lunes, 5 de mayo de 2014

Reseña: The Amazing Spider-Man [Esteban Pedreros]

Por Esteban Pedreros.
@epedreros  - (aquí pueden leer la reseña de Alberto Calvo).

A pesar de haberse estrenado un día antes que en Estados Unidos, las dos semanas de ventaja que países como México y España tuvieron sobre Chile, me hacen decir:

¡¡Por fin pude ver The Amazing Spider-Man 2!!


Si bien no quedé del todo conforme con la introducción de esta saga, quedé suficientemente satisfecho como para estar entusiasta respecto de la secuela. Porque más allá de algunos problemas con el guión y algunas escenas que quedaron fuera, creo que la película, en su esencia, es muy respetuosa del personaje y por lo tanto una buena base para construir una nueva mitología fílmica de Spider-Man.

Si The Amazing Spider-Man sirvió para establecer a los personajes centrales y el carácter de Peter Parker (Andrew Garfield), con esa necedad de querer llevar el peso del mundo sobre sus hombros, la secuela se dedica a explorar la relación de Peter con Gwen Stacy (Emma Stone), con todos los problemas, reales o autoimpuestos, que marcan la relación y que tienen su corolario en el discurso de Valedictorian de Gwen Stacy.

Peter está en una disyuntiva. Ama a Gwen, pero es atormentado por la culpa que siente de traicionar la promesa que le hizo al Capitán Stacy (Denis Leary), de apartarse de Gwen para protegerla de los enemigos de Spider-Man, y eso lo ha llevado a romper una y otra vez con ella en los 3 años (eso creo, porque en la primera película estaban terminando el Colegio y acá están saliendo de la Universidad), que llevan juntos, hasta el punto en que Gwen decide que quiere seguir repitiendo la misma rutina y decide terminar con él de una vez por todas.

Max Dillon (Jamie Foxx), es un ingeniero eléctrico que trabaja para Oscorp. Ha sido víctima del abuso y la indiferencia toda su vida, por lo que es sumamente inseguro y responde desmedidamente a cualquier muestra de afecto. Tras ser salvado por Spider-Man al comienzo de la película, se transforma en un fanático del trepamuros, por lo que al obtener los poderes que lo transforman en Electro en una extrañísimo accidente de laboratorio -de esos que parecen abundar en Oscorp. Lo que justifica su política de negocios desalmada... esas primas de seguro no se pagan solas- reacciona con extrema vehemencia al sentirse traicionado por quien considera como su mejor amigo, en la primera gran secuencia de acción de la película en pleno corazón de Manhattan.

Harry Osborn (Dane DeHaan), regresa a New York a ver morir a su padre, Norman Osborn (Chris Cooper, en una intervención decepcionantemente breve). Comparte con Peter la sensación de abandono al haber sido enviado lejos de Manhattan cuando sólo tenía 12 años, y tras la muerte de Norman Osborn y el acercamiento de Peter, logran retomar una amistad de infancia donde mismo la dejaron.

Estas 3 aristas de la trama se unen cuando Peter finalmente descubre la verdad detrás del abandono del que fue víctima. Gwen decide continuar sus estudios en Inglaterra. Max queda prisionero en Ravencroft (una prisión para Criminales Dementes), a merced de científicos de Oscorp y Harry entra en una espiral descendente cuando la desesperación por encontrar una cura para su enfermedad hereditaria, legado de su padre y motivo de todas las investigaciones y negocios inescrupulosos de Oscorp, lo lleva a forjar una alianza con Electro.

Creo que The Amazing Spider-Man 2 es una película sumamente disfrutable, porque a pesar de tener un guión algo débil, personajes planos (especialmente Electro, Rhino y Donald Menken) y un ritmo disparejo, encuentra rápidamente sus fortalezas en la química de la pareja protagónica y en la angustia, abandono y resentimiento de Harry Osborn, explotándolas de excelente forma. En ese sentido es claramente un acierto el haber enfocado esta nueva iteración de la franquicia hacia el melodrama y contratar a Marc Webb para hacerse cargo de la misma. Es difícil saber si es una decisión del estudio que contó con el ejecutor adecuado o si es la inclusión de Marc Webb la que orientó el desarrollo de la historia. Cualquiera sea el caso, es un hecho que el que no haya sentido nada hacia el final de la película tiene que estar muerto por dentro.

En muchos casos es difícil articular por qué una película funciona y otra no, por qué guiones con elementos similares terminan obteniendo resultados tan dispares y creo que al tratar de definir por qué me gustó The Amazing Spider-Man 2, tengo que centrarme en el tono de la historia y los temas que unen los elementos del guión. A pesar de las distancias que toma el guión respecto del cómic (que no son tan grandes ni determinantes), la película hace bien la tarea donde importa, a la hora de representar fielmente la personalidad del protagonista y preservar, con las adaptaciones necesarias, aquellos momentos de su historia que lo definen para todos aquellos que han sido seguidores del cómic por años o décadas y que, sin que medie el azar, son los mismos que logran que toda una nueva generación de fans, que no han tenido contacto con las versión impresa del personaje, logren igualmente identificarse con él y empatizar con sus problemas.

Creo que diseccionar la trama y empezar a contar cada una de las diferencias que tiene con los cómics, sirve de muy poco si nos perdemos en el análisis y fallamos a la hora de darnos cuenta que al modernizar los mitos el esqueleto del personaje sigue intacto y reconocible (de ti estoy hablando, Man of Steel) y ése es el mayor acierto de ASM2. Construir un melodrama basado en uno de los momentos más icónicos del personaje y entender que la única manera de que funcione es que haya una pareja protagónica como la que forman Garfield y Stone, que parecen agonizar el uno por el otro tal como lo hacía uno a los 20 (o lo hace aún, si tiene la edad del público objetivo de la película), y cargan sobre sí, la totalidad del peso de la historia.

Los puntos bajos de la película son varios. Las actuaciones de Paul Giamatti y Jamie Foxx están a la altura de Al Pacino en Dick Tracy, es decir, demasiado cerca de la caricatura, pero en un contexto distinto por lo que a ratos desentonan. Hay alguna irregularidad en el ritmo de la historia y se incluyen dos elementos cuestionables con resultado dispar:

- Durante la batalla final con Electro se incluye toda una subtrama en torno al tráfico aéreo en los aeropuertos de New York, que me da la sensación de que algún productor pensó que había que agregar algún elemento de tensión adicional a la batalla para justificar su desenlace y en mi opinión sobra absolutamente, porque no cumple ninguna función más que alargar el metraje de la película.

- Hay una escena hacia el final de la película que es muy cursi y una completa extorsión emocional hacia el espectador, pero que para mi funcionó bastante bien a la hora de llevar a puerto la idea de que Spider-Man no es sólo un personaje, sino una historia aspiracional, un símbolo que representa el no darse por vencido nunca y luchar al máximo por lo que uno quiere... porque se puede fallar, pero nunca rendirse.

ASM2 tiene altos y bajos, pero es probablemente la mejor película de Spider-Man que se ha estrenado a la fecha... SÍ. Es incluso mejor que Spider-Man 2 y eso, en mi opinión, es bastante decir. Muy Recomendada.

Calificación:


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com