viernes, 21 de septiembre de 2012

Reseña: Godzilla: Half-Century War #2

por Esteban Pedreros

Historia y Arte: James Stokoe
Ayuda en Coloreado: Heather Breckel.

Editadora: Bobby Curnow.

Editorial: IDW Publishing.

Portada: James Stokoe.

Fecha de Publicación: 19 de Septiembre de 2012.

No soy fan de Godzilla, por ninguna otra razón que el hecho de que jamás he visto una película suya (la de Emmerich no cuenta), ni he buscado verlas (creo que vi algunos minutos de Godzilla 2000, pero nada que haya retenido), así que no se trata más que de ignorancia.

Igualmente James Stokoe (Wonton Soup, Orc Stain) es un artista que conozco principalmente por su reputación, así que sentí algún grado de curiosidad al verlo asociado a este proyecto de IDW, debido a que al igual que Brandon Graham (de quien es amigo y compañero de estudio), es un artista fuertemente influenciado por el Manga.

Luego de leer este cómic no tengo idea de por qué no habré visto buenas películas de Godzilla antes, porque si puede inspirar a Stokoe a hacer un cómic así de bueno, tiene que haber algo muy especial en la franquicia.

El Teniente Ota Murakami forma parte de la AMF (Anti Megalosaurus Force), un comando especial dirigido por el Coronel Schooler con la misión de detener ha Godzilla. Han pasado 13 años desde que el legendario monstruo hiciera su devastadora aparición en Tokio y desde entonces la AMF se ha esforzado por detenerlo, aunque sin mayor éxito. Es 1967 y Godzilla ha dejado atrás las tierras niponas para adentrarse en el continente asiático asolando Hanoi (Vietnam del Norte), para luego dirigirse en línea recta a Saigón (Vietnam del Sur), destino que el ejército Estadounidense y la AMF intentan prevenir para salvar las vidas de los ciudadanos vietnamitas.

Debido al escenario, es imposible no recordar escenas famosas de películas de Vietnam como la cabalgata de las Valquirias de Apokalipsis Now!, del que creo que emanan la mayoría de las referencias de este número, sin embargo el mayor atractivo está en la aparición de otro monstruo Kaiju: Anguirus, quien sostiene una feroz batalla con Godzilla que es ilustrada de manera fenomenal por Stokoe.

Si esta revista no tuviese una sola palabra, seguiría mereciendo una buena nota por la enorma calidad y el intrincado detalle de cada una de las páginas que dibuja Stokoe, una característica distintiva de su trabajo. Algo que me agradó mucho es la forma en la que Stokoe representa visualmente el rugido de Godzilla, aquí hay una imagen del número uno de la serie para que se hagan una idea:


Es un globo de texto onomatopéyico que tiene toda la apariencia de haber sido dibujado a mano, junto al uso de tipografía, en el resto de la página, que se asemeja más al manga que a un cómic del mainstream estadounidense.

Sea lo que sea lo que se fumó Stokoe, el resultado es espectacular y es complementado de excelente forma por una paleta reducida que privilegia tonos verdes para la selva vietnamita una variedad de todos rojizos y violetas para resaltar el poder destructivo de Godzilla.

Godzilla: Half-Century War es una historia de protagonismo compartido, donde Godzilla es una fuerza de la naturaleza que absorbe la atención del lector y deja destrucción a su paso, y Ota Murakami y la AMF, son poco más que insectos que a lo largo de medio siglo, luchan contra la inevitabilidad de ese poder, no con desesperanza, sino con determinación y coraje... es ahí donde cobra relevancia el diálogo y los cuadros narrativos de la revista, porque abundan en la medida justa para darle el peso dramático a una historia que de otro modo se vería como la caótica y aburrida batalla de un ejército de moscas contra un animal apenas distraido por su presencia. Absolutamente recomendada.

Calificación:


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com