X-Men y tiene un peso específico en las historias contadas. Christos Gage respeta esa tradición y cuenta su historia a través de los personajes.

Lo Malo: El arte de Juan Bobillo no es nada malo, aunque me parece que por momentos estuviese intentando imitar el estilo de Jason Pearson, dibujante regular en los números escritos por Daniel Way. Debo admitir que no he visto ningún trabajo anterior de él, así que puede ser solo una impresión personal. Como sea, el arte luce demasiado disparejo, lo que si bien no llega a convertirse en una distracción si provoca alguna reacción involuntaria de vez en cuando.

Si ustedes esperaban alguna oportunidad para empezar a leer este título, no se trata de una mala ocasión, aunque habrá algunas cosas que les costará un poco de trabajo entender y un par de menciones a sucesos de historias publicadas previamente. Mi recomendación sería buscar los dos números anteriores (36 y 37), donde Way inicia su participación en el título, pues aún cuando retoma algunos elementos de historias de Warren Ellis, es claro que se trata de un nuevo arco.

Lo Feo: Los Brood. Seria y peligrosa amenaza, sobre todo cuando los líderes del equipo no están cerca.

El Veredicto: Astonishing X-Men cuenta con la ventaja de que no es incluída en los crossovers y mega-sagas mayores, por lo que resulta el título de mutantes con menor cantidad de bagaje en la continuidad. Se trata de una serie bien escrita y bastante entretenida, por lo que debiera resultar del agrado de la mayoría de lectores, sobre todo si son fans de los personajes.

Recomendada, pero con las reservas expresadas al principio de este texto.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

viernes, 20 de mayo de 2011

FPT-SPOILERS: Booster Gold #44

Guión y Dibujos: Dan Jurgens.
Acabado: Norm Rapmund
Color: Hi Fi.
Rótulos: Carlos M. Mangual.
Editor: Rex Ogle.
Editorial: DC Comics.
Portada: Dan Jurgens.


Fecha de Publicación: 18 de Mayo de 2011.

Este artículo comenta los sucesos de Booster Gold #44. Si no desean enterarse de los contenidos de la revista, no sigan leyendo

Cuando se anunció Flashpoint se dijo que Booster Gold sería el único titulo del DCU vinculado a la serie principal, así que había que echarle una miradita.

La gracia y el problema de este número de Booster Gold es que funciona como un número #1. Dan Jurgens se da el trabajo de incluir dos páginas que resumen la historia del personaje desde su origen al presente, por supuesto que lo reduce a su esencia, pero es destacable el poder de síntesis aplicado... lo malo es que la secuencia corresponde a una de esas típicas ensoñaciones explicativas que suelen interrumpir el desarrollo de la historia. Es difícil criticar a Jurgens por la movida (que muy probablemente haya sido una petición de su editor), creo que el personaje ha recibido exposición suficiente gracias a 52 y Justice League: Generation Lost, pero la serie a la vez está en peligro de extinción e imagino que la idea de DC es que el crossover con Flashpoint atraiga curiosos que ojalá permitan un salvataje de una serie por la que jamás habría apostado que llegaría a estar cerca de alcanzar el número #50.

El resto de la historia es simple. Luego de su última aventura junto a Rip Hunter (Time Masters: Vanishing Point), Booster Gold llega a su cuartel general y encuentra una pizarra que da pistas de la nueva realidad establecida en Flashpoint.


Desestimando la importancia de la información o su origen, Booster va al refrigerador por una cerveza. Al cerrar la puerta se encuentra con que el mundo a su alrededor ha cambiado. Un rápido escaneo de Skeets confirma que Rip Hunter y Goldstar (la hermana de Booster), ya no están presentes, el cuartel luce abandonado y el mundo a su alrededor ha cambiado.

