lunes, 19 de noviembre de 2012

Reseña: Fantastic Four #1

por Esteban Pedreros

Escritor: Matt Fraction.
Lápices: Mark Bagley.
Entintador: Mark Farmer.

Colores: Paul Mounts.
Rotulista: Clayton Cowles

Editores: Tom Brevoort con Lauren Sankovitch y Jake Thomas (Asistente).

Editorial: Marvel Comics.
Portada:  Mark Bagley, Mark Farmer y Paul Mounts.

Fecha de Publicación: 14 de Noviembre de 2012.

Tras el revitalizador paso de Jonathan Hickman por los Fantastic Four, que los llevó desde un estado algo anémico a transformarse en uno de los cómics favoritos de la crítica y un éxito de ventas que condujo al lanzamiento de una segunda serie regular, es hora de que Matt Fraction deje su estampa en la Familia más famosa de Marvel Comics y la piedra angular de su universo comiquero.

Es un día normal en la vida de los Fantastic Four, han viajado millones de años hacia la prehistoria y están a punto de ser tragados por un dinosaurio gigante, pero Reed hace los cálculos a tiempo y logran volver sanos y salvos al presente... bueno, más o menos. Lo que parecía una aventura rutinaria revela un preocupador panorama cuando al examinar una herida recibida por Reed (su brazo es destrozado por la mordedura del Dinosaurio), éste descubre que experimenta una progresiva y letal degeneración molecular, producto de un efecto secundario de las Moléculas Inestables que le dieron sus poderes a los Fantastic Four. 

Consciente de que estas noticas significan su muerte y la de su familia a mediano-corto plazo, decide embarcarlos en una misión de exploración del pasado, presente y futuro del universo conocido y desconocido, guardándose las verdaderas motivaciones... encontrar una cura para su estado y salvar a su familia o en su defecto, pasar juntos lo que les queda de vida.  Todo lo cual suena a mala idea si se tienen en consideración las siniestra sombras que los ominosos sueños premonitorios de Franklin Richards proyectan sobre la expedición.

Mis problemas con los guiones de Fraction están bien documentados en el Podcast y en este mismo Blog, pero sigo considerando que se trata de un escritor de muy buenas ideas que suele ofrecer "High Concepts" muy interesantes (ideas de "alto vuelo" que mezclan conceptos dispares), pero en mi opinión suele fallar en el remate de sus historias. En este caso la revista está firmemente vinculada a la idea central del otro título de la franquicia, FF, donde el grupo conformado por She-Hulk, Miss-Thing, Ant-Man y Medusa se reúne para reemplazar brevemente (al menos eso es lo que ellos creen), a los Fantastic Four durante los cuatro minutos que debiera durar su viaje por el tiempo y el espacio, por lo que este debut termina funcionando más como un prólogo de aquella serie que como una historia autónoma, de modo que la lectura se hace sumamente tediosa al meramente extender una idea que estaba suficientemente explicada en el texto y las entrevistas promocionales de la serie. Fraction intercala esa idea central con varias viñetas que sirven para explicar un poco la personalidad de los personajes, pero que no pasan de ser puramente anecdóticas, por ejemplo, la pelea de Ben Grimm con la Pandilla de Yancy Street no se entiende, no está debidamente contextualizada y utiliza muchas páginas (4), para algo que Lee y Kirby hacían mucho mejor en unas cuantas viñetas. Lo mismo ocurre con una cita de Johnny Storm con Darla Deering, donde Johnny parece haber olvidado completamente todo lo que maduró durante su muerte y resurrección escritas por Hickman... más que "estudios de personalidad", parecen relleno para completar las 20 páginas de la revista.

El dibujo de Bagley es bastante mejor de lo que se ha podido ver en el último tiempo. En ocasiones el entintado de Mark Farmer hace (apropiadamente), recordar a Alan Davis y suaviza los habitualmente toscos lápices del veloz y eficiente dibujante. Es bueno ver que Marvel haya decidido apostar por darle a Bagley espacio para el preciosismo antes que simplemente dejarlo lucirse por el volumen de trabajo que es capaz de completar en un año, algo que al parecer fue la única virtud por la cual lo contrató DC cuando lo puso a cargo de Trinity hace algunos años. Aún así, creo que al competir con Michael Allred en la serie hermana FF, saldrá inevitablemente mal parado en las comparaciones.

La paleta de colores de Paul Mounts es un tanto opaca para mi gusto, pero Mounts lleva más tiempo coloreando los Fantastic Four que nadie, así que su trabajo es parte de la identidad gráfica de la serie.

Al igual que All-New X-Men, Fantastic Four adolece de un comienzo lento que hace desear que la serie FF hubiese sido lanzada primero y esta otra hubiese partido con su número #2. No hay nada malo con la revista, pero tampoco hay nada particularmente destacable y al igual como los escritores que llegan a Batman sienten la compulsión de revisitar el asesinato de sus padres, pareciera que Fraction siente la necesidad de rendir homenaje a Lee y Kirby de una manera que mira más al pasado que al futuro de la serie (por ahora). Moderadamente recomendada.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com