martes, 29 de mayo de 2012

FE: Por qué Before Watchmen no debería existir

Sé que soy bueno para reclamar y que encuentro tema en cosas que la mayoría dejaría pasar, así que dedicaré este espacio a aquellas cosas que me llamen la atención por algún motivo y me parezcan criticables. Los que no tengan tolerancia a ese tipo de ejercicio, pues ya saben a lo que van así que pueden saltarse la columna, el resto está invitado a reclamar conmigo, re-enviar, re-twittear, linkear, comentar o criticar mis argumentos.
Hace casi 4 meses DC Comics anunció que publicaría Before Watchmen y tanto Alberto como yo expresamos nuestras ideas al respecto... desde entonces he tenido la oportunidad de informarme mejor sobre el proyecto y la génesis del conflicto de Moore con DC y me he dado cuenta de que estaba equivocado... ahora sí tengo ganas de leer las revistas :D

¡¡¡Jajajajajajajajaja!!! ¡¡NOOOOOOO!!

Es mentira. Llegué a la conclusión de que la indiferencia es una postura demasiado tibia y que la situación al menos amerita expresar claramente mi total y absoluto desacuerdo con un proyecto que no hace más que abusar nuevamente de los derechos de los autores de los cómics que tanto nos gusta leer y comentar, algo en lo que la industria del cómic estadounidense tiene un largo y vengonzoso prontuario del que como lectores y partícipes de ella en nuestra calidad de consumidores, debemos estar concientes y actuar conforme estimemos pertinente.

Hubo varios artículos que influyeron en que cambiara de opinión:
  • No fun (Eric Stephenson - It Sparkles!).
Me disculpo por el hecho de que todos los enlaces sean a artículos en inglés, pero son algunos de los que he leído y que me han resultado más interesantes.

En su artículo, David Brothers enumera los hechos relacionados con los problemas que ha tenido Alan Moore con DC Comics relativos a Watchmen, los traduzco a continuación (agregando un dato entregado por Rodrigo en la sección de comentarios del mismo artículo)

  1. El Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons es un cómic enormemente exitoso a nivel creativo, crítico y comercial.

  2. Moore y Gibbons firmaron un contrato que dio a DC los derechos de Watchmen hasta que el libro dejara de imprimirse por un año (eso creo), punto en el cual recibirían los derechos de vuelta.

  3. Watchmen fue un éxito sin precendentes y el libro aún hoy no ha dejado de imprimirse. Como resultado Moore y Gibbons nunca recibieron sus derechos de vuelta.
  4. DC prometió compartir ingresos de los productos relacionados con Watchmen que se comercializaran, y luego fue y produjo mercancía que clasificó como promocional y no le dio nada a Moore y Gibbons.
  5. Estas artimañas junto a un sistema de calificación venidero con el cual Moore no estaba de acuerdo, llevaron a Moore a cortar lazos con DC por completo.
  6. DC compró Wildstorm, que venía junto a America’s Best Comics. Moore sintió que dejar nuevamente DC perjudicaría a sus artistas, así que se quedó.
  7. DC continuó perjudicando a Moore a través de los años, desde destruir sus cómics hasta sabotear (o estropear al punto de que bien podría haber sido sabotaje) la publicación de League of Extraordinary Gentlemen: Black Dossier.
  8. Moore vuelve a cortar lazos, y consistentemente ha rehusado el dinero, propuestas y renegociaciones de DC.
  9. Before Watchmen es una serie de precuelas a Watchmen, unas treinta y cinco revistas que entregarán luces sobre los personajes de la serie.
  10. Alan Moore da entrevistas gruñonas e hiperbólicas, pero su punto de vista básico es que prefiere que no ocurra [n.tr. la publicación de Before Watchmen] (y no porque quiera dinero [no lo quiere, según declaraciones suyas] sino porque es feo y desvergonzado).
  11. A pesar de todas sus faltas, Paul Levitz rehusó permitir que Before Watchmen ocurriera durante su mandato. Tan pronto como se fue, hubo luz verde.
  12. Before Watchmen tiene una motivación económica, no una artística. Nadie dijo "Ey, tengo esta exclente historia de Nite Owl.” Dan Didio dijo, “Ey, necesitamos generar más dinero, y Watchmen está ahí juntado polvo. ¿A quién tenemos que quiera firmar para ganar harto dinero?".
Rodrigo agrega:
  • Algo que tal vez quieras agregar a la cronología es la decisión de DC en Agosto de 2000 de cancelar la edición especial del 15° aniversario de Watchmen (y una línea de figuras de acción), luego de que Alan Moore retirara su apoyo al proyecto (Dave Gibbons eligió hacer lo mismo, en solidaridad con Moore). La declaración de DC anunciando la cancelación del proyecto:

    “DC inició planes para la celebración del decimoquinto aniversario de Watchmen en colaboración con Alan Moore y Dave Gibbons. Subsecuentemente nos han informado que preferirían no participar y no sería una fiesta sin ellos. Por lo tanto, DC no procederá con sus planes previamente anunciados de un tomo de  Watchmen de tapa dura o figuras de acción de Watchmen.”
Tal vez sea tarde para indignarse con cosas que ocurrieron hace 27 años, pero ¿por qué no?