Investigando los sucesos, acude a Coast City en busca de la asistencia de Green Lantern (Hal Jordan), siendo atacado por la defensa antiaérea de la ciudad, que lo confunde con un ataque de Atlantis. Los constantes intentos del ejército por acabar con Booster constituyen la mayor parte de la historia que cuenta esta revista y sirve para establecer algunos hechos:
  • Aquaman sumergió Europa Occidental bajo el agua lo que ha catalizado un estado de paranoia en EUA que temen una acción similar en su contra.
  • El rol heróico de Superman parece ocupado por Cyborg (de los Titanes).
  • Existe una versión alternativa de cierto asesino recientemente retornado, bajo el control del ejército, que lo usa como arma.
Esto último suena críptico, lo sé, pero es la mayor sorpresa del número y si de verdad quieren saber en que consiste, basta con que visiten éste link donde la misma DC libera el spoiler.

No hay muchas más revelaciones en éste número y la serie parece estar enfocada en dos cosas: atraer lectores nuevos; explorar la realidad alternativa de Flashpoint en forma periférica. Booster descubre Flashpoint al mismo ritmo que sus lectores, pero algo importante debe ocurrir en los próximos dos números si la descripción del número #47 dice: "Booster es el único hombre con el conocimiento para arreglar el mundo, pero debe encontrar a The Flash a tiempo para decírselo…"  ¿cierto?

Es decir, DC jamás publicaría una miniserie tangencialmente relacionada con la historia principal anunciando que contiene revelaciones importantes... no creo... ¿o sí? :D

Si hay algo que me agradó de este número fue el dibujo de Jurgens. Lo sé, estoy tan sorprendido como ustedes.

Jurgens nunca me ha resultado un dibujante atractivo, pero cuando lo conocí en la época de la muerte de Superman me parecía un buen dibujante. Lo que había visto últimamente (casi exclusivamente en los adelantos que se publican semanalmente), me provocaba la sensación de que su estilo se había vuelto sumamente descuidado, como si terminara su trabajo "a la rápida" [texto editado para corregir redacción]. Mi impresión era que Jurgens se había transformado en un dibujante desmotivado que se preocupaba sólo de cumplir los plazos de entrega.

El dibujo de esta revista no es espectacular, es correcto, pero eso es mucho más de lo que había visto de Jurgens últimamente y bastante mejor del estilo caricaturesco y descuidado que venía haciendo Chris Batista para la serie (me gusta más lo que hacía hace 5 o 6 años atrás, justo antes de colaborar en 52), así que fue una grata sorpresa.

Booster Gold de momento parece más que una lectura complementaria, una lectura anecdótica en lo que a Flashpoint se refiere. Nuevamente, es difícil anticipar si finalmente habrá o no verdadera interconexión entre las historias, pero al menos no se trata de una lectura tediosa. El grado de entusiasmo que les provoque Flashpoint probablemente determinará con qué grado de aceptación reciben la revista. De momento no se la recomiendo a los fans ávidos de información, aquí no hay demasiada. Recomendado con reservas.

Calificación:

------------------------------------

Les dejo las páginas del adelanto de esta revista publicado por DC Comics:




Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

jueves, 19 de mayo de 2011

Reseña: Rocketeer Adventures #1

Rocketeer Adventures #1 - Dave Stevens
The Rocketeer
Historia y Arte: John Cassaday
Color: Laura Martin
Rótulos: Chris Mowry

Home Again
Historia y Arte: Mike Allred
Color: Laura Allred
Rótulos: Mike Allred

Dear Betty
Historia: Kurt Busiek
Arte: Michael Kaluta
Color: Dave Stewart
Rótulos: Chris Mowry

Pin-ups adicionales: Mike Mignola con Dave Stewart; Jim Silke
Portadas: Alex Ross (regular), Dave Stevens y Alex Ross (variantes)

Editor: Scott Dunbier

Fecha de publicación: 18 de mayo de 2011

Hace 20 años un héroe surgido de las páginas del comic independiente tuvo su gran oportunidad de brillar en las pantallas de todo el mundo, pero lamentablemente no pudo encontrar el éxito esperado. Sin embargo, con el paso de los años su popularidad no solo no ha decrecido, si no que se ha incrementado, y aún a pesar de que existen muy pocas historias disponibles, Rocketeer es un personaje sumamente popular tanto entre lectores como entre creativos, por lo que no es de sorprender la convocatoria que logra cada v ez que aparece nuevo material.

