jueves, 9 de febrero de 2012

Reseña: Thief of Thieves #1

por Esteban Pedreros

Historia: Robert Kirkman
Guión: Nick Spencer.
Arte: Shawn Martinbrough.

Color: Félix Serrano.
Rótulos: Rus Wooton.

Editores: Sina Grace.
Editorial: Skybound/Image Comics.

Portada: Shawn Martinbrough y Félix Serrano.

Fecha de Publicación: 08 de Febrero de 2012

Robert Kirkman vuelve a la carga con un nuevo proyecto de su compañía Skybound Entertainment. Si bien el concepto y la historia de esta nueva serie son de su creación, los encargados de llevarla a puerto son el ascendente Nick Spencer (tengo alguna curiosidad por su participación, debido a que se encuentra bajo contrato de exclusividad con Marvel Comics), y Shawn Martinbrough.

"Thief of Thieves" se traduce como "Ladrón de Ladrones", es una variación de "Rey de Reyes", cuyo sentido bíblico debe serles familiar y todavía me queda alguna duda de si se trata además de un juego de palabras (de idéntico significado en inglés y español). La revista nos cuenta la historia de Redmond, el ladrón más famoso y talentoso de su generación y Celia, su aprendiz y eterno dolor de cabeza.

La trama del primer número es bastante sencilla e introduce a parte del elenco a través de flashbacks, explicando un poco la sicología del protagonista y su relación con su aprendiz. Celia es una ladrona de autos novata que por accidente y buena fortuna intenta robar el auto de Redmond en su bautizo criminal. Redmond, con una mezcla de compasión y porque en el fondo le hace gracia que traten de robarle, termina aconsejando a Celia sobre los mejores objetivos y las mejores estrategias para robar vehículos... damos un salto al presente y nos enteramos de que Redmond se encuentra algo atrasado en la planificación de lo que será su golpe definitivo, momento en el que sus colegas deciden hacerle una visita.

El dibujo de Shawn Martinbrough es buenísimo. Se trata de un autor experimentado, que ha trabajado en títulos como Detective Comics, Challengers of the Unknown (entre otros), y también en publicidad y aquí entrega un trabajo limpio y sencillo, con abundancia de negros y bastante facilidad para dibujar expresiones, de modo que los personajes no tienen mayores problemas para actuar frente a la cámara. Parece de perogrullo, pero los automóviles parecen automóviles, los barrios son distinguibles, los rostros tienen más de dos emociones ("serio" y "aprentando los dientes" suele ser el rango de algunos artistas) y la narrativa es perfectamente clara, así que en la faz gráfica esta revista es sumamente agradable.

Donde tuve algunos problemas fue con el guión, sin que estos llegaran a ser graves. Principalmente tuve alguna dificultad con la historia de cómo se conocieron Redmond y Celia, que es algo así como la versión retorcida de la "Parábola del Buen Samaritano" y el hecho de que el protagonista, para ser un ladrón, resulta ser sumamente agradable y dan ganas de hacerse amigo de él... obviamente los personajes recién se están presentando y queda mucha revista para que revelen más de sus personalidades y objetivos y  tal vez no todo lo que vemos aquí resulte como parece. Aún así me pareció un tanto inverosímil que un maestro ladrón tome como aprendiz a una novata callejera bajo las circunstancias descritas, pero ¿qué se yo de cómo son los ladrones, no?

En cualquier caso la revista introduce suficientes elementos de interés como para hacer que la lectura del #2 me interese llegado el momento y tal vez lo único que moleste un poco sea la insistencia de Kirkman de predicar sobre cómo salvar la industria (en un discurso que viene al final de la revista), pero se agradece el entusiasmo. Recomendada para los fans de las películas de robos y afines.

Calificación:


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com