lunes, 18 de noviembre de 2013

Festo Comic 2013: Impresiones rápidas del evento

Por Alberto Calvo.
@albion2112
(Fotos cortesía de Guillermo Guerrero)

El pasado fin de semana, más concretamente el sábado 16 y domingo 17 de noviembre, se celebró en la ciudad de México la tercera edición del Festival de Autores de Comic, mejor conocido como Festo Comic, una vez más dentro de las actividades de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ), en las instalaciones del Centro Nacional de las Artes.



En los próximos días comentaremos más a detalle acerca de lo que vimos en este evento y de los proyectos presentados por los autores participantes, mismos que sin duda serán seguidos de algunas reseñas del material, pero por lo pronto vaya este texto como un repaso de mis impresiones generales del evento.

A diferencia del año pasado, cuando Festo parecía la oveja negra de la familia, restringido a un oscuro rincón no señalizado del evento, en esta ocasión se dio una mayor integración con las actividades generales de la FILIJ, con diversos talleres intercalados entre el resto de actividades de la feria, y con la inclusión de otras actividades en áreas como la Plaza de las Artes, lo que me parece es un gran avance para el continuo crecimiento de este proyecto surgido de la terquedad y perseverancia de gente como Luis Gantús y Leonardo Olea, quienes encabezan el comité organizador de este evento.

Tras haber recorrido y pasado varias horas en la denominada Zona de Autores, puedo decir con gusto que parece existir una gran cantidad de creadores interesados en producir comics, y más importante aun, también hay una audiencia interesada en conocerlos y consumirlos. Se puede argumentar en contra de que son "los mismos de siempre", pero creo que si es así es porque se trata de autores con el profesionalismo y seriedad para producir de manera constante.


Por otro lado, da gusto ver que poco a poco se integran caras nuevas que empiezan a dar seas de crecimiento. Destacaría el éxito de los proyectos web que han dado el salto a medios impresos, destacando historias serializadas y con ya un largo historial que avala su calidad de una manera continua, como son los casos de Turbo Desafiante Kimecan, de Dono Sánchez Almara, Nómadas del Yermo, de Raúl Treviño, o Niebla, de Ramón Espinoza, pero también parece estarse creando un espacio para las tiras cómicas.

En ese apartado debo decir que me sorprende el curioso fenómeno sociológico de popularidad de títulos como Jours de Papier o Betinorama, donde sus autores, que también son los protagonistas, parecen ser más atractivos e interesantes para sus fans que su trabajo mismo, que a fin de cuentas es la razón por la que los conocen. De cualquier modo, su éxito y particiación en el evento deja en claro que el medio está abierto a una mayor diversidad de material, y que no toda lo que se produce necesita ser novela gráfica autoral.

Tal vez la convivencia que se da entre asistentes, invitados y participantes,
sea algo de lo más destacable de un evento como Festo Cómic 2013

Lo que si me preocupa un poco, es que parece que algunos vicios que han plagado durante décadas al medio, persisten, como la eterna enfermedad del número uno que jamás tendrá continuación, incluso cuando hay autores que empiezan a participar de manera constante en estos eventos pero no parecen tener la constancia necesaria para llevar a término todos sus proyectos. Tampoco me extraña el ver que algunos títulos no estaban disponibles desde el inicio del evento, confirmando la sospecha de que hay quienes trabajan al filo del deadline para terminar sus proyectos.

Hay cosas que pueden y deben cambiar y mejorar, tanto en el evento como en el medio mismo del comic nacional, pero en términos generales creo que Festo Comic 2013 tuvo muchos más positivos que negativos, y además de poder constatar que el comic nacional, definitivamente no está muerto, puede reencontrarme con viejos amigos, conocer a varios nuevos, y poder ponerles rostros a algunos con quienes la relación sólo era virtual.

No queda más que esperar que quienes trabajan lo sigan haciendo, que quienes lo hacen contra reloj y casi por obligación aclaren sus ideas y encuentren su motivación, y que quienes sólo están perdiendo el tiempo se vayan haciendo a un lado para permitir que el medio pueda seguir creciendo y evolucionando para, tal vez, algún día poder volver a convertirse en una industria sana y productiva.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com