lunes, 8 de agosto de 2011

Reseña: Flashpoint #4

Guión: Geoff Johns.
Arte: Andy Kubert.

Tintas: Jesse Delperdang.
Color: Alex Sinclair.
Rótulos: Nick J. Napolitano.

Editores: Kate Stewart y Rex Ogle.
Editor Ejecutivo: Eddie Berganza.

Editorial: DC Comics.

Portadas: Andy Kubert, Sandra Hope y Alex Sinclair; Rags Morales y Nei Ruffino (Variante).

Fecha de Publicación: 03 de Agosto de 2011.

La Historia: Tras los eventos del número anterior, Flash, Batman y Cyborg se encuentran a merced de las fuerzas de seguridad del Búnker donde se llevan a cabo los experimentos de Project Superman. Cuando los eventos paracen dar un giro hacia el desastre, Emily Sung, también conocida como Element Woman, hace su entrada triunfal y salva el día. En ese momento Flash recibe una descarga de memorias y se da cuenta de que está próximo a perder los recuerdos que tiene de la línea temporal original, producto de las manipulaciones del Professor Zoom. Cyborg, Batman y Element Woman llevan a Barry hasta el hogar de Billy Batson, con la esperanza de que la magia de Shazam sea capaz de ayudar al velocista.

Paralelamente el mundo se acerca a la confrontación final, las naciones libres preparan un ataque fulminante sobre los territorios controlados por Aquaman y Wonder Woman. Pero cuando se reporta que el piloto encargado de detonar la bomba "Green Arrow", nada menos que Hal Jordan, es la primera baja confirmada del ataque, Barry decide que es hora de confrontar a Wonder Woman y Aquaman. Atrás queda la idea de que al rectificar las modificaciones de la continuidad creadas por el Professor Zoom, la linea temporal volverá a la normalidad... ya no es posible apostar a que será posible despertar del sueño, hay muchas vidas en riesgo y es hora de que los héroes tomen cartas en el asunto.

Tras convencer al resto de los héroes con la ayuda de Billy Batson. Flash, Captain Thunder, Batman, Element Woman y The Enchantress hacen su aparición en el campo de batalla, pero no todo saldrá de acuerdo a lo planificado.

Comentarios: ¿Han escuchado alguna vez una entrevista de Roland Emmerich?, el alemán con un entusiasmo contagioso, describe con onomatopeyas lo buenas que son las escenas de sus películas, lo asombrosas y geniales que son esas ideas en que se le ocurre que una ola pasando entre los Himalayas sería una imagen impactante, etc. Bueno, me pasa mucho cuando leo a Johns y algunos otros escritores (especialmente Jeph Loeb), que la impresión que me llevo es que construyen sus historias a partir de estas imágenes impactantes, o algo "cool" que se les ocurre y que muchas veces el resto de la historia pasa a ser una mera excusa que permita justificar tal o cual escena, tal o cual splash-page.

Llegamos al #4 de Flashpoint y cada vez me parece que la calidad de la historia es más baja. En éste número finalmente se ve la relación que la trama tiene con las miniseries... una escena en particular no tiene sentido si no leyeron al menos el desenlace de "Flashpoint: Secret Seven".

La gracia de los Elseworlds es la "construcción derivativa orgánica" (EMHO). ¿A qué me refiero con eso?, a que la historia tenga una lógica estructural. Normalmente no es algo tan complejo de hacer debido a que se circunscribe a un puñado de personajes en un contexto distinto, por ejemplo, en "Superman: Kal", Superman cae en la Edad Media, Lois Lane es una mujer de la clase baja, Superman un herrero y Lex Luthor un Señor Feudal, etc.  El mundo de Flashpoint tiene un carácter antojadizo... no he leído la totalidad de las miniseries porque varias de ellas han sido un martirio y no he podido juntar coraje como para terminar el trabajo de una buena vez, pero lo que distingue a este mundo, la guerra entre Aquaman (Atlantis) y Wonder Woman (Themyscira), no tiene pies ni cabeza. Se trata de una intriga de medio pelo, a nivel de teleserie venezolana (con el perdón de los venezolanos), más bien absurda y que lejos de fortalecer o endurecer la imagen de ambos personajes, los hace aparecer como inmaduros, irascibles y fácilmente manipulables... para mi Flashpoint habría ganado muchos porotos si la nueva realidad se estructurara a partir de un efecto dominó, derivado de la desaparición de algún personaje, la no-ocurrencia de algún evento, o al revés, la sobrevivencia de algún personaje o el acaecimiento de algún desastre evitado con anterioridad. Si Flashpoint hubiese tomado algunos apuntes de JLA: The Nail, el trabajo de Alan Davis y Mark Farmer de hace ya varios años (1998), se trataría de una historia mucho más interesante, pero eso sería pedirle peras al Olmo.

Para este número el entintado recae en Jesse Delperdang en lugar de Sandra Hope. No sé a qué se debe el cambio, pero hay una leve caída en la calidad del dibujo en esta entrega... existen varias viñetas pequeñas donde los dibujos de Kubert parecen simplemente bocetos y el pincel del entintador parece haber pasado con más rapidez de la recomendable.

Flashpoint decepciona cada vez más y a estas alturas se hace difícil recomendarla. Habrá que ver si Johns logra sacar un conejo del sombrero para el número final, pero se ve difícil.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com