jueves, 18 de agosto de 2016

Reseña: El extraño caso del Suicide Squad (c/SPOILERS)

por Esteban Pedreros
@epedreros


Finalmente se estrenó Suicide Squad en Argentina el pasado Jueves y tras asistir a la Crack Back Boom 7, pude finalmente pagar mi entrada y ver uno de los títulos cuyo anuncio y orden de aparición dentro del universo expandido de personajes de DC Comics, es una de las cosas más sorprendentes que ha hecho Warner (¿inspirado tal vez por el éxito de los Guardians of the Galaxy?), desde que decidió competir seriamente con Marvel Studios.

Creo que hay varios temas que quiero comentar sobre la película que hace que esta reseña sea un poco larga y se desvíe un poco de ser una simple reseña de cine, así que vamos por partes...


¿Es buena la película?

- Creo que Suicide Squad es una película mediocre que se inclina peligrosamente a ser mala a secas, sin embargo creo que no es una película desagradable de ver y cuyos problemas no son tan patentes durante su desarrollo como para que lograran distraerme y sacarme de la película de mala manera. Me entretuve y conforme pasó el tiempo después de salir de la función, me fui percatando de los problemas de la trama (más de eso al final del artículo)

Si escuchan nuestro Podcast sabrán mi opinión respecto de Batman v Superman. Una ventaja que posee el Suicide Squad sobre esa película y que me permite apreciarla con menos dureza, es que es protagonizada por personajes respecto de los cuales no tengo sentimientos fuertes (lo más cercano a eso son Deadshot y Amanda Waller), por lo que no me ofende tanto que hagan cosas que considero que no representan bien sus personalidades o elementos característicos.

Dicho esto, el mayor problema del Suicide Squad es de identidad, tal como pasó con otras películas de Warner quiere ser una cosa y termina siendo otra, presenta personajes dentro de determinada estructura y les da un arco argumental que la contradice.

¿Es loca, colorida y divertida?

No, no y no. Al menos, no en el rango que esperarías si sólo te hubieses informado por medio de trailers:


Los colores de neón que dominan toda la publicidad de la película y las ilustraciones caricaturescas del afiche, sólo los encontrarán ahí, en los afiches (y los créditos finales). Hay humor, pero no es hilarante... lo que sí puedo destacar es a Margot Robbie que se roba la película a pesar del esfuerzo que hacen por darle protagonismo a Will Smith (que hace un buen Deadshot. Distinto, pero bien). Su Harley Quinn está hipersexualizada, pero eso es parte del personaje actualmente, así que no sabría a quién culpar con exactitud, aún así logra darle suficiente espontaneidad y carisma al personaje como para destacarse fácilmente sobre el resto del elenco.

¿Qué tal el Joker de Jared Leto?

...




...





Es válido reinterpretar al Joker y sinceramente tengo más problemas con los tatuajes y los dientes del Joker que con su personalidad... no sé si un Scarface sicótico es una idea completamente mala, pero digamos que el Joker no juega en equipo ni le interesan el poder o el dinero de la forma que le interesaban a Tony Montana, así que no me gusta, pero no me parece del todo mal.

Hay elementos de Mad Love y se esboza la idea de que Mister J y Harley, sean los Bonnie y Clyde de Gotham, pero creo que le falta peso dramático a éste Joker si lo vamos a tener como antagonista del Batman de Affleck.

¿Y el resto de los personajes?

Amanda Waller: Viola Davis hace un buen trabajo (como era de esperarse), pero no tiene mucho en qué apoyarse. Las motivaciones de Waller son poco claras y el personaje resulta excesiva a inexplicablemente despiadado.

Rick Flagg: Es un personaje muy manipulado y manipulable, además de contradictorio de una forma que en lugar de hacerlo complejo e interesante, resulta confusa y ridícula. Joel Kinnaman sigue sin encontrar la película correcta, o más bien, sigue demostrando que no tiene carisma para roles protagónicos, aún así no pasan por él los problemas del personaje, sino por un guión que no decide bien lo que quiere (o que cambia de opinión a media película).

Captain Boomerang: Para ser un personaje que lanza bumeranes, sale bastante bien parado. Es alivio cómico poco necesario y escasamente usado. Harley Quinn le roba el protagonismo.

Slipknot: No me gusta la banda.

Killer Croc: Sobra. No aporta nada y es protagonista de una de las escenas más confusas y estúpidas de la película. El maquillaje facial funciona, pero el corporal es pintura glorificada. Lástima que Adewale Akinnuoye-Agbaje (dígalo rápido 3 veces), haya tenido que pasar meses entrenando para dar con el físico de un personaje que tiene poco protagonismo, escasa relevancia y en cuya piel se vuelve irreconocible.

El Diablo: Es el personaje de mayor desarrollo, al punto que en un par de horas pasa de antisocial introvertido arrepentido a villano en camino a la redención. Excesivo para lo que le pasa al personaje en pantalla, tal vez quedaron cosas en el cuarto de edición que lo habrían redondeado más y mejor.

Katana: Bien gracias.

Cameos: Aparecen Batman y Flash. Son apariciones correctas que dejan con gusto a poco, pero que a la vez son completamente gratuitas.

¡¡¿Cuáles son los famosos problemas del argumento?!!

Bueno, déjenme explicarles:



Para mi el principal problema es el arco de los personajes.

La película gasta alrededor de media hora explicando que los villanos que integran el Escuadrón son lo peor de lo peor, pero que son un mal necesario debido a que Superman murió (spoilers), y la próxima amenaza metahumana van a tener que enfrentarla sin Superman.

