lunes, 28 de enero de 2013

Reseña: Bedlam #3

por Esteban Pedreros

Historia: Nick Spencer.
Arte: Riley Rossmo.

Colores: Jean-Paul Csuka.
Diseño: Tim Daniel
Rotulista: Kelly Tindall.

Editorial: Image Comics.
Portada:  Frazer Irving.

Fecha de Publicación: 23 de Enero de 2013.

Hace algunas semanas Andrés reseñaba los primeros números de Bedlam, y la verdad es que me sentí como pistolero del viejo oeste que se queda con el revólver en la funda, porque tenía también ganas de revisar la serie de Nick Spencer y Riley Rossmo.

Nuevo número... nueva oportunidad.

Luego de los eventos que describió Andrés, Fillmore Press logra contactar con éxito a la Detective Ramira Acevedo, quien ha ascendido en el organigrama policial desde la última vez que Fillmore estuvo libre por las calles de Bedlam. El único problema es que Acevedo está convencida de que Press no es más que la identidad del perturbado asesino de ancianas, que incentivado por las maniobras que le ordenó ejecutar su superior, ha decidido confesar el largo listado de crímenes cometidos por ese asesino serial.

La perturbada mente de Press le permite comprender el objetivo de los crímenes del asesino de ancianas y rápidamente logra deducir su modus operandi y los númerosos crímenes sin resolver de su autoría, sin llegar a conectarse lo suficiente con la realidad como para comprender que la policía no hace más que celebrar el cierre de números casos pendientes entendiendo la aparición de Press nada más que como una extensa y postergada confesión. Sin embargo la Detective Acevedo intuye que hay algo más detras de Press que un simple deseo de llamar la atención y reclamar la autoría de sus crímenes y decide ahondar en la investigación llamando a un "consultor externo".

Creo que Bedlam podría describirse como un título no oficial de Batman con tratamiento de serie de HBO o AMC. Es imposible no reconocer en el elenco de personajes a Jim Gordon, Harvey Bullock, Renee Montoya, el Joker, Batman y tal vez al Dr. Hugo Strange. Bedlam parece venir a responder la pregunta que todos nos hacemos al leer cómics de Batman

¿Cómo es que siguen metiendo al Joker al manicomio con la cantidad de personas (¿centenares?, ¿millares?, ¿más?), que ha asesinado?

Bedlam es una palabra inglesa que es sinónimo de locura y deriva de la corrupción de "Bethlem" el nombre de un hospital siquiátrico. Debido a la influencia de las traducciones utilizada en la serie de Batman en los 60s, es común que nosotros hablemos de "Gotham City" como "Ciudad Gótica", pero en realidad "Gotham" es un nombre que utilizó Washington Irving (el autor de "Sleepy Hollow") para referirse a New York queriendo significar que era un lugar de locos (tomado a su vez de la localidad de Gotham, Nottinghamshire). Así que se trata de un referencia directa a la ciudad de Batman, por vía asociaciativa.

Por otro lado "Fillmore Press", creo que es seguro asumir que es un juego de palabras con "fill more press" que creo que sería "llenar más prensa", que supongo que podría leerse como una crítica al sensacionalismo con que la Prensa informa de los delitos que se comenten y el retorcido estatus de celebridad que obtienen algunos criminales como es el caso de Madder Red en Bedlam.

Esta es una revista para los fans de Batman que quieren leer una redención pavloviana del Joker y hay que aceptarlo... ¿quién no quiere leer esa historia?... siempre y cuando el Joker retorne a su saludable estado de espina en el costado de Batman hasta que se publique la última historia del cruzado encapotado (ojalá mucho tiempo después de que deje de leer cómics).

El dibujo de Rossmo me agrada mucho. Encuentro cierta cercanía en el diseño de personajes con algunas series japonesas, especialmente la máscara de Madder Red y al igual que a Andrés, me gustó el uso limitado de colores para subrayar la atmósfera y el contenido emocional de las distintas escenas.

Bedlam es una historia interesante por donde se la mire, que dado su publicación independiente, tiene la posibilidad de hincar más hondo el diente en algunos de los elementos de la mitología batmaniana y que debiera resultar atractiva no sólo para los númerosos fans del cruzado encapotado, sino para cualquiera que busque una lectura más compleja y sicológicamente retorcida que la que el mainstream comiquero puede proporcionar. Sólo me queda hacer una pregunta...

¿DC... Nick Spencer te propuso esta historia para Batman y la rechazaste?

*¡Sigh!*... No sería nada de raro. Muy recomendada.

Calificación:


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com