¿De verdad les parece una mejor postura ser cínico al respecto?

Creo que puedo elaborar dos vías argumentativas por las cuales me parece que Before Watchmen es un proyecto que no debiera existir:

  • Argumento Moral:
Que quede claro que es un argumento moral y no legal. DC Comics tiene los derechos de Watchmen y puede hacer lo que quiera con ellos, sin embargo...

¿No les molesta que una redacción contractual ingeniosa despoje a los autores de Watchmen de lo que legítimamente les pertenece?

Lo que DC hizo en 1985 con Watchmen fue algo que presentó prácticamente como "El nuevo trato", de las grandes compañías de cómics con sus autores. Años antes había sido famosa la disputa de Jack Kirby con Marvel Comics por la devolución de sus páginas originales, algo que movilizó a destacados profesionales de la industria (Alan Moore, Frank Miller, Marv Wolfman, etc), a demandar un resarcimiento de una de las figuras más influyentes del medio: "¡¡Marvel!!, ¡¡devuélvele a Kirby lo que es de Kirby!!"

Cuando se anunció Watchmen (en 1985), se presentó al proyecto como un ejemplo de los nuevos tiempos en que se respetarían los derechos de los creadores. DC devolvería la propiedad a los creadores de la serie y este hecho fue destacado por la misma compañía... Ed Brubaker lo expresa mejor en la sección de comentarios de este artículo de Heidi MacDonald:
El principal problema que tengo con todo este asunto, es que el verano en que se anunció Watchmen fue el mismo verano en que fans y profesionales se unieron en torno a Jack Kirby, fue el comienzo del “creators bill of rights” [n.tr. "Ley de Derechos del Creador"] y muchas otras cosas. Y en ese verano, DC proclamó a Watchmen como una victoria de los derechos de los creadores.

Proclamaron que los creadores serian dueños y tendrían control, que esta era una nueva era, no como lo que había pasado con Siegel y Shuster, con Kirby, e incontables creadores de cómics que vinieron antes. Decían que DC era mejor que las otras Editoriales al darle este gran trato a Alan Moore y Dave Gibbons.

Ahora resulta que ese no fue el caso, y que es tal como todos los otros que vinieron antes y actúan como si nunca hubiesen dicho eso.
He leído bastantes comentarios de personas que son rápidas en decir que Alan Moore y Dave Gibbons debieron leer mejor su contrato antes de firmarlo y que es culpa de ellos que DC pueda conservar hasta le día de hoy una propiedad que debió regresarles hace más de 20 años.

¿Qué clase de idiotez es esa?

¿Estamos premiando el ingenio del ladrón?, ¿Es culpa de Alan Moore y Dave Gibbons que DC Comics se aproveche de ellos?, o siguiendo la lógica de J.M. Straczynski, como las empresas rutinariamente se aprovechen de la gente ¿es normal y está bien que se aprovechen de Moore y Gibbons?

El último argumento da casi vergüenza ajena rebatirlo, pero no importa qué tan rutinaria sea la injusticia, eso no la transforma en algo justo.

Vivo en Chile y no conozco en detalle la legislación Estadounidense, pero una regla general de interpretación de los contratos es que una cláusula no puede ser interpretada de un modo en que no produzca resultado, el intérprete debe buscar el espíritu de la cláusula, aquello que los contratantes quisieron decir en lugar de lo que efectivamente escribieron, si dicho texto arroja como resultado una cláusula que no tiene valor, que no produce efectos.

En Chile existe en lenguaje legal la "cláusula meramente potestativa", que es nula. Una cláusula meramente postestativa es aquella en la cual una de las partes se obliga a una determinada prestación en un lenguaje tal que su cumplimiento depende sólo de su antojo, por ejemplo: "entregaré 500 dólares a Juan el día 30 de mayo, si despierto con ganas de hacerlo". La razón de que ese tipo de cláusula sea nula es que se transforma en un mero capricho del promitente su cumplimiento, no hay verdaderamente una obligación.

Uno podría argumentar que si la condición del contrato de Moore y Gibbons con DC respecto de Watchmen es que los derechos les serían devueltos una vez que la revista dejara de imprimirse por un año, el que los derechos aún le pertenezcan a la empresa contradice ambas ideas.

DC puede seguir imprimiendo la revista en forma indefinida, más allá de su vida útil comercial. DC ha mantenido la revista en impresión constante, sacando nuevas ediciones del producto y si el día de mañana deja de ser rentable, podría seguirla imprimiendo en pequeños volúmenes con pérdidas menores a fin de asegurar la mantención de estos derechos.

El simple hecho de que la empresa pueda anular la efectividad de una cláusula del contrato en forma artificial, implica que hay al menos cierta similitud con una cláusula meramente potestativa. El espíritu de la cláusula es que los derechos retornen a los creadores una vez que la empresa haya obtenido una justa compensación por el rol que le cabe en la generación del producto, no que pueda despojarlos de sus derechos en forma arbitraria por el ejercicio de una mera potestad.