Luego la idea de la maldad de los personajes y lo riesgoso de confiarles una misión es dejado de lado y se deciden a darles un arco heróico, para que al final de la película uno de ellos declare que son una familia y otro termine abrazando a Deadshot... ¡¡A DEADSHOT!!

Sinceramente no entiendo por qué Warner decide hacer una versión súper oscura de Superman y Batman (no confundir oscuro con maduro y complejo), y luego endulcorar al Escuadrón Suicida (repitan ese nombre un par de veces). El mismísimo John Ostrander contaba hace poco en Wordballoon, que cuando le ofrecieron la serie por allá por 1987, dudó un poco y tuvo que masticar y procesar la idea hasta encontrar una forma de darle sentido a un grupo que se autodenomina Escuadrón Suicida, porque quiénes, sino personas muy perturbadas y/o desesperadas, querrían formar parte de un grupo que se llama ESCUADRÓN SUICIDA.

Independiente de que me parezca un error suavizar el concepto del grupo, el problema radica en que no hay coherencia en la interpretación del concepto del grupo, se los presenta como villanos irredimibles, luego se los mezcla con los Doce del Patíbulo (hasta ahí bien) y después se les transforma en algo así como los 7 Magníficos (perdón por las referencias añejas), de una forma que me pareció antojadiza y forzada.

Ver al Escuadrón haciendo una caminata heróica o juntándose en torno a Rick Flagg para tener una pose de acción, son elementos forzados y gratuitos porque en definitiva son personajes que no tienen motivaciones para ser héroes. Y rompe bastante la lógica de la realidad de la película, que en la escena del bar Flagg saque una bolsa de cartas que le envió la hija de Deadshot a su padre, como si fuese el martillo de Bugs Bunny.

Alguien vio Guardians of the Galaxy.

Nuevamente el plan de los villanos es bastante incomprensible. Acá Enchantress y su hermano despiertan luego de milenios, descubren que los humanos adoran a las máquinas (?!) y deciden construir una máquina que elimine a toda la humanidad.

Ahora, teniendo en cuenta que el escuadrón fue creado para suplir al fallecido Superman, se les envía a Midway City a extraer a una persona y nada más. No a salvar la ciudad, tampoco a rescatar civíles, ni a hacer reconocimiento e identificar la amenaza, nada... tampoco se insinúa que el plan sea bombardear la ciudad una vez que ellos rescaten a esta persona. Simplemente se los envía a rescatar a una persona. Lo que pase con la ciudad, los civiles y otras cosas importantes que olvido, también fueron olvidadas por los guionistas.

La persona a rescatar resulta ser Amanda Waller, en el que tal vez es el único giro argumental de la película que llama la atención, pero que finalmente tampoco tiene mucho sentido, porque el que Waller simplemente quiera arriesgar a tanta gente como tenga a su disposición con tal que la salven la transforma en la antagonista que no debía ser (en mi opinión). El concepto se supone que era hacer algo bueno con lo peor de lo peor, ¿no?

¿Por qué a los militares y políticos que autorizaron la Fuerza de Tarea X no les importa que  Waller use al equipo y a varias decenas de soldados sólo para salvar su pellejo?

A la película no le importa y a muchos espectadores tampoco.

¿Recuerdan que dije que Killer Croc tenía una escena confusa y estúpida?

Parte del plan para acabar con los villanos es detonar debajo de ellos una bomba que quedó abandonada en el lugar unos días atrás, pero que está sumergida. "Van los seals" dice Rick Flagg, pero Killer Croc decide meterse en el grupo para ayudar porque conoce las cloacas y no hace más que atacarlos y matar a uno que otro. Luego detonan la bomba, de una manera... suicida y Killer Croc vuelve para reintegrarse a la "familia" y pelear contra la Enchantress.

Nadie le pide a Flagg que mate a Croc (cabe entender que los Seals fueron en una misión suicida), nada se explica de por qué decide traicionarlos... ni siquiera se insinúa que el personaje de Croc sea suficientemente inteligente para ser maquiavélico. Nada.



Otro punto sería la pelea final con la Enchantress que es un desastre.

Ya expliqué que el plan del villano es el de un malo de malolandia que además es medio idiota, pero llegado el momento de la pelea final, luego de que el escuadrón mató al hermano de la Enchantress, no sólo les dice que se han ganado su piedad y que les perdona la vida si se unen a ella, sino que esta Bruja, que tiene poderes cósmicos fenomenales y puede hacer lo que quiera, decide no embrujarlos, sino enfrentarlos en una clásica pelea de combos y patadas.

Supongo que las tradiciones de las brujas de 6.000 años son difíciles de comprender para la sociedad actual.

Suicide Squad tiene problemas, pero logra maquillarlos con una edición que mayormente impide el aburrimiento, uno que otro chiste bien logrado y dinero gastado en un CGI que hace pensar que la instrucción de trabajo fue "haz algo que parezca raro, amenazante y destructivo, que sea una máquina, pero parezca magia y que se parezca a lo que usó Snyder en sus películas de Superman y Batman. Mientras más confuso mejor... y agrega escombros, muchos escombros".

Supongo que no pasará mucho tiempo para que Warner decida entregarnos la versión definitiva en un nuevo corte con 30 minutos extra que explican lo que no se entiende, pero me sigo preguntando cuántas veces podrán gritar "lobo" antes de que la gente deje de ir al cine (al parecer muchas, todavía quiero ver la Liga de la Justicia).

El universo cinematográfico DC sigue avanzando a tropiezos y empujones, pero avanza. Espero que las medidas que ha tomado Warner para enderezar el bote den fruto y se hagan a tiempo las correcciones que hacen falta.


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com