viernes, 22 de noviembre de 2013

Reseña: Amazing X-Men #1

por Esteban Pedreros
@epedreros

Escritor: Jason Aaron
Lapicista: Ed McGuinness.
Entintador: Dexter Vines.
Colorista: Marte Gracia.
Rotulista: Joe Caramagna.

Editores: Nick Lowe (Editor de Grupo), Jordan D. White (Editor Asociado) y Xander Jarowey (Editor Asistente).
Editorial: Marvel Comics.
Portada: Edex

Fecha de Publicación: 06 de Noviembre de 2013.

Regresa el Elfo Azul... ¿qué puedo decir?

Me ganó la curiosidad.

Jason Aaron es el escritor tras uno de los pocos títulos de Marvel que sobrevivieron su proceso de relanzamiento el año pasado, debido a que se trataba de una de las series de mejor crítica y ventas más estables de la compañía... Wolverine and the X-Men. Así que haciendo honor a su título de "Arquitecto", le ha tocado hacerse cargo de traer de vuelta a uno de los personajes más queridos del universo mutante, el rondador nocturno, Nightcrawler.

Debido a que soy parcial en favor de la resurrección de Kurt Wagner, la verdad es que no cuestionaré mucho la idea de su regreso, que sería tan idiota como tratar de cuestionar por qué un tipo con una mutación genética podría desarrollar el poder de transportarse de un lugar a otro (en serio... ¡¡¿cómo?!!), ni me detendré en mi latente animadversión hacia Jason Aaron (que ha ido mitigándose gracias a Thor God of Thunder). Así que nos enfocaremos en describir la historia.

Kurt Wagner está sentado en las afueras del Paraíso, contemplando con nostalgia la vastedad de la eternidad, convencido de que a pesar de estar en el lugar en que siempre soñó estar, tiene aún asuntos pendientes en la tierra... entra en escena una banda de piratas aéreos y Kurt tiene la posibilidad de ejercitarse un poco recordando su habilidad como espadachín.

Mientras tanto, en la Jean Grey School for Higher Learning reaparece un personaje que sólo había visto en una serie animada y la Escuela se revoluciona cuando Hank McCoy descubre que los molestos, pero mayormente inofensivos Bamfs han creado una máquina que permite viajar a otra dimensión.

Este número hace un trabajo bastante bueno a la hora de entusiasmar al fan nostálgico con el regreso de un viejo favorito y lo hace explotando varios subargumentos que Aaron fue desarrollando en WATXM... ahora, como número #1 es la definición misma de la inescrutabilidad. Si no están familiarizados al menos parcialmente con el universo X-Men actual y su historia reciente (como que Nightcrawler haya muerto luchando contra Bastion en "Second Coming"), no van a entender nada. Este es un cómic escrito para los fans de los Uncanny X-Men de Claremont (y sus dibujantes), que leen actualmente WATXM. Así de simple.

Obviando lo anterior la historia resulta una lectura entretenida, donde prima el afán de entretener con ideas divertidas, transiciones ágiles y la interrelación de los personajes, lo que proporciona una comprensión intuitiva del tipo de historia que se trata de contar.

Si hay algo brillante en esta revista es el siempre atractivo y vibrante dibujo de Ed McGuinness (con la fiel asistencia de Dexter Vines en el entintado) . Creo que este es el primer cómic de McGuinness que leo desde el lanzamiento de Superman/Batman en que el guión no corre por cuenta de Jeph Loeb, lo que me parece un enorme paso adelante para este gran artista. McGuinness, tal vez más que muchos de los talentosos artistas que trabajan actualmente en el medio, es un dibujante de superhéroes que expresa en su trabajo un increíble gozo y amor por el medio en el cual trabaja. En ese sentido me recuerda la sensación que me provocaba ver el trabajo de Mike Wieringo y en lo que a mi respecta poder comparar el trabajo de alguien con el de Mike Wieringo es un elogio enorme.

El color corre por cuenta de Marte Gracia, que también se hace cargo de los colores de la serie All New X-Men y lo que más me agrada de su trabajo es el cuidado que pone en la iluminación y en la creación de un tono para cada secuencia. Esto último es marcadamente claro en la secuencia en que Beast y el resto de los X-Men están frente a la máquina de los Bamfs. Aquí los tonos violáceos de la página, generados por la máquina que contemplan los personajes, no cambian hasta la aparición de elementos que alteran la narrativa, es decir, es un uso del color que ayuda al desarrollo de la historia y a destacar elementos de la página que se supone deben destacarse.

Amazing X-Men es una revista que seguramente será mucho más interesante una vez que se deshaga de la carga de recuperar a Nightcrawler. Su cuyo mayor mérito es la faz gráfica y la disfrutarán más o menos en razón del interés que sientan por el Elfo Azul. Recomendada.

Calificación:


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com