viernes, 11 de febrero de 2011

EeC: Respeto para Gail Simone



Escribo esta columna 100% seguro de que si su protagonista llegase a leerla, no estaría de acuerdo conmigo.

Gail Simone es una de las pocas escritoras que hay en la industria de cómics y con bastante esfuerzo se ha hecho de una buena reputacion y un lugar destacado en el organigrama creativo de DC Comics. Su trabajo suele ser de mi agrado, aunque no podría decir que sigo religiosamente lo que produce.

Meses atrás comenté en este mismo Blog el relanzamiento de Birds of Prey, una serie que no fue creada por Gail Simone, pero que está estrechamente asociada con su nombre al haber sido la responsable de desarrollar las historias de Oracle, Black Cannary y compañía por alrededor de cinco años. El relanzamiento de la serie coincidió con la llegada de J. Michael Straczynski a Wonder Woman y el inicio de Brightest Day, por lo que saqué algunas conclusiones:

  • JMS asumiendo el mando de Superman y Wonder Woman fue uno de los grandes anuncios que hizo DC Comics en 2010. Fue un asunto importante y prueba de ello es que probablemente hayan sabido del cambio de traje de Wonder Woman por más medios que los que tradicionalmente cubren ese tipo de noticias. DC hizo una apuesta importante que reforzó con una gran movida publicitaria, creyendo que la llegada de JMS daría como resultado un alza significativa en las ventas de Wonder Woman... todo esto tuvo como damnificada a Gail Simone. Simone había llegado a la serie en el #13, tras el desastrozo relanzamiento que se hizo a manos de Allan Heinberg (que fue desastrozo por problemas de coordinación más que creativos), y si bien a nivel de ventas los resultados no podrían calificarse como un éxito, creativamente la serie se había estabilizado y funcionaba bastante bien. Lamentablemente esto no le bastó a la compañía y a pesar de que Simone había apagado el incendio en el que se convirtió el relanzamiento de 2006, la sacaron de la revista sin demasiada ceremonia.
  • En 2007 Simone había dejado Birds of Prey debido a que "Simplemente me ofrecieron un proyecto que no pude rechazar. La revista de mis sueños con un equipo artístico de ensueño, y una oportunidad real de rehacer la historia de los cómics". A pesar de que la entrevista de la cual extraje la cita no lo dice expresamente, el proyecto (concluyo por descarte), era Wonder Woman y el equipo artístico eran Terry y Rachel Dodson, a quienes siguieron gente como Aaron Lopresti y Nicola Scott. Birds of Prey quedó en manos de Sean McKeever y tras algunos meses fue cancelada.

A mi juicio la salida de Simone de Wonder Woman fue compensada con la oportunidad de revivir una serie que era muy querida para la escritora: Birds of Prey, misma que dejó para hacerse cargo de Wonder Woman, pero este relanzamiento fue apurado a fin de poder hacerlo bajo el slogan de "Brightest Day". ¿Por qué digo que fue un lanzamiento apurado? Ed Benes resultó ser el encargado de la faz gráfica de la revista y aunque este mismo artista haya dibujado sin problemas la JLA de Brad Meltzer por al menos 12 números, no fue capaz de pasar del segundo número de BoP sin necesitar la asistencia de Adriana Melo para completar revista. Esto me hace sospechar que no se le dió el tiempo suficiente de avanzar con su trabajo antes de solicitar la serie y comprometer su aparición para una fecha determinada. De hecho entre los números 1 y 11 de BoP han pasado y pasarán varios artistas por la serie: Ed Benes, Adriana Melo, Alvin Lee, Ardian Syaf con Vicente Cifuentes, Guillem March, Iñaki Miranda y Pere Pérez. Todo esto sin entrar a detallar el aún más largo listado de entintadores que ha tenido la revista.

Si bien en septiembre DC Comics anunciaba que Ardian Syaf sería el nuevo dibujante regular de la revista y alcanzaron a aparecer solicitados los meses de Enero y Febrero de 2011 con Syaf en los créditos del apartado gráfico de la colección, lo cierto es que finalmente sólo dibujó el número siete de la revista, el comienzo de la historia "The Death of Oracle" (historia a la que Simone hace alusión en la entrevista de 2007 que cité más arriba) y luego fue reemplazado por Guillem March e Iñaki Miranda en los números subsecuentes.

Hasta este punto ya he articulado parte del problema: Se hizo a un lado a Simone en beneficio de un proyecto asociado a un escritor de mayor renombre (lo cual en realidad no sorprende a nadie), y se la compensó devolviéndole un trabajo que se vio forzada a dejar de lado alguna vez.

El resto del problema y que constituye para mi la gota que deja el vaso a punto de rebalsarse es el débil apoyo que ha recibido el relanzamiento de Birds of Prey.

¿Recuerdan mi artículo sobre el especial de Steel de hace algunos días?

Pues no sólo le dieron a BoP un calendario de entrega estrecho que ha redundado en una baja calidad gráfica de los primeros seis números de la colección, donde el artista estrella tuvo que recurrir a varios otros artistas para completar el trabajo. Sino que vino un evento de Superman armado sobre la hora ("Reign of Doomsday"), y se decidió sacar Benes de la serie para que se haga cargo de dibujar rápidamente el especial en cuestión. Luego se anuncia a Ardian Syaf, un dibujante emergente de origen Indonesio, como su reemplazo y alcanza a durar un número antes de ser sustituido por una suscesión de fill-ins. Es decir, Birds of Prey, una serie que regularmente va a tener problemas atrayendo un número significativo de lectores, recibe toda la ayuda posible para que una buena parte de los que lleguen decidan irse rápidamente debido a la pobreza del apartado gráfico de la revista, situación que sólo es agravada por el manejo que hace la compañía de la situación.

Hace algunas semanas se anunció finalmente que Jesús Saiz se haría cargo de dibujar la serie a partir del #12. Es de esperar que la caótica sucesión de anuncios y reemplazos, no llegue a herir las ventas de la serie al punto que la llegada de este excelente dibujante español (Manhunter, Checkmate), no sea suficiente como para revertir la disconformidad que se pueda haber generado entre los lectores de la revista por la inconsistencia artística de la que ha padecido.

El problema en definitiva, desde mi punto de vista, es que Birds of Prey no ha recibido una justa oportunidad de éxito, siendo víctima de una importante (aunque probablemente involuntaria), cuota de autosabotaje. No deja de ser estúpido que en el marco de una constante contracción en el volumen de ventas del mercado de cómics en general, una empresa se de el lujo de lanzar una serie y hacer todo lo posible porque no logre mantenerse a flote. Peor aún... que una escritora que ha demostrado ser un buen soldado, alguien de quien la compañía puede depender, reciba un premio de consuelo que a ratos parece agregar insulto, maltrato y algún grado de humillación a la herida.


Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com