jueves, 5 de diciembre de 2013

Reseña: The Hunger Games: Catching Fire

Por Juan Carlos Rocha.
@jrochacl



Puedo decir que The Hunger Games: Catching Fire, no me pareció una mala película, incluso le encontré varias virtudes, pero tiene una tremenda falta... ¡¡¡esta película ya la vi!!!

The Hunger Games: Catching Fire parece mas un remake que una secuela de la original y eso hace que todas sus virtudes queden empantanadas en una repetición de cosas buenas de la primera, pero sin la frescura inicial.

La película original trataba de unos juegos anuales donde cada distrito coloca una pareja de tributos, para ser sacrificados en una competencia donde hay sólo un ganador (el que logra sobrevivir). A simple vista una vulgar versión americanizada de la magnifica Battle Royale, pero agregando un trasfondo político interesante, además de un sentido de espectáculo y farándula televisiva, pero sin la violencia y lectura social de la película japonesa.

Los protagonistas del distrito 12 (Katniss y Peeta), entran a jugar en el show (mostrándose como enamorados para ganar apoyo) y logran ganar, pero desafiando el sistema. Dentro de la ola de adaptaciones de sagas literarias es una que ya tenia su séquito de fans y tuvo éxito como película de la temporada.


La historia de la secuela es parecida a la anterior, pero ahora Katniss es una ganadora y debe seguir la farsa del amor. Porque su pequeño gesto provocó una ola de rebeliones y sólo si logra convencer al mundo que fue por amor y no por rebelión, su familia no sufrirá. Al no lograrlo, se les ocurre cambiar las reglas para los nuevos juegos y que así ingrese de nuevo. Y volvemos a tener a nuestros queridos protagonistas en batalla.

Quizás lo más interesante de la película, es la atmósfera que se respira, se siente que algo está pasando, algo incómodo, hay una sensación muy fuerte durante toda la primera mitad... algo se está cocinando a fuego lento. Además logra trasmitir la sensación de opresión en cada distrito, algo que se hecha de menos en películas como “V for Vendetta”, por ejemplo.

Teniendo en cuenta que es PG13, hay un buen trabajo de edición, para la violencia y opresión del régimen totalitario.

Y cuando se está en lo mejor de la atmósfera e intrigas, se vienen los nuevos juegos del hambre versión mejorada y solo con ganadores, puros locos interesantes que merecían más tiempo en pantalla. Hay una escena en un ascensor notable, primera vez en toda la saga que los protagonistas caen bien!!!. Es un despropósito que presentando tanto personaje pintoresco e interesante te tengas que centrar en los más fomes: Katniss y Peeta.

No soy lector de la saga, por lo cual no sé que tanto apego hay con el material original, así que espero que el carisma y profundidad de los protagonistas se haya quedado en el camino, por que en las películas brilla por su ausencia. Katniss (Jennifer Lawrence) no pasa de ser una protagonista sufrida que no quiere ser heroína y Peeta (Josh Hutcherson) es la damisela en apuros de la película. De todas maneras se agradecen las apariciones de Woody Harrelson, para darle algo de carisma a la película y de Philip Seymour Hoffman para decir unos diálogos y cobrar su sueldo.

Llegamos a la segunda mitad de la película y se inician los nuevos juegos, y desde la secuencia inicial se nota la tremenda diferencia que es tener un directo más hábil como es Francis Lawrence. Mientras las escenas de la película anterior no trasmitían mucho, acá por lo menos  tenemos tensión, vértigo y una que otra visualmente interesante. Aunque sin ser inolvidables, cumplen con darle mucha entretención a esta segunda parte.


Que una película de 146 minutos con protagonistas sin carisma, se te pase volando es indudablemente meritorio. Un gran trabajo.

De hecho la película va muy bien hasta el final que fue bastante anticlimático, más allá de dejar mucho para la continuación, el final no funciona del todo. Si lo comparamos con The Empire Strikes Back e incluso The Two Towers, el final se nota apresurado y mal resuelto, pero queda en buen pie para su tercera parte, que se divide en 2 películas con el mismo director (es que hay que exprimir la gallina).

The Hunger Games: Catching Fire es una película muy entretenida con gran atmósfera, pero sin mucha alma y muy deudora de su primera parte. Cumple con hacerte pasar unas agradables horas en el cine y dejarte expectante para el final.

Mi nota:




Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com