miércoles, 14 de noviembre de 2012

Fin de Hellblazer = ¿Fin de Vertigo?

El pasado 8 de Noviembre DC Comics anunció que el #300 de Hellblazer, que aparecerá en el mes de Febrero será el último número de la serie más longeva del sello Vertigo.


Del listado de cómics de Febrero:

HELLBLAZER #300

Written by PETER MILLIGAN
Art by GIUSEPPE CAMUNCOLI and STEFANO LANDINI
Cover by SIMON BISLEY
On sale FEBRUARY 20 • 48 pg, FC, $4.99 US • MATURE READERS • FINAL ISSUE

It’s the heart-rending conclusion of “DEATH AND CIGARETTES”—and the end of Vertigo’s longest running series. John Constantine has escaped, cheated, narrowly avoided and even reversed death on multiple occasions over the past 25 years. Now, we will test whether the old boy has one more second chance in him. Don’t miss this epic, oversized special issue celebrating everything that makes John Constantine so bloody unique.
"Es la desgarradora conclusión de "MUERTE Y CIGARRILLOS"—y el final de la serie más duradera de Vertigo. John Constantine ha escapado, engañado, apenas evadido y hasta  revertido la muerte en múltiples ocasiones durante los últimos 25 años. Ahora descubriremos si el viejo consigue tener una segunda oportunidad  más. No te pierdas este épico número especial doble celebrando todo lo que hace a Johns Constantine tan malditamente único ".

No voy a rasgar vestiduras por este anuncio debido a que no me afecta personalmente... no he leído más que una veintena de revistas de Hellblazer en mi vida (aunque disfruté mucho "Dangerous Habits" de Garth Ennis) y por lo tanto no es como si de pronto decidieran que Wally West es un personaje agotado y resucitaran a Barry Allen para reemplazarlo en forma definitiva (no para mi al menos).

Pero si hay algo en lo que tengo que estar de acuerdo con los indignados fans de Hellblazer es que cerrar la serie de Vertigo para lanzar "Constantine" es un anémico consuelo... y la razón de que resulte tan frustrante es que cuando piensan que será una versión suavizada del personaje, tienen toda la razón.

Según el último reporte de ventas Hellblazer ronda las 9.200 copias mensuales (acá pueden ver un análisis más extenso). En términos generales eso es malo para una compañía como DC, que habitualmente cancela series que bajan de las 20.000 copias mensuales

¿Cómo sobrevive Vertigo entonces?

Pues hay una combinación de factores... el mito más reproducido es que la fortaleza del Sello está en la venta contínua de Tomos Recopilatorios de sus series más aclamadas. Eso es ayudado por la contínua generación de títulos de aclamación crítica y éxitos de ventas que son bastante relativos en términos del mercado general. Las series más exitosas del sello actualmente son American Vampire (15.000 +/-) y Fables (17.000 +/-), pero hubo éxitos como Sandman, 100 Bullets, Preacher, Y the Last Man, Lucifer, etc., que cimentaron la existencia de un grupo fiel de lectores que prefieren temáticas distintas de los superhéroes y que además tienen la posibilidad de completar una historia a cargo de un equipo creativo constante con un enfoque personal.

Cuando DC comenzó su relanzamiento recuperó a algunos personajes que habían pasado a formar parte de Vertigo: Madame Xanadu, Black Orchid, Swamp Thing y John Constantine (de los que recuerdo en estos momentos). Constantine tuvo el raro privilegio de mantener simultáneamente dos versiones dispares provenientes de fuentes diversas... Hellblazer en Vertigo y Justice League Dark en el DCU. Swamp Thing por el contrario vio frustrado su relanzamiento a manos de China Miéville (un exitoso novelista británico de fantasía), en favor de la versión escrita por Scott Snyder e incorporada al DCU, en tanto que la serie de Madame Xanadu fue cancelada para facilitar la asimilación.

La conclusión creo que podría ser que la compañía estima que tener series paralelas con enfoques diversos puede confundir a los lectores... creo que tienen algo de razón en lo que respecta a los mitológicos y elusivos nuevos lectores que no estan familiarizados con los cómics. Tal vez incluso al ocasional lector que compra recopilatorios en librerías. Pero en lo que respecta a la masa compradora que conforma las mayor parte de su universo de lectores, confundirlos con algo como eso es muy difícil (no numerar los recopilatorios confunde muchísimo más).

Lo que realmente creo que está ocurriendo es que para el nuevo régimen post-Levitz no tiene sentido no monetizar propiedades intelectuales que les pertenecen. Es un enfoque pragmático y puramente económico que puede resultar muy controvertido (¡Arde Before Watchmen!, ¡¡ARDE!!), pero que tiene una lógica lucrativa irrefutable.

