martes, 11 de septiembre de 2012

Reseña: Hell Yeah #5

por Esteban Pedreros

Escrito por: Joe Keatinge
Dibujado por: Andre Szymanowicz.
Entintado por: Fabio Redivo.
Coloreado por: Jason Lewis.

Rotulado por: Douglas E. Sherwood.
Editado por: Ron Richards.
Creado por: Joe Keatinge y Andre Szymanowicz.

Editorial: Image Comics.

Portada: Andre Szymanowicz.

Fecha de Publicación: 05 de Septiembre de 2012.

Hell Yeah es una serie que trata sobre Benjamin Day (Ben Day, un guiño/homenaje a los Ben-Day dots), el poco ambicioso y apático hijo de un héroe de Guerra, que pertenece a la primera generación criada en un mundo donde los superhéroes finalmente han llegado a existir y que a pesar de tener algunas habilidades especiales no parece tener mucho interés en decidir qué hacer con ellas

Me llamó la atención esta serie debido a que el escritor es Joe Keatinge, cuyo trabajo vengo disfrutando bastante en la serie de Glory que dibuja el talentoso Ross Campbell. Acá sin embargo no estoy del todo satisfecho con la historia.

Describirles el argumento del #5 sería muy complicado debido a que la historia que se ha desarrollado en la revista es bastante intrincada y se las echaría a perder. Basta decir que se expanden algunos detalles del origen del protagonista, hay algunas apariciones sorpresivas, muertes inesperadas y las explicaciones del guión de la serie, que ha sido una costante aparición de personajes que quieren matar al protagonista, sin que nadie termine de explicar por qué (es una especie de chiste recurrente que alguien muera o desaparezca antes de dar o recibir respuestas), no llegan.

Hell Yeah es una revista de cómics que se nutre de cómics, rinde homenaje al género de superhéroes al usar y abusar de varios de los clichés que lo pueblan. Keatinge ha comentado en la sección de correo que su intención era homenajear los primeros cómics de Image y que su serie es como un cómic de Liefeld de hace 20 años... ciertamente ha tenido éxito en construir un guión intrincado, arbitrario, confuso y falto de sentido.

Es posible que exista un plan de largo aliento que tome todos y cada uno de los cabos sueltos de esta serie y los resuelva de una manera satisfactoria, pero hay que preguntarse si con lo que está entregando Keatinge hay suficiente como para justificar la paciencia que requerirá llegar hasta ese punto.

El dibujo de Andre Szymanowicz es bueno y tiene cierto encanto amateur, pero si el estilo de dibujo que les gusta es de un acabado más elaborado probablemente no van a quedar del todo satisfechos. Es un dibujo de línea limpia que se apoya en el trabajo del colorista para la generación de sombras y detalles y de vez en cuando lo deja a uno con la sensación de que hay algo raro en la perspectiva. El diseño de página es bastante convencional, pero la narrativa es clara y cumple con lo que requiere la historia.

En este momento y teniendo en cuenta que el primer recopilatorio abarca los números #1 a #5 de la serie, la lectura es un tanto frustrante. Si los elementos decorativos de la serie, es decir, los guiños a distintos personajes de cómics y clichés del género, los entretienen, es posible que disfruten la serie. Si se caracterizan por ser impacientes y a estas alturas les gustaría saber exactamente de qué trata lo que están leyendo, tal vez la frustración les amargue la lectura. Moderadamente recomendada.

Calificación:


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com