IDW decidió crear un título antológico en el espíritu de la Rocketeer Adventure Magazine que publicase Dark Horse Comics a mediados de los 1990s, la cual es sin duda la más popular de las versiones impresas del personaje. La lista de colaboradores es simplemente espectacular: Kurt Busiek, Michael Kaluta, John Cassaday, Mike Allred, Mike Mignola, Jim Silke, Laura Martin, Laura Allred, Dave Stewart y Alex Ross. Solo para el primer número.

El número abre con una bonita historia de John Cassaday que, no podría afirmarlo, pero pudiese ser su debut como escritor. Maroni, un rudo gangster, planea etorsionar a las autoridades amenazando con utilizar un proyectil militar robado. Cliff Secord, el Rocketeer, los descubre, razón por la que Maroni decide secuestrar a Betty, la novia de Cliff, a fin de mantenerlo callado. Sin apoyo de las autoridades Cliff acude al hangar en donde Maroni tiene el cohete y a Betty para rescatarla.

La siguiente historia es obra de Mike Allred, y se trata de un sincero homenaje a los pulps de aventuras que tan populares eran en los 1930s. Cliff vuelve a casa justo a la mitad de su aventura neoyorquinapara para solicitar asistencia a Peev con un problema técnico y para limar algunas asperezas en su relación con Betty antes de partir nuevamente. Finalmente, Kurt Busiek y Michael Kaluta revisan los meses de separación entre Betty y Cliff cuando este parte para pelear en el Pacífico durante la guerra y justo hasta después de la rendición de los japoneses.

Lo Bueno: ¿Por donde empezar? Los artistas que colaboran en este primer número se distinguen por la facilidad con que pueden adaptar sus estilos para emular el tono de las historias pulp de la época en que se desarrollan las historias de Rocketeer. Cassaday en particular hace un gran trabajo capturando la atmósfera de la época y los vestuarios de los personajes lucen increíbles. Allred utiliza un estilo ligeramente más burdo y tosco de lo que acostumbra, lo que combinado con los brillantes colores empleados por su esposa resultan en un look evocativo de los comics de la Golden Age. En cuanto a Kaluta, pocos artistas brillan tan intensamente como él cuando se trata de ilustrar a personas comunes en entornos realistas, y los insertos con las aventuras de Cliff se convierten en un excelente contraste.

Las historias son simples y aprovechan al máximo a los personajes, quizás la parte más fuerte del mundo creado por el difunto Dave Stevens. En general se trata de un número bastante disfrutable, sobre todo si, como yo, son fans del personaje. Los pin-ups y el material adicional simplemente redondean el paquete, y a juzgar por el promo del próximo número el nivel de calidad se mantendrá bastante alto en el corto plazo.

Lo Malo: Que tuviera que pasar tanto tiempo para ver al Rocketeer volar de nuevo. Ojalá esta vez lo haga de manera más regular y constante.

Lo Feo: La Leucemia. Horrible enfermedad que año tras año cuesta la vida a toda clase de personas y cuyo combate también es incitado por una campaña incluída en este número.

El Veredicto: Grandes escritores y artistas, un gran personaje y buenos valores de producción, ¿Qué más se puede pedir? Rocketeer Adventures es una gran alternativa para quienes buscan algo más que héroes en spandex salvando al mundo, aunque también contiene algo de eso. Si IDW es capaz de mantener las alineaciones estelares y hallar una audiencia, esta antología puede llegar a volar muy alto. Bastante recomendado.


Calificación:


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

FPT: Flashpoint #1 - ¡Comentado! - 1ª Parte

La idea de este espacio es ir comentando la serie en forma detallada por lo que estará plaga de Spoilers. Si quieren enterarse de los eventos de la revista por su cuenta no lean el artículo.

La secuencia de apertura de Flashpoint corresponde exactamente a las primeras 6 páginas que ya se habían publicado de la serie en el especial del Free Comic Book Day (FCBD).