Sin duda hay otras estrategias legales para disputar la propiedad de Watchmen que alguien podrá elaborar de manera más informada, pero es absolutamente comprensible que Moore y Gibbons no quieran enfrascarse en una batalla legal con un gigante corporativo que podría arruinarlos simplemente manteniendo el caso en tribunales. Eso no significa que el hecho de que DC pueda hacer y haga uso de esta desafortunada terminología contractual esté bien... y, parafraseando a Moore, deja bastante que desear el hecho que miles de lectores que disfrutamos las historias de personajes que destacan por ser capaces de hacer elecciones difíciles y sacrificarse en beneficio del bien común o de "hacer lo correcto", estemos dispuestos a olvidar principios básicos de moralidad sólo porque queremos leer otra revista de Rorschach.

  • Argumento Creativo:
Watchmen es una de las obras más importantes del cómic estadounidense y tal vez el cómic de superhéroes más importante jamás publicado desde el punto de vista de la calidad artística.

Mientras la mayoría de los personajes creados por Marvel y DC (o "para" Marvel y DC), fueron ideados como publicaciones de duración indefinida, donde algunos creadores comprendían perfectamente que estaban entregando sus creaciones a un tercero y que vendrían nuevos autores que se harían cargo de las historias, Watchmen es una historia de 12 partes y punto.

Ninguno de los personajes de Watchmen están diseñados para tener vida más allá de esos 12 números, cumplen una función específica dentro de una historia finita. Esta historia tiene lugar en un momento específico de la historia que ya no es reflejado en la realidad... una distopía anclada en la realidad de mediados de los 80s, con la sombra del fin de la Guerra Fría, la amenaza del fin del mundo por una guerra nuclear (una idea que motivó muchas obras de ficción y que lo sigue haciendo) y el alzamiento de Gobiernos de extrema derecha en los dos países más importantes del bloque democrático: Estados Unidos e Inglaterra.

Ninguno de los equipos creativos de la serie esta cerca del nivel de Moore, por lo que pensar que van a entregar un producto que alcance los mismos grados de brillantez creativa y de planificación y ejecución, es ridículo. No lo alcanzarán ni en el mejor de los escenarios, porque son obras derivativas de una serie que no deja cabos sueltos y para peor, estarán ambientadas en intervalos de la porción de la historia que ya está resuelta... no me extrañaría para nada que luego de la precuelas de Watchmen DC anuncie las secuelas y más tarde las series regulares si todo resulta en un éxito comercial (y probablemente lo será).

¿Quieres saber más de los personajes de Watchmen?

Pues vuelve a leer Watchmen, no hay información adicional que necesites saber

--

Sinceramente creo que la argumentación relativa a la apropiación injusta o más bien a la preservación indebida de la propiedad de Watchmen por parte de DC debiera bastar para que uno como fan de la serie y como fan del medio en general, deba sentirse con la obligación de al menos meditar el asunto por algunos momentos.

En 1992 una portada de Greg LaRoque me hizo comprar un comic de Flash... 3 años después un cómic de Mark Waid y Mike Wieringo me transformó en fan de Wally West hasta el día de hoy.

¿Pueden separar a sus personajes favoritos de los autores que los crearon o de aquellos que crearon las historias con las cuales los asocian y definen?

Si piensan que escritores y dibujantes son monos entrenados perfectamente intercambiables entre sí, yo soy de la opinión contraria.

Tal vez Moore no les caiga bien o tal vez su postura no les resulte comprensible. Tal vez piensen que estando en su lugar habrían aceptado los distintos ofrecimientos de dinero que le ha hecho DC a cambio de involucrarse en la producción de nuevo material y/o en la explotación del material existente, pero lo cierto es que como co-creador de Watchmen, Moore tiene el derecho de hacer lo que se le antoje.... un ejemplo burdo: Se compran un automóvil y les gusta tal y como es, pero un amigo o vecino de ustedes, tal vez sus novias quieren que le cambien el tapiz, le agreguen un alerón, lo pinten o qué se yo. Tal vez ellos tengan razón y deban hacer todas esas cosas, tal vez los beneficiaría, qué se yo... pero el automóvil es de ustedes y si lo quieren tal y como está, así debe quedarse, eso no le da derecho al resto a modificarlo sólo porque ustedes no quieren hacerlo.

Yo no creo que Moore esté equivocado y admiro la integridad que ha demostrado a través de los años negándose una y otra vez a sumas de dinero que personalmente no creo tener la fortaleza de rechazar, a fin de preservar lo que él considera que es la integridad de su obra.
 
Before Watchmen es la expresión más reciente de la idea de que la franquicia y los personajes están por sobre sus creadores, del deseo irrefrenable e irreflexivo del fan de consumir un producto buscando reproducir un sentimiento apolillado en la memoria.

No voy a comprar, leer o informarme respecto de Before Watchmen por estos motivos, iniciar un Boicot o una Cruzada en su contra está fuera de mi alcance y mi interés, pero los llamo a pensar un poco al respecto, compartir sus ideas respecto de este artículo y quién sabe, tal vez ustedes también cambien de opinión.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com