miércoles, 28 de septiembre de 2011

PPC: De héroes sustitutos y prejuicios raciales


Por Alberto Calvo.

Han pasado ya varias semanas desde que se reveló que, tras la muerte de Peter Parker en el Universo Ultimate de Marvel Comics, el popular personaje sería reemplazado como Spider-Man por Miles Morales, un adolescente de raza negra y ascendencia latina, pero el paso del tiempo no ha impedido que siga habiendo comentarios a favor y en contra de la decisión.

La gran mayoría de los comentarios de apoyo vienen precisamente de grupos minoritarios, quienes ven con buenos ojos el ser representados a través de personajes importantes, sobre todo tratándose en este caso de uno de los héroes más icónicos del mundo del comic, y por tanto de un modelo positivo, a diferencia de los criminales o drogadictos que los estereotipos que proliferan de personajes latinos o negros en la ficción de diferentes medios.

Los comentarios en contra son mucho más variados en origen, desde las expresiones de intolerancia de aquellos que se rehusan a aceptar que un personaje de origen hispano y/o negro pueda reemplazar a un héroe clásico, hasta aquellos que lo ven como una movida única y exclusivamente de relaciones públicas, pasando por aquellos que no quieren leer a un Spider-Man que no sea Peter Parker o por quienes no entienden cual es el punto de todo ello.

Lo que encuentro más curioso del asunto, es que ni siquiera se trata de algo que no tenga precedentes, pues a lo largo de los años ha habido muchos héroes que han sido reemplazados, temporal o permanentemente, por nuevos personajes, en algunos casos con un origen étnico minoritario. Algunos de los más notorios que me vienen a la mente son los siguientes.

Green Lantern - John Stewart
No sé si haya sido el primero de estos casos, pero si es el más antiguo que recuerdo. Introducido a principios de los 1970s, Stewart era el Green Lantern sustituto del sector 2814, y era activado cada vez que Hal Jordan se encontraba incapacitado. En un principio se le escribía como el cliché del negro enojado, siempre desconfiando de los demás e intentando probar su valía. Con el paso de los años el personaje fue desarrollado de una manera más completa y redonda hasta convertirse en una pieza importante del elenco de soporte de Hal Jordan, habiendo incluso protagonizado su propia serie (Green Lantern Mosaic).

Su nivel más alto de popularidad vino con la aparición de la serie animada de televisión de la Justice League, donde aparecía como el único Green Lantern de la Tierra. Curiosamente, eso significa que puede haber miles de personas que, sin familiaridad con los comics, lo vean a él como EL Green Lantern, y no como el reemplazo y ocasional compañero de Hal Jordan, Guy Gardner o Kyle Rayner.

Black Goliath - Bill Foster
Bill Foster era un asociado de Henry Pym introducido en la segunda mitad de los 1960s como un personaje secundario con apariciones ocasionales. Durante los 70s Foster se convirtió en el reemplazo de Pym como Goliath antes de adoptar el mote de Black Goliath, bajo el cual estelarizaría su propia efímera serie regular. Poco ha poco la popularidad del personaje fue en declive y su uso se vio reducido a la ocasional aparición en crossovers o como secundario en algunas historias hasta que finalmente se convirtió en uno de los héroes sacrificados durante Civil War.

Iron Man/War Machine - James Rhodes
A principios de los 1980s, durante la segunda recaída en el alcoholismo de Tony Stark, su mejor amigo, el piloto retirado James "Rhodey" Rhodes, se encargo de utilizar la armadura dorada asumiendo la identidad de Iron Man. Una década más tarde, cuando el mundo presumía muerto a Tony Stark, Rhodey volvió a asumir la identidad del héroe. Cuando Tony Stark regresó para reasumir su vida, Rhodey obtuvo su propia armadura y la identidad de War Machine, ganándose además su propia serie y un lugar permanente entre el panteón de héroes de Marvel Comics.

Steel - John Henry Irons
Después de la Muerte de Superman, aparecieron cuatro personajes que presumían ser la nueva encarnación del héroe caído. Uno de ellos era Steel, cuya identidad secreta era la de John Henry Irons, un inventor y empleado de una acerera, quien construyó una armadura con una gran S en el percho y se autoproclamó como el nuevo Hombre de Acero. Tras el regreso de Superman, Irons cambió su nombre a Steel, y por un tiempo gozó de tanta popularidad que incluso se hizo una película acerca del personaje.


