viernes, 24 de abril de 2015

Reseña: Avengers: Age of Ultron

Creo que puedo hablar por muchos cuando digo que tenía muchas ganas de ver esta película.


Los Avengers se han transformado en una unidad de combate eficiente y bien aceitada. Las diferencias de carácter y valores de cada miembro del equipo siguen ahí, pero han logrado convertirse en camaradas (amigos en algunos casos), y el grupo ha pasado a ser el hogar de algunos de ellos.

El status quo es puesto a prueba con la llegada de Ultron, una inteligencia artificial creada por Tony Stark y Bruce Banner a partir del trabajo realizado por el Baron Von Strucker (Thomas Kretschmann) en un laboratorio secreto de HYDRA.

Creado a partir de la intención de Tony Stark de proteger al planeta y transformarlo en un lugar que no necesite a los Avengers, Ultron adquiere forma, ataca al equipo y desaparece en el internet, sembrando dudas y desconfianza.

Armado con conocimiento casi infinito, Ultron lleva los parámetros de su programación inicial, pacificar el planeta, hasta el extremo, reclutando la ayuda de Wanda y Pietro Maximoff (cuyo ataque a los Avengers da lugar a algunas de las mejores escenas de la película), en su intento por destruir a los Avengers, para alcanzar su fin último... acabar con la raza humana.

Avengers: Age of Ultron es acción, entretenimiento y espectacularidad casi el 100 por ciento del tiempo y aún así Joss Whedon logra darse maña para introducir dos personajes nuevos y darle un poco más de profundidad a personajes que al no tener películas en solitario, requerían un poco más de trabajo a riesgo de transformarse simplemente en figuras de cartón en contraste con el desarrollo que han tenido Iron Man, Captain America y Thor.

Ultron es creado y desencadenado en pocos minutos, por lo que afortundamente no hay demasiado tiempo de exposición a la hora de desarrollar la trama de la película, siendo un personaje que, para ser una máquina, se sumerge de lleno en la lógica irracional y la megalomanía, creando un plan digno del peor (mejor), villano de cómics.

Scarlet Witch (Elizabeth Olsen) y Quicksilver (Pietro Maximoff), tienen un arco de desarrollo fiel al espíritu de los cómics, pero bastante superficial. Para mi resulta un tanto decepcionante que la representación visual de los poderes de Quicksilver fuese poco llamativa, descansando en la percepción de los otros personajes más que en la velocidad vista en primera persona (como fue el caso en X-Men: Days of Future Past).

Hay varios cameos y/o apariciones secundarias. Varios rumores no se concretaron, pero hizo su debut una locación muy esperada.

Puntos Altos:
  • Tony Stark y Bruce Banner. La química de los actores y la forma en que interactúan sus personajes sigue siendo de lo más entretenido de la franquicia.

  • Iron Man vs Hulk. Si les gustó el clip que liberó Marvel con la pelea entre Hulk y la armadura Hulkbuster de Iron Man, déjenme decirles que eso es apenas una fracción de esa batalla.
  • Bruce Banner y Black Widow. Se añade la cuota de romance que le faltaba a la historia, de una manera que resulta coherente con los personajes tanto en el cine como en los cómics y sin obstruir el desarrollo de la película.
  • Hawkeye. Es el personaje que más se aparta de su contraparte de los cómics, pero de una forma que funciona dentro de la historia que se quiere contar y que le entrega a Jeremy Renner más material con el cual desarrollar a su personaje.
  • No lo vamos a descubrir ahora, pero el elenco es de lujo y no hay un solo actor del grupo central que parezca que no lo está pasando bien mientras hace la película.
  • ¿Cómo lo digo sin Spoilers?... ¡¡rescate aéreo!!
  • La escena post-créditos.

Puntos Bajos:
  • Thor. Tiene algunos momentos graciosos en la película, pero toma un rol muy secundario en cuanto a la iniciativa para crear y resolver problemas.
  • Vision. El personaje cumple. Si bien es relevante para el desarrollo de la historia, su desarrollo es menor y sus momentos demasiado fríos (en mi opinión), como para convertirse en una inclusión memorable.
  • Más Maria Hill. No es culpa de Cobie Smulders, pero la representación cinematográfica del personaje, en especial en las películas de los Avengers, dista bastante del protagonismo y asertividad de su contrapartida de los cómics.
  • Baron Von Strucker. Si lo que se vio acá es lo último que veremos del personaje, fue un desperdicio incluirlo en esta película.


Respecto de Ultron tengo sentimientos encontrados. Creo que James Spader es un actor que en el papel correcto consigue una intensidad en pantalla que es admirable, pero al tratarse de un personaje creado enteramente a través de Efectos Especiales, existía un contraste demasiado fuerte entre el dramatismo de Spader y la carcasa tecnológica fría con la que era representado. Creo que se trata de una decisión completamente consciente de parte de Joss Whedon, pero dado que es un personaje que conozco hace mucho y del cual tengo mis propias ideas, esta representación no encajó del todo con la que tengo en mi cabeza. No estoy muy seguro de que esto sea algo malo, pero no logro compaginar del todo la voz sedosa y el tono pedante de la voz de Spader, con la representación visual del personaje.

Age of Ultron cumple con ser una secuela entretenida que está a la altura del nivel de entretenimiento que aportó Avengers en 2012. Hay reparos menores que son propios de las características de una película con esta cantidad de personajes, pero en términos generales dudo que alguien vaya a salir decepcionado del cine. Recomendada (8/10)


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com