Hellblazer tiene una demanda estable y constante de poco más de 9.000 copias mensuales, pero el John Constantine del DCU escrito por Jeff Lemire en Justice League Dark vende 30.000 copias mensuales (+/-), por lo que la nueva serie de Constantine seguramente arrastrará a una buena parte de los lectores que disfrutan esa versión del personaje y a unos cuantos de los lectores de Vertigo con síndrome de abstinencia y fantasías terroristas.

Seguramente será una versión deslavada, anémica, con parches de nicotina, cerveza sin alcohol y comida vegetariana, pero que seguramente debutará con unas 50.000 copias y se estabilizará por las 25.000 a 6 meses de su lanzamiento. Casi tres veces más que su versión actual y ofreciendo ingresos inmediatos y  constantes, en lugar de pequeños y a largo plazo, como ocurre actualmente.

Obviamente el paradigma de publicación de cómics está cambiando y el cambio sólo cabe deducirlo y suponerlo porque jamás habrá una respuesta explícita de parte de las compañías.

¿Cuáles son los cambios?

El enfoque es la maximización de réditos por ventas de series de periodicidad mensual. Es claro que la industria se aleja del modelo de ingresos constantes provenientes de la mantención de una librería de recopilatorios en favor de potenciar el flujo constante de ingresos por ventas mensuales. Los recopilatorios nunca llegaron a dominar la industria, pero creo que en su mejor época prometían potenciar la calidad del producto por sobre su periodicidad y rédito inmediato.

Ventas, ventas, ventas. Los accionistas quieren números azules y reparto de ganancias cada trimestre y Marvel y DC sienten la presión.

Hay algún grado de compromiso, ya que no se puede obviar completamente que hay un trasfondo artístico en la industria y es necesario darle a los creativos algún mínimo de instancias de "esparcimiento". Pero será sólo por el tiempo en que entreguen de vuelta trabajos que justifiquen esa inversión.

Karen Berger está editando Dial H. Una revista con un toque de Vertigo, pero asentada en el DCU y escrita por China Miéville (¿recuerdan lo de Swamp Thing?). Es posible que Berger tenga una influencia positiva en el DCU, principalmente como interlocutora con el largo listado de gente que se ha peleado con DC dado el respeto que manifiestan hacia ella. Pero a la vez resulta curioso verla editando un cómic en el DCU.

En un Podcast reciente de Wordballoon le preguntaban a Jeff Lemire si la dinámica de funcionamiento de Vertigo había cambiado en cuanto al tipo de propuestas que estaban pidiendo y aceptando (46:40) y este respondía que él y Snyder eran escritores importantes para DC en estos momentos por lo que la compañía se preocupaba de mantenerlos contentos y que no había experimentado ningún cambio en cuanto al trato de Vertigo, pero que en realidad lo mejor sería preguntarle a gente que esté en una posición menos cómoda para que puedan darle una mejor respuesta.

Creo que lo que podemos extraer del término de Hellblazer es que Vertigo está en riesgo de cambiar radicalmente su enfoque de publicaciones y sus criterios comerciales. Tras los cambios que estableció la compañía tendientes a reducir los costos de financiar los emprendimientos individuales de los creadores y maximizar los ingresos de la empresa (que han motivado a varios creadores a buscar el apoyo de empresas como Image que no solicitan cesiones de derechos, pero a cambio sólo aportan con infraestructura y publicidad -no pagan por las páginas de los dibujantes, por ejemplo), la idea de sustraer personajes del DCU, que entrega mayores retornos, en beneficio de hipotéticas ventas de recopilatorios, dejó de ser una ecuación que tenga sentido para la empresa.

Vertigo parece transformarse poco a poco en un lugar similar a ICON (de Marvel). Un refugio para que los creadores más exitosos de la empresa hagan proyectos personales entre medio de las series más visibles que les asignen y donde proyectos como los que le dieron fama al sello, quedarán postergados y tal vez olvidados del todo.

El fin de Hellblazer no sólo es el fin de John Constantine tal y como lo conocemos, es el anuncio de un cambio definitivo en el paradigma de las publicaciones de la Editorial y el asentamiento de un nuevo modelo comercial que empieza a dejar atrás su periodo de transición (con gritos y pataleos de por medio). Algo que será indistinto para quienes vengan disfrutando el enfoque, pero un cambio doloroso para los lectores que han disfrutado el sello Vertigo desde 1993.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com