Firestorm - Jason Rusch
Originalmente Firestorm surgía de la fusión de dos personas, el adolescente Ron Raymond y el científico Martin Stein. Sin embargo, hace unos años DC decidió agregar más material humano a la mezcla, añadiendo al adolescente de color Jason Rusch y a varias otras personas, incluída su novia, Gehenna, también de raza negra. Aún cuando se han hecho cambios a la gente que integra a Firestorm, su apariencia sigue siendo la de un joven negro, incluso en las versiones animadas aparecidas en Justice League Unlimited y Batman: The Brave and The Bold.


Spectre - Crispus Allen
Por más de cinco décadas el espíritu de Jim Corrigan sirvió como la personificación de la Ira de Dios en la entidad conocida como El Espectro. A mediados de los 1990s, Corrigan fue reemplazado por Hal Jordan. Si, ese Hal Jordan. La reacción de los lectores fue tajante y el movimiento duró poco tiempo, sobre todo luego de la aparición del caprichudo Geoff Johns, quien regresó a Jordan a la vida y lo reinstauró como el Green Lantern del sector 2814. Su lugar como el Espectro fue entonces ocupado por el detective asesinado Crispus Allen, un oficial afroamericano del Departamento de Policia de Gotham City, quien seguía ocupando ese lugar al menos hasta antes del actual relanzamiento de DC.

The Atom - Ryan Choi
Grant Morrison reimaginó a The Atom como un joven profesor sustituto de física de origen chino/americano. Ryan Choi no solo sustituyó a Roy Palmer como maestro de física, si no también como el héroe capaz de reducir su tamaño a voluntad durante unos pocos años. Aún cuando el personaje fue asesinado por Deathstroke, se rumora que Choi será The Atom en el nuevo Universo DC.

Blue Beetle - Jaime Reyes
La más reciente encarnación de Blue Beetle ha probado ser también una de las más populares, aún cuando hay quienes lo ven como poco más que una copia hispana de Spider-Man suelta en el Universo DC. Jaime Reyes es un adolescente de ascendencia mexicana nativo de El Paso, Texas, quien un día despierta para descubrir que el mítico escarabajo que dio origen a Dan Garret, el Blue Beetle original, se ha adherido a su columna vertebral, convirtiéndolo en la nueva encarnación del héroe. aparentemente también él será quien lleve el nombre en el nuevo DCU.

Obviamente no son los únicos. Me vienen a la mente otros, como Jacques Foccart, la segunda encarnación de Invisible Kid, de la Legión de Superhéroes, o Lemar Hoskins, quien antes de bautizarse como Battlestar fungió como el Bucky para la versión del Capitán américa de John Walker. Más oscura resulta la encarnación ochentera de Dr. Mid-Nite, que era la Dra Beth Chapel, protegida de Charles McNider, el Dr. Mid-Nite original, quien tuvo una corta carrera llena de clichés antes de ser eliminada como carne de cañón en una macrosaga.

Como pueden ver no se trata de un fenómeno reciente ni aislado, aunque algo que salta a la vista, sobre todo en años recientes, es el hecho de que se mayormente se trata de personajes adolescentes, pues además de los mencionados Miles Morales, Jaime Reyes, y Jason Rusch, podríamos mencionar a J.J. Thunder, reemplazante de Johnny Thunder, y a Jackson Hyde, la más reciente versión de Aqualad. Ese solo hecho parece confirmar la idea de que el principal motor tras estas decisiones es la búsqueda de identificación con nuevos lectores.

En cuanto a por qué causó tanto revuelo en el caso de Spider-Man, a diferencia de muchos de los mencionados, me parece que tampoco es algo tan complicado de entender. Spider-Man es un ícono de la cultura popular, equiparable tal vez solo a Batman o Superman, así que la cobertura mediática que alcanza es mucho más grande. Este, sobre todo en tiempos de la globalización y cuando el internet otorga al fan una oportunidad inmediata de manifestar su opinión y/o desacuerdo con estas decisiones.

A fin de cuentas, hay que recordar que para las distintas editoriales esto es un negocio, y como tal las decisiones que toman van encaminadas a poder mejorar sus ingresos y su posición en el mercado. Cada quien tendrá sus razones para aceptar o rechazar estos cambios, pero en la gran mayoría de los casos el razonamiento o justificaciones son totalmente subjetivos y no habrá forma de alcanzar un acuerdo. Creo que al final del día lo mejor es no estresarse de más por estas cosas, y simplemente esperar que las editoriales cumplan con el que debiera ser el único compromiso con nosotros, los lectores: publicar buenas historias.

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com