sábado, 2 de septiembre de 2006

Reseña: The Flash: The Fastest Man Alive #3

Escritor: Danny Bilson & Paul DeMeo.
Dibujos: Karl Kerschl.
Tintas: Serge Lapointe.

Colores: Stephane Peru & the Hories.
Letrista: Pat Brosseau.
Editores: Joan Hilthy & Rachel Gluckstern.

Editorial: DC Comics.
Fecha de Publicación: 23 de Agosto de 2006

Tercer número de la nueva colección de Flash y afortunadamente las cosas empiezan a verse mejor para el Velocista Escarlata.

Los que ya hayan leido mis peroratas sabrán que soy fan de Flash y que el re-lanzamiento de la colección me tenía (y tiene) menos que conforme. Gran parte de la culpa la tiene Ken Lashley, que si bien tiene un estilo de dibujo más cercano al clásico estilo "Image" y de varios dibujantes top, se trata de un dibujante que tiene serios problemas de composición de página, narración, anatomía, etc... todas las bases de lo que debe ser un buen dibujante de cómics quedan al debe con Lashley. Tal vez lo que mejor hace son los Pin-ups, o "jerk shots", como hace unos días lei en la columna de Erik Larsen que McFarlane los había bautizado alguna vez.

Gracias a la Diosa Fortuna, Galactus o Ganthet, en el #3 hay un afortunado fill-in a cargo de Karl Kerschl, a quien los memoriones recordarán de su etapa en Adventures of Superman pre-Crisis Infinita junto a Greg Rucka, y la interminable saga de "Ruin". Kerschl entiende que Flash es un personaje visualmente interesante (mejor traje de la historia en mi opinión), y con muchas posibilidades a la hora de ilustrarlo, una imagen (o 3) es mejor que mil palabras.


Por otro lado Bilson y DeMeo dejan de lado los odiosos Flashbacks de los números anteriores, donde no quedaba muy claro qué es lo intentaban dejar implícito y se concentran en la historia, lo que ciertamente ayuda a mantener la atención en la revista.

En el número anterior Bart (Allen - Impulse/Kid Flash, y aparentemente de hoy en más, The Flash) se había mostrado interesado en la joven científico de S.T.A.R. Labs, Valerie Pérez (a quien siguen dibujando como asiática) y mientras hablaba con ella por teléfono un fuerte ruido delataba un nuevo atentado forzándolo a utilizar la Speed Force para salvarle la vida.

Poco a poco vamos descubriendo de qué modo fue alterada la Speed Force tras los sucesos de Crisis Infinita, el personaje de Griffen, el compañero de Departamento de Bart adquiere más forma en éste número y una serie de eventos se concatenan hacia el final de la revista que lo fuerzan a uno a pensar que más de algún desastre se avecina y que a pesar de sus deseos Bart se verá forzado a utilizar la legendaria velocidad de aquellos que cabalgan sobre el relámpago... y así, robándome una frase de Kelson Viber y Metallica concluyo la sinopsis a fin de no dar muchos detalles.

En suma éste es el número más sólido de lo que va de la colección, aún falta muchísimo que explicar y si hay fortuna Kerschl tal vez termine de regular a la vuelta de algunos números... sigue sin convencerme el relanzamiento de un personaje que tenía una fanaticada fiel, ventas saludables y que estaba lejos de agotarse creativamente. Pero al menos las ventas iniciales de la revista le dan la razón a Didio.

Otro palo para Lashley y especialmente para Joan Hilthy: Cómo es posible un relanzamiento de alto perfil como Flash, que atrae a dos productores de TV de cierta trayectoria y un dibujante medianamente popular necesite un fill-in cuando recién han aparecido 3 números... sin olvidar que el #1 tuvo 4 entintadores, y el #2, 2 entintadores... o bien hubo cierto apuro en el lanzamiento de la colección o Lashley no tiene la capacidad de completar un comic al mes.

Calificación:

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com