2020 en cómics: Mis favoritos de Marvel y DC

Hace unos días, Alberto publicó en su blog una serie de textos en que repasa lo más relevante de 2020 en la industria del cómic estadounidense, desde el estado de la industria hasta sus lecturas favoritas del año, y vamos a replicar acá esos listados, pues cada año nos solicitan hacer un recuento similar en el podcast, y es algo que no solemos hacer. Lo que sigue fue publicado originalmente en La Hoguera de las Necedades, el blog de Alberto.

::::::      :::::      ::::::      ::::::      ::::::

Sigo con mi repaso al mundo del cómic en 2020, al menos en lo que se refiere a la industria estadounidense, y toca el turno a las antes llamadas "dos grandes": Marvel y DC Comics. Les recuerdo que mis listas no son de "lo mejor", sino de lo que más disfruté, y las presento sin ningún orden en particular.

John Constantine: Hellblazer
Si Spurrier, Aaron Campbell, Matias Bergara, Jordie Bellaire y Adita Bidakyar

En sus mejores años, Hellblazer era un título que se sentía como una anomalía entre la oferta de una editorial corporativa como DC Comics, y tal vez ésa era la verdadera fortaleza de los primeros años del sello Vertigo: la capacidad de contar historias mágicas e inusuales, oscuras pero relevantes para el mundo que las vio nacer. Su desaparición llevó a que personajes como Constantine se integraran a un deslucido universo lleno de superhéroes en el que nunca encajó y donde sus historias se sentían huecas.

Y entonces aparecieron Simon Spurrier, Aaron Campbell y Matias Bergara a recordarnos la clase de historias por las que Hellblazer era reverenciado. En las páginas de esta serie Constantine volvió a ser el decadente mago inglés cuyos problemas van mucho más allá de las simples amenazas sobrenaturales. Además de lidiar con su propio hibris, John hizo frente al nacionalismo, xenofobia y desinformación que tantos problemas han causado en el mundo y que tienen a Inglaterra en una situación tan descuidada y al borde del abismo como suele ser la vida de Constantine. Sin duda una excelente serie cortada antes de tiempo, y a la altura de lo mejor del personaje.

Guardians of the Galaxy
Al Ewing, Juann Cabal, Federico Blee y Cory Petit

Tras la reinvención de los Guardians of the Galaxy por Dan Abnett y Andy Lanning hace casi quince años, la cual inspiró la exitosa versión cinematográfica, los inusuales héroes cósmicos de Marvel no han tenido un rumbo claro, pues aparentemente no hay una idea clara de lo que la editorial quiere hacer con ellos. Pero luego de que Al Ewing y Juann Cabal se hicieron cargo de la serie a inicios de 2020, las cosas han cambiado, y sus historias se sienten más relevantes que lo que hemos visto recientemente.

Ewing creó un complejo e interesante entorno político en la parte cósmica de Marvel que es más que un mero entorno para contar sus historias, y usar el punto de vista de los Guardianes para introducirnos a este universo de posibilidades es una decisión inspirada. Donde Abnett y Lanning tomaron los puntos fuertes en el concepto de cada uno de estos personajes, Ewing decidió rescatar sus inusuales (y en ocasiones ridículos) orígenes y usarlos como parte integral de su desarrollo. Combinado con el excelente trabajo visual de Cabal y el colorista mexicano Federico Blee, Guardians of the Galaxy es una de las series más atractivas de Marvel.

Far Sector
N.K. Jemisin, Jamal Campbell y Deron Bennett

Admito que me tomó demasiado tiempo acercarme a esta serie, pero hace mucho que no me apetece leer los pequeños bocadillos de historia que caracterizan a las series mensuales. La ventaja de haber dejado que se acumularan números es que cuando por fin me sumergí en el envolvente mundo creado por N.K. Jemisin y Jamal Campbell para las aventuras de Sojourner Mullein, la más reciente Green Lantern nacida en la Tierra, quien a diferencia de los anteriores vive alejada de todo, patrullando el sector más lejano del universo conocido.

Los elementos de ciencia ficción son algo que otros escritores suelen dejar de lado cuando se trata de Green Lantern, pero en el caso de esta serie son parte esencial de las historias, y el trabajo de construcción de mundo realizado por la exitosa novelista me hace desear que haya un modo de seguir explorando este interesante rincón del universo DC una vez que concluya esta maxiserie. El arte de Jamal Campbell es el complemento perfecto para la historia, y no se me ocurren muchos cómics actuales que estén a la par de Far Sector en cuanto a la calidad de trabajo que ofrece número a número. Definitivamente creo que es momento de mover esas novelas de Jemisin a la parte alta de mi pila de lecturas pendientes.

The Immortal Hulk
Al Ewing, Joe Bennet, Ruy Jose, Matt Milla, Cory Petit y otros

The Immortal Hulk está ya en su cuarto año de publicación, pero no podía excluirla de entre mis cómics favoritos del año que cerró. Si creían que la premisa de la exitosa serie escrita por Al Ewing no se prestaba para alargarse por más de un par de años, ahora está claro que ése no era el caso. De mano de este autor y un puñado de grandes aertistas, Hulk dejó de lado las historias de superhéroes y es más cercano a una serie de horror, con historias capaces de inspirar pesadillas de la mejor forma posible.

Ewing le ha sacado todo el jugo posible a la rica y variada historia del personaje para hallar elementos que explotar de nuevas y creativas formas en una serie que no deja de sorprender. Desde historias olvidadas hasta personajes ocasionales o recurrentes de distintas épocas de la historia de Hulk aparecen a lo largo de esta serie, que ha dado a Bennet y muchos otros artistas la posibilidad de jugar con los aspectos más exttraños y monstruosos del personaje. Lo único triste es que llegamos a 2021 y nos acercamos cada vez más al final de esta extraordinaria serie, pero estoy seguro de que cerrará de gran manera, terminando de cimentar su lugar entre lo mejor que haya publicado Marvel a lo largo de su historia.

Superman’s Pal, Jimmy Olsen
Matt Fraction, Steve Lieber, Nathan Fairbairn y Clayton Cowles

Recuerdo que la primera vez que leí que DC iba a revivir su viejo título Superman’s Pal Jimmy Olsen, me extrañó que hubiera interés en volver a ver una de las series más ridículas de la edad de plata, pero cuando vi que los responsables de dar vida a esta nueva versión eran Matt Fraction y Steve Lieber, mi sorpresa y desinterés se volvieron curiosidad y anticipación. Cada número de esta serie fue como un oasis de frescura y diversión en los momentos más oscuros y deprimentes de 2020.

Pero decir que ésta era una serie de comedia con elementos superheroicos sería minimizar el trabajo de estos autores, porque debajo de todas esas bromas, gags y parodias se esconde un estudio de personajes, no sólo de Jimmy Olsen, sino también de Superman, y un análisis de la forma en que Metropolis impacta muchas de las historias ahí ambientadas, un peculiar caso en que la ciudad es un personaje más. El arte de Lieber, con su gran manejo de expresiones faciales, ayuda a vender la mayoría de las bromas y a dar peso emocional a las historias, y la vibrante y versatil paleta de Fairbairn es el complemento perfecto, ayudando a sentar el tono y atmósferas ideales para cada momento. De lo mejor que el DCU ha ofrecido en mucho tiempo.

Daredevil
Chip Zdarsky, Marco Checchetto, Mike Hawthorne, Jorge Fornes, Marcio Menyz, Clayton Cowles y otros

El primer año de Chip Zdarsky como escritor de Daredevil fue muy bueno, pero en el segundo mostró su gran capacidad para contar historias, sacudiéndose la fama de autor "chistoso" (aunque lo siga siendo). Y es que si había hecho cosas muy interesantes con Matt Murdock, pero una vez que puso los reflectores sobre Wilson Fisk, alias The Kingpin, no hubo forma de cuestionar que la suya debe ya contarse entre las grandes y celebradas etapas que ha tenido este título.

Cuando la serie partió, Zdarsky parecía apelar a los fans de la serie de Netflix, enfrentando al personaje con una crisis moral, luego de fallar al intentar detener un robo, pero al paso de los números fue añadiendo alusiones a otras etapas del personaje. Poco a poco le fue dando un peso mayor a Hell's Kitchen, dotando al vecindario del vengador invidente de una personalidad propia que añade una nueva capa de complejidad a las historias. Y por si no bastase con ser una lectura de excelente nivel, cuenta con el arte de los talentosos Jorge Fornés y Marco Checchetto, que reflejan gráficamente la dicotomía de las historias del personaje.

The Green Lantern
Grant Morrison, Liam Sharp, Steve Oliff y Steve Wands

Cuando Hal Jordan debutó en la edad de plata, era un héroe con claras raíces en la ciencia ficción, aunque al paso de los años eso fue quedando en segundo plano para centrarse en un tono de aventuras superheroicas más convencionales. En muchas etapas se ha adoptado o recuperado elementos de ese género, pero nunca al nivel de lo que N.K. Jemisin y Jamal Campbell hacen en Far Sector o Grant Morrison y Liam Sharp en The Green Lantern, que se han ocupado de recordarle al mundo que sus historias son, en esencia, space operas.

Siempre he creído que Hal Jordan es el más aburrido de los Linternas Verdes, pero Morrison y Sharp se han encargado de darle nueva vida en una hermosa serie llena de experimentos visuales y narrativos, cuyas aventuras trascienden tiempo y espacio al tiempo que explotan de la mejor manera posible la riqueza conceptual detrás del Green Lantern Corps y la peculiar estructura política construida de forma casi aleatoria a través de las décadas. Otra serie que poco a poco se acerca a su conclusión, pero que ya se ganó un lugar entre lo mejor del título, sin importar el personaje protagónico.

Iron Man
Christopher Cantwell, CAFU, Frank D’Armata y Joe Caramagna

Cuando Dan Slott tomó las riendas de Iron Man hace un par de años, tenía en mente elaborar una historia muy específica, lo que puso muchas limitaciones al desarrollo del personaje, pero es evidente que Christopher Cantwell planea algo muy diferente, pero antes de quitar los frenos y acelerar hacia el futuro es necesario dar un vistazo al pasado para volver a las raíces del personaje, y Tony Stark debe lidiar con todo lo que le ha sucedido en los últimos años si en verdad planea recuperar el control de su vida.

En el proceso, Tony, con un poco de ayuda, llega a la conclusión de que muchos de sus problemas son producto de su ego, lo que a los lectores nos transporta a muchas de las mejores historias del personaje, donde lo único que está claro es que Tony es su propio mayor enemigo, sentando las bases para una historia de crecimiento personal y emocional que arrancó bastante bien. El arte de Cafu complementado por los colores de Frank D’Armata le sientan muy bien a la historia, ya sea que muestren íntimos momentos de personajes o espectaculares secuencias de acción. Sin duda uno de los grandes lanzamientos de los últimos meses.

Superman Smashes the Klan
Gene Luen Yang, Gurihiru y Janice Chiang

Ésta es otra serie que también listé el año pasado, pero vale la pena volverla a mencionar, sobre todo porque fue en 2020 que concluyó la miniserie, y la aparición del tomo recopilatorio permitió que su llegada a librerías le diera mayor notoriedad. Mientras Warner parece no saber qué hacer con Superman en la pantalla, Gene Luen