viernes, 26 de agosto de 2011

Reseña: The Punisher #2

por Esteban Pedreros

Guión: Greg Rucka.
Dibujos: Marco Checchetto.

Color: Matt Hollingsworth.
Rótulos: Joe Caramagna.

Editores: Rachel Pinnellas (asistente) y Stephen Wacker.
Editorial: Marvel Comics

Portadas: Brian Hitch, Paul Neary y Paul Mounts; Sal Buscema con Frank D'Armata; Neal Adams con Justin Ponsor.

Fecha de Publicación: 24 de Agosto de 2011.

Si recuerdan la reseña que hice para el número #1 de esta nueva serie, recordarán también las críticas que le hice al dibujante, Marco Checchetto... bueno, no me retracto del todo, pero si pudiera volver atrás (me niego a modificar el artículo, más allá de las correciones ortográficas o de redacción que a veces hago), le pondría mejor nota.

Pensaba que en el #1 había concluido la historia, pero no es así... hay un método detrás del implacable sistema del Punisher, es un método despiadado y sangriento, pero funciona.

El principal responsable de la masacre en la boda con la que se abre este arco argumental es dejado vivo por Castle... ¿el motivo? usarlo para llegar a las cúpulas de poder de la organización a la que pertenece, misma que no está dispuesta a dejarse amedrentar por el Punisher y tomará medidas para prevenir que éste altere sus operaciones.

Esta serie me recuerda a Gotham Central. Existe una pareja de policías que investigan casos relacionados con un personaje de la noche, pseudo mitológico. En tanto que la ciudad y sus instituciones operan alrededor de las repercusiones del accionar del Punisher (al menos la esfera de personajes que protagonizan la historia). Hay varias cosas que son distintas de Gotham Central, pero en lo que se asemejan poderosamente es el carácter no-protagónico del personaje central (aunque en realidad, Batman no era el protagonista de G.Central, pero divago). El Punisher es más una entidad que un personaje, a Rucka no le interesa mucho la sicología de Frank Castle, no tenemos aquí los cuadros Millerianos con introspecciones de cine negro sobre la criminalidad y la violencia. Conocemos al Punisher por el rastro de sangre que deben seguir los policías y por el terror que infunde entre los criminales

Volviendo a Checchetto, creo que progresa a horrores (eso es bueno), aunque a diferencia del número #1 no hay aquí largas secuencias silentes donde sea su trabajo el que cargue la totalidad del peso narrativo. Tengo algunas dudas de cómo se realizan algunos efectos visuales de la revista... en los viejos tiempos el entintador habría usado la técnica del "splatter", es decir, tirarle tinta a la página para crear manchas (algo que pueden hacer de varias maneras para conseguir el efecto deseado), tengo mis dudas de si es Checchetto el que combina ténica de montaje y tinta, o si recibe algún grado de asistencia digital de Hollingsworth, algún día lo explicarán en una entrevista, lo importante es que se ve bien... muy bien.

Ojo con esta serie, partió muy bien y dependiendo de cómo termine este primer arco podría transformarse en una serie de lectura obligatoria. Si deciden leerla un consejo: pongan atención a las viñetas. El primer número me dejó algunas dudas, especialmente de la labor detectivesca que lleva a descubrir a los autores de la masacre... al releer por tercera vez la revista me di cuenta de que hay un Pin-up que mezcla una imagen del Punisher bajando por las escaleras con lo que debiera corresponder a una Pizarra de Investigación (esas que se ven en las series policiales donde los Detectives organizan las pistas para tener todo a la vista), ahí se evidencia cómo descubre el Punisher a los atacantes. Hay varias partes de la revista que requieren poner más atención de lo habitual, pero absolutamente valen la pena. Muy Recomendada.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com