viernes, 23 de mayo de 2014

Reseña: Godzilla

por Esteban Pedreros
@epedreros


Luego de más de un año de teasers, en una campaña publicitaria que se caracterizó por un enfoque viral tratando de aprovechar las expectativas de los fans antes que lo concreto de la cinta, llega Godzilla de la mano de Gareth Edwards y Legendary Pictures.

La trama es bastante sencilla: En 1999 la planta nuclear de Janjira es destruída por un extraño terremoto, lo que deja como secuela que el Ingeniero Supervisor, Joe Brody (Bryan Cranston), pierda su trabajo, a su esposa (Juliette Binoche) y pase los siguientes 15 años investigando qué fue lo que provocó el accidente. Destruyendo así de paso su relación con su hijo Ford (Aaron Taylor-Johnson), quien encuentra en el ejército un método de escape y en su esposa Elle (Elizabeth Olsen) y su pequeño hijo, una forma de reconstruir la familia que el desastre le quitó.

A partir de aquí:


Han pasado 15 años y tras 18 meses de servicio en el ejército Ford Brody vuelve a su hogar. Tiene un feliz reencuentro con su esposa e hijo, el cual es interrumpido por la noticia de que su padre ha sido detenido en Japón al intentar ingresar a la zona de cuarentena cercana a la planta de Janjira. Ford viaja a liberar a su padre y ve con pena que éste sigue obsesionado con las causas del accidente que le quitó a su esposa.

Con reticencia, Ford termina acompañando a su padre a la ciudad abandonada y allí descubren que los niveles de radiación que debiera haber no son tales y que el gobierno oculta algún tipo de instalación en las ruinas de la planta nuclear. Son detenidos y en lugar de expulsarlos de la zona restringida, son llevados exactamente al lugar al que querían ir (?!), consiguiendo asientos de primera fila para el despertar del primer M.U.T.O. (Massive Unidentified Terrestrial Organism - Enorme Organismo Terrestre No-Identificado), de la película, quien será un formidable enemigo para Godzilla...

De aquí en más la película se transforma en un drama de sobrevivencia.

Si bien no comparte el estilo fílmico de Cloverfield, que utiliza found footage (metraje encontrado). Godzilla tiene en común con esa película el dejar mayormente de lado las batallas de los monstruos y centrarse en los dramas humanos que se desarrollan alrededor de este escenario intervenido por lo que viene a ser el equivalente de un desastre natural (o ¿"desastre criatural"?), probando la paciencia del espectador ávido de Godzilla, casi hasta agotarla... y encuentro aquí el primer gran problema de la película, porque creo que para dejar satisfechos a los espectadores casuales y al resto, bastaba con mostrar a Godzilla pisoteando edificios y destruyendo ejércitos como si nada. Si vas a romper esa lógica básica de funcionamiento del personaje, más te vale que tu idea sea mucho mejor que el concepto más simple bajo el cual tu película puede funcionar... de lo contrario no haces más que restarle potencial a la cinta.

Dice bastante de esta película que aún resumiendo la trama no haya mencionado al protagonista hasta el quinto párrafo y lo peor es que cuando finalmente aparece lo hace por breves instantes que son invariablemente interrumpidos, por el drama humano... la película está básicamente compuesta por numerosos trailers de 3 a 5 minutos. Los personajes se fijan alguna meta y son interrumpidos por los monstruos, mueren o casi y la acción se corta para bajar la tensión, volver a centrarse en el drama humano y así sucesivamente casi hasta que a uno le dan ganas de decir "¡¡¿Quieres ver algo de drama humano?!! ¡¡deja a Gareth Edwards sin guardaespaldas durante una de las exhibiciones!!".

Cada cierto rato en la película los personajes se quedan en silencio y a oscuras y de pronto algo que parecía una montaña se mueve y se dan cuenta que están demasiado cerca de algún monstruo. El problema es que en lugar de transformarse en una montaña rusa de acción, que imagino era el propósito, lo que genera es la sensación de un fuego artificial que no prende, no explota y que luego reemplazado por otro con la misma falla.

El diseño de los MUTO, es, por otro lado, bastante poco atractivo. Imagino que TOHO habrá puesto alguna traba económica o de otro tipo para el uso de Rodan, Anguirus y cía. lo que seguramente forzó a Legendary a inventar sus propios monstruos, pero estos se asemejan mucho más a una mezcla de cucaracha con araña que recuerda más a los arachnids de Starship Troopers que a un clásico Kaiju.

Con un presupuesto muy similar al de Godzilla, Pacific Rim entrega al menos 9 Kaijus que son mucho más impactantes visualmente que los de esta película que apenas tuvo que diseñar 2. Es decir, más que la cantidad de dinero a gastar, lo importante era saber en qué y/o en quién gastarlo, porque tener monstruos visualmente aburridos en una película de monstruos es un pecado capital.

Ahora viene lo que consideré más cuestionable de todo: Godzilla, o más bien su rol dentro del universo de la película.

Si bien Legendary hizo un muy buen trabajo de diseño con el rey de los monstruos, donde tuvo problemas fue con el guión de Max Borenstein. Por un lado se pasa buena parte de la película presentando a Godzilla como una amenaza y por el otro se le transforma en el salvador de la humanidad con una explicación seudo Ex-Machina del Dr. Ishiro Serizawa (Ken Watanabe), que podría resumirse en que Godzilla es el mecanismo de control de la naturaleza para hacer frente a anomalías como los MUTO.

Si bien la idea de que sea una depredador Alfa que sólo sale de su hibernación cuando hay alguna presa que amerite el gasto de energía es útil, lo cierto es que el desarrollo de la película quiebra la idea de que los humanos tengan la buena suerte de que los MUTO tengan un depredador natural, ya que empiezan a mostrar que Godzilla interviene en varias ocasiones a favor de los humanos de maneras que sólo con extrema obstinación uno podría afirmar que no corresponden a una ayuda directa, voluntaria y completamente intencionada de su parte. Para ser un "depredador alfa", lo último que parece preocuparle a Godzilla es comerse a los MUTO (ya saben... como lo haría un depredador).

Quiero agregar un par de comentarios finales:

- Es triste ver que Juliette Binoche se unió al grupo de actrices maduras (al que ya había llegado Ashley Judd), que sólo sirven para aparecer un par de minutos y morir trágicamente.

- ¡Qué desperdicio el papel de Bryan Cranston!... ceder el protagonismo a los personajes de Ken Watanabe y Aaron Taylor-Johnson tan temprano, es algo de lo que la película jamás se repone y tener a David Strathairn en un papel tan plano y contenido es un crimen.

- Que los MUTO creen pulsos electromagnéticos era cuestionable, pero que la electricidad vuelva cada vez que Godzilla aparece es simplemente ridículo.

- Los papeles de los hombres son malos, pero los de la mujeres son pésimos. El personaje de Elizabeth Olsen creo que apenas tomó una decisión en toda la película y casi le cuesta la vida a su hijo.

Podría seguir diseccionando la película, pero ya se hacen una idea.

Godzilla no hace casi nada bien. Más allá de buenos efectos especiales y de sonido, la película se pierde en lugares comunes, personajes aburridos, una trama que no logra entusiasmar y la eterna promesa de una batalla de proporciones épicas, que cuando finalmente se concreta, simplemente palidece en comparación a lo que  pudimos ver en los 15 o 20 minutos de la batalla de Hong Kong de Pacific Rim, algo que sin lugar a dudas debió haber sido la meta a superar para la película del Rey de los Monstruos... una verdadera, completa y absoluta lástima. Mediocre. No la recomiendo.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com