Hubo varios sitios que publicaron esas imágenes, si aún no las han visto, les recomiendo que las revisen acá, pero la única porción de ese especial que no podrán ver en el #1 de Flashpoint es ésta página, de carácter eminentemente promocional:

Haz click para ver una versión ampliada de la imagen
Los cimientos de Flashpoint provienen de lo que ha venido escribiendo Geoff Johns en Flash desde la miniserie Rebirth en adelante, me preocuparé de comentar las 3 historias de Flash que han aparecido desde entonces, en el tiempo que transcurra entre este debut de Flashpoint y la aparición del segundo número, pero la esencia de la historia es bien simple: Flash Reverso, el Profesor Zoom (Eobard Thawne), odia a Barry Allen de un modo en que sólo el odio de Lex Luthor a Superman es capaz de competir. La tragedia de Zoom es que fue asesinado (accidentalmente), por Barry Allen, pero él proviene del futuro, su origen como persona, científico y villano radica en las aventuras de Barry Allen, en los poderes que obtuvo cuando aquel rayo lo arrojó sobre ese anaquel con productos químicos. La existencia de ambos personajes está tan interconectada que Zoom, por más que lo desee, no puede matar a Barry Allen a riesgo de acabar consigo mismo, así que se conforma con hacerle la vida miserable tanto como sea posible.

Esto que en Flash: Rebirth se tradujo en ver cómo ocasionó la muerte de una mascota de Barry, hacerlo fracturarse una pierna en una escalera y alcanzó proporciones más dramáticas al matar a la madre de Barry y dejar suficiente evidencia incriminatoria como para que el padre de Barry pagara en la cárcel por ese crimen, por el resto de su vida, se ha extendido a un punto en el cual Zoom, de alguna forma, ha logrado modificar la realidad a su antojo, transformándose él mismo en una paradoja temporal.

En el arco argumental "Road to Flashpoint", Zoom consigue matar a Hot Pursuit. Esto debe haber constituido una enorme fuente de endorfinas para Zoom, porque finalmente logra matar a un Barry Allen, no al que odia, pero sí a uno de ellos. Junto con este hecho el Flash Reverso revela que ha alcanzado un entendimiento de la naturaleza de la Speed Force que excede el de Barry Allen, la Speed Force es: "Tiempo. Todo el tiempo. La existencia moviéndose a través de la realidad. Energía cinética. Energía Temporal. Una tormenta de experiencia e inteligencia que puede conectarme a todo y a todos", en otra sección de la revista habla de que "pronto Flash será removido de la ecuación histórica".

La forma en que Zoom mata a Hot Pursuit es absorviendo su linea temporal, su energía vital y con ella todos los conocimientos de una versión de Barry Allen que es un físico teórico especializado en el estudio de la Speed Force, otorgándole el conocimiento supremo sobre su naturaleza y aplicaciones. Armado de éste conocimiento Zoom parece haber encontrado la manera de crear una paradoja temporal en la cual su existencia esté asegurada, sin que para ello Barry Allen deba haberse convertido en Flash.

Érase una vez que Mark Waid era el escritor de Flash junto a Brian Augustyn y Pop Mhan hacía un horrendo trabajo como dibujante de la serie. El año era 1999 y Waid retornaba luego de dejar la serie en manos de Grant Morrison y Mark Millar por un año, para escribir lo que prometía ser la saga épica más importante de su etapa en el personaje: Chain Lightning

Los resultados no fueron los mejores. Si revisan el listado de TPBs de Flash, notarán que Chain Lightning es probablemente la omisión más importante en los recopilatorios de la etapa de Waid escribiendo a Wally West. La historia no es realmente mala, la dibuja Paul Pelletier (lo que es un poroto a favor, en mi opinión), pero Waid en Flash a esas alturas se había vuelto repetitivo, con Wally West perdiéndose en la Speed Force en prácticamente todos los cierres de historia.

Chain Lightning introdujo a un personaje nuevo: Malcolm Thawne, el gemelo malvado de Barry Allen, también conocido como Cobalt Blue.

El origen del personaje es sumamente cliché: Henry y Nora Allen esperaban gemelos, pero una fatídica noche tuvieron que atenderse de emergencia con Asa Gilmore, el Médico de Fallville, pueblo natal de Barry Allen. El Dr. Gilmore recibió la misma noche a Hugo y Charlene Thawne, estafadores de profesión que pasaban por el pueblo. El Dr. Gilmore era alcohólico y había bebido más de la cuenta, lo que coincidió con un corte de luz provocado por la caída de un rayo en su Consulta. El parto de los Allen resultó normal, pero Gilmore mató al bebé de los Thawne ahorcándolo con el cordón umbilical de la madre. Angustiado y lleno de culpa, decidió darle uno de los hijos de los Allen a los Thawne, quienes se conformaron con el cambio... en tanto que los Allen se vieron obligados a aceptar la muerte de uno de sus hijos.

Quizás Waid estuvo enfermo en esa época y pasó semanas en cama viendo telenovelas, no lo sé. El punto es que Malcolm Thawne era el hermano gemelo de Barry Allen y siguió el camino opuesto del héroe de la Edad de Plata, marcado por una infancia llena de maltratos a manos de una familia de estafadores que nunca lo acogió como parte de ella. Que Cobalt Blue y el Professor Zoom compartan apellidos no es una coincidencia, Eobard Thawne es descendiente directo de Malcolm Thawne y a lo largo de los siglos se extiende un feudo familiar entre los descendientes de ambos hermanos que es la trama que se desarrolla en Chain Lightning.

Durante la saga, Cobalt Blue es bien insistente en el punto de que pudo haber vivido la vida de Barry Allen, que originalmente era idílica, de haber tenido la fortuna de no ser el bebé obsequiado a la familia criminal itinerante.

Si miran con detenimiento la imagen promocional con la que abrí el artículo, verán que el ojo izquierdo de Barry Allen es rojo y el derecho es azul... ¿es posible que se haya invertido el destino de los gemelos?

Las dos últimas páginas de The Flash #12 son las siguientes:


Noten el rayo amarillo y el rayo rojo, que simboliza la Speed Force Negativa, generada por Zoom (sé que es una idea difícil de aceptar, pero continuemos).

Se me ocurren algunas ideas. La primera de ellas es que Zoom haya logrado reemplazar la Speed Force por la Speed Force negativa. La segunda es que Zoom haya logrado desvincular su origen del de Barry, convirtiéndose en el origen de su propio poder. Por último está la posibilidad de que Zoom haya descubierto finalmente el lejano parentesco que lo une a Barry Allen y haya conseguido que Malcolm Thawne adquiera los poderes de Flash, convirtiendo a su propia familia en el origen y fuente de la Speed Force y dejando a Barry Allen y a todos los héroes que siguieron su legado, separados de ella.

Esto último tiene una consecuencia indirecta: Bart Allen es hijo de Don Allen (el hijo de Barry e Iris, parte de los Tornado Twins y héroe del siglo XXX) y Meloni Thawne. Meloni Thawne es descendiente de Malcolm Thawne (también es la madre del difunto Captain Boomerang Jr.) y si Barry nunca obtuvo sus poderes y no se casó con Iris, Bart nunca pudo nacer... lo que explicaría (en realidad simplemente con el hecho de que Barry e Iris no sean pareja, como se ve en la historia), la miniserie Kid Flash Lost, o esta imagen donde no es parte del álbum familiar de Flash.


Aunque sí lo es su prima, Jenni Ognats, alias XS, miembro de la Legión de Super-héroes... bueno, de una de ellas.

Creo que la dualidad de colores es la principal pista y lo acentúa esta historia corta de Adventure Comics #526 que comentó en su momento el sitio Comic Nexus. Aquí las principales aunque descontextualizadas:


Noten como cambian de color las piezas del mosaico que arma XS, que es alusivo a su historia familiar. Que exista Jenni y no Bart pareciera indicar que la línea familiar que desaparece es la de los Thawne, tal vez para trasformarse en los Allen, tal vez por alguna otra razón, pero Jenni sólo tiene sangre Allen y Bart es Allen y Thawne a la vez.

Existe entonces la posibilidad de que Zoom se haya transformado en descendiente de Flash o en Flash (pero del siglo XXV), que su apellido ahora sea Allen, al ser descendiente de un Barry que es en realidad el otro gemelo, Malcolm. Y que por tanto no exista la familia Thawne y Don Allen nunca se haya casado con Meloni. Las elucubraciones podrían ser infinitas, pero pareciera que hay que desempolvar los números #142 a #150 de The Flash v2.

Hora de cerrar... el artículo ya se hizo demasiado largo así que tendré que continuar el comentario en una segunda parte. Permanezcan atentos.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com