miércoles, 21 de diciembre de 2011

Reseña: Hawken #1

por Esteban Pedreros

Historia: Benjamin Truman y Timothy Truman.
Guión: Benjamin Truman.
Arte: Timothy Truman.

Editor: Denton Tipton.
Editorial: IDW Publishing.

Portada: Timothy Truman.

Fecha de Publicación: 16 de Noviembre de 2011.

Con algún retraso hago la reseña de esta revista... estaba esperando que me llegara por correo y quedó postergada por algo más de un mes.

Timothy Truman es un artista con una carrera muy extensa en el medio estadounidense y que me tocó conocer a través de la polémica miniserie Hawkworld, aunque con posterioridad pude leer otros trabajos suyos como Grimjack, junto a su socio criminal John Ostrander.

Sin saber mucho de la trama, lo que llamó mi atención de esta revista era ver la colaboración de Tim Truman con su hijo Benjamin, porque a diferencia de lo que ocurre con los Kubert, Benjamin Truman no tiene una extensa carrera propia dentro de la industria (al menos no una con la que yo esté familiarizado).



Hawken es un western sobrenatural o más bien, con elementos sobrenaturales, protagonizado por Hawken, de quien no sabemos mucho, pero podríamos concluir que se trata de un nativo norteamericano con un pasado algo sórdido y que busca ajustar cuentas antes de que le llegue su hora. Hawken cabalga en una mula ciega, acompañado por una perro ciego y es penado por los fantasmas de sus numerosas víctimas, algo que no parece molestarle... a Hawken sólo le importa retribuir ofensas, y lo hará sin importar cuántos cadáveres tenga que dejar en el camino.

Hawken sigue la mejor tradición de los westerns... dejar que el personaje se construya a través de nuestras impresiones respecto de sus acciones. Hawken no explica lo que sucede de una forma expositiva como suelen hacerlo muchas revistas, pero entrega suficientes elementos como para que uno vaya sacando conclusiones y resolviendo misterios conforme avanza la historia.

No tengo mayor información de las técnicas de dibujo utilizadas por Tim Truman para esta serie, pero mi impresión es que sea que haya utilizado técnicas tradicionales o entintado digital (del que se hace típicamente con un tablet gráfico), decidió preservar su trazo original. Si miran atentamente las páginas de la revista podrán observar en primer lugar las líneas oscuras claramente marcadas, pero también podrán ver los trazos de lápiz grafito debajo de ellas, mismas que sirven para darle tonalidades grises al dibujo y trabajar las texturas de las figuras, lo que se suma a algunos difuminados y brochazos de tinta diluida que sirven para construir atmósfera. No me había tocado ver un trabajo de estas características con anterioridad y resulta bastante atractivo.

Tal vez la única crítica que tengo que hacerle a ésta revista es el precio. Se trata de un cómic 32 páginas con 22 páginas de historia en Blanco y Negro a US $3.99, lo que me parece un tanto excesivo... sin embargo leyendo la revista el bolsillo no sufre porque la historia es atractiva y contiene suficientes elementos de interés como para mantenerlo a uno interesado en el siguiente número. Recomendada.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com