miércoles, 8 de mayo de 2013

Reseña: The Movement #1

por Esteban Pedreros
@epedreros

Escritora: Gail Simone.
Artista: Freddie Williams II.
Colorista: Chris Sotomayor.
Rotulista: Carlos M. Mangual.

Editores: Kate Stewart y Kyle Andrukiewicz (Asistentes) y  Joey Cavalieri.
Editorial: DC Entertainment.
Portada: Amanda Conner y Dave McCaig.

Fecha de Publicación: 01 de Mayo de 2013.

Tras el despido y recontratación de Gail Simone gracias a la presión de los fans, el mal rato con la Editorial parece haber quedado en el pasado con el lanzamiento de esta nueva serie, cuya campaña promocional dio a entender que se relacionaba con el movimiento social de "Occupy Wall Street".

¿En qué consiste "The Movement"?

Coral City es una Ciudad Corrupta y su gente está cansada.

En un callejón de la ciudad una pareja de Policía intenta obtener favores sexuales de una menor de edad a cambio de evitar una detención por posesión de drogas, sin embargo son sorprendidos y grabados por una multitud que luego los denuncia y exhibe públicamente.

El Capitán Hoss es el encargado de la policía y se ve impedido de actuar contra los oficiales responsables de la agresión debido a la burocracia imperante en la Ciudad, pero rápidamente deberá dejar atrás la frustración cuando llega el reporte del hallazgo de un cadáver que parece ser obra de un asesino en serie apodado "Cornea Killer", por tener la costumbre de remover los ojos de sus víctimas. La evidencia encontrada en la escena del crimen y el aviso de un ataque en una parroquia lo llevará a ingresar a "the Tweens", el territorio que se extiende entre la calle 10 y la 20 de la ciudad, iniciando un enfrentamiento directo con The Movement.

Hay que partir aclarando que la relación de este cómic con el movimiento "Occupy Wall Street" es meramente inspiracional. Hay algunos elementos estéticos propios de ese movimiento como el uso de las máscaras de Guy Fawkes (que acá son reemplazadas con otras máscaras), o el descontento con la forma en que funciona una determinada institución (la Economía allá, la corrupción política y policial acá), que sirven como marcos de referencia para estructurar algunos elementos de The Movement, pero el contenido politico reaccionario no parece ser uno de ellos.

Hay varias cosas interesantes en esta revista. La principal de ellas es proponer que el pueblo, en el contexto de la corrupción e inoperancia de la policía, pueda, impulsado por un grupo de jóvenes con poderes, reclamar la posibilidad de autogobernarse, rechazando el accionar de la policía dentro de un territorio determinado. Sin bien se trata de una idea reaccionaria que echa por tierra el que la institucionalidad deba primar por sobre los individuos para dar orden a la sociedad, lo cierto es que lo hace dentro de un contexto "aceptable", que no propone que determinadas estructuras socialmente aceptadas sean intrínsecamente injustas y deban ser destruídas... sino que justifica la rebelión a partir de la corrupción e impunidad de la policía, es decir, se trata injusticia evidente por consenso y que no acarrea tanta polémica.

Los poderes de los personajes que conforman el grupo central de personajes me resultaron interesantes alejándose de algunos de los clichés del género, aunque debo decir que encuentro un tanto repetitiva la sordidez de los delitos que comenten los villanos de Gail Simone. De vez en cuando me gustaría leer de alguien que roba bancos o algo por el estilo, en lugar de la descripción de un sicópata que parece salido de la serie Criminal Minds.

El dibujo de Freddie Williams II no me agradó demasiado. Érase una vez, cuando Tim Drake era Robin y Williams dibujaba la serie, que su trabajo me agradaba bastante, pero su estilo ha ido volviéndose cada vez más caricaturesco y confuso y en varias escenas me resulta distractor el uso de expresiones faciales muy exageradas que parecen contradecir totalmente el tono de la historia de Gail Simone. Creo que el estilo de Williams, con un grado mayor de contención, resultaría apropiado para una serie de aventuras o humorística (creo que sería una excelente elección para dibujar a Plastic Man, por ejemplo), pero no estoy tan seguro de que encaje con esta historia en particular.

The Movement es una idea bastante interesante que seguramete tendrá bastantes problemas para afianzarse en el Universo DC. No sólo se trata de una serie publicitada como un producto completamente distinto, sino que carece del gancho de personajes conocidos de la editorial y abarca temáticas que no son las más populares. La fanaticada de Gail Simone es bastante grande y espero que su apoyo a las ventas de la serie le permitan a Simone trabajar los conceptos esbozados en este debut lo suficiente como para decidir si quiero o no seguirla en forma regular, pero de momento el arranque es bastante interesante y merece una oportunidad. Recomendada.


Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com