lunes, 8 de octubre de 2012

Reseña: Danger Club #4

por Esteban Pedreros

Guión: Landry Q. Walker.
Arte: Eric Jones.
Colores: Michael "Rusty" Drake con Garry Black (página 1).

Letras y Logos: Jimmy Betancourt.
Producido por: Juan José Díaz.
Editado por: Branwyn Bigglestone.
Color Flats: Pannel Vaughn.
Creado por: Landry Q. Walker y Eric Jones.

Editorial: Image Comics.

Portada: Eric Jones y Michael "Rusty" Drake.

Fecha de Publicación: 03 de Octubre de 2012.

Pocas series me han llamado tanto la atención este año como Danger Club. Se trata de una oscura serie superheróica donde el mundo ha quedado a merced de los sidekicks, luego de que los superhéroes viajaran al espacio a enfrentar una amenaza para la existencia del planeta y los jóvenes quedaran sin guía y sin supervisión, obra que el mismo escritor ha clasificado como una mezcla entre los Teen Titans y El Señor de las Moscas.
Han pasado varios meses desde la aparición del número #3 de la serie. Como no se trata de una circunstancia poco común en la industria, asumí que se debía a algún de sobrecarga de trabajo o alguna otra causa trivial, pero mientras buscaba un poco de información sobre la revista descubrí que se debía a que los hijos del colorista fueron atropellados por un camión y esto atrasó el proceso de producción por varios meses. Este número #4 fue anunciado originalmente para agosto (el primer TPB se solicitó para Noviembre), y vaya que ha valido la pena la espera.

Kid Vigilante (muy parecido a Robin/Nightwing como líder de los Titanes), maneja a su grupo de aliados con secretismo y algún grado de arrogancia. Como declaró en el primer número, su superpoder es que siempre tiene la razón, pero esta actitud parece estar generando alguna disensión entre sus tropas, específicamente en Jack Fearless (quien parece una mezcla de Bucky y Nick Fury), al aproximarse al siguiente blanco en el plan de Kid Vigilante para salvar al mundo.

Me permito ser así de vago en la descripción del guión porque Danger Club merece que la lean sin que se las eche a perder. Si entienden inglés y tienen una cuenta de Comixology, pueden leer gratis el primer número aquí.

Danger Club es una serie especialmente disfrutable si son fans de los cómics de superhéroes y lo han sido por años. La serie se nutre del conocimiento que tenga el lector de los estereotipos que pueblan el género y los explota al menos de dos formas: a) permitiéndose descansar en ese conocimiento a fin de no gastar tiempo en introducciones que ralenticen el progreso de la historia; b) en tomar desvíos respecto de la historia conocida, para explorar nuevos conceptos y explotar las reacciones viscerales del lector (pensé que fulano era como Kid Flash, pero en realidad es un @#$%&$!!!). Algo que me ha agradado mucho de la serie, es que la exposición se hace conforme avanza la historia... hay muchísima información comprimida en los diálogos de los personajes y partes de ella se tornan relevantes conforme se avanza, pero junto con aportarle esta sensación de "descubrimiento" al lector, permite que uno tenga la sensación de que se trata de un universo y una historia mucho más compleja que la estrictamente atingente a la que está en desarrollo... es como empezar a ver una serie en la mitad y contruir el rompecabezas con los pedazos de información que vas recibiendo, sin que el proceso sea confuso o agobiante.

Tipicamente cuando uno reseña el primer número de una serie la actitud final es: "hay que esperar a ver si los elementos que se esbozan aquí, se transforman efectivamente en una historia interesante". Danger Club te tira a los leones o te pone a conducir en la avenida principal de tu ciudad en el primer día la escuela de manejo, elija su alegoría. Creo que sólo por eso la serie ya era destacable y el que Walker haya mantenido mi interés con cada nueva entrega hace que de ahora en más tome nota de su nombre... cabe mencionar que junto a Eric Jones ya había realizado series como Supergirl: Cosmic Adventures In The 8th Grade, Batman: The Brave and the Bold (basado en la serie animada) y Little Gloomy para SLG que ha sido adaptada como dibujo animado en Europa bajo el nombre de Scary Larry.

Eric Jones hace un excelente trabajo en el apartado gráfico. El arte recuerda a un dibujo animado, pero esa es una idea que se olvida fácilmente gracias la sangre que vuela tan gloriosa y profusamente en varias viñetas de la serie. Se trata de un estilo muy limpio y expresivo, algo caricaturesco, que es resaltado de excelente manera por el trabajo de Drake... al principio de la reseña les comentaba el lamentable accidente que sufrieron sus hijos y si bien la idea de reemplazar al colorista por cualquier otro es fácil de alcanzar, Walker y Jones dejaron claro que el aporte de Drake era esencial para que el arte mantuviese la consistencia y calidad que han destacado a la serie. Aquí les dejo una página que encontré en su versión en blanco y negro y coloreada:


En otras ocasiones he reclamado por el trabajo de algunos coloristas que colorean los trazos del artista haciendo que el dibujo pierda definición... aquí creo que se puede ver que el problema no es la técnica, sino que la forma en la que se aplica, porque Drake logra que el resultado final sea muy atractivo:



En suma, Danger Club es una excelente revista y sus creadores son tipos talentosísimos que merecen mucho más atención que la que les ha prestado el medio hasta ahora... DC y Marvel debiera tomar nota para provecho propio y para que más gente sepa de sus trabajos. Altamente recomendada.

Calificación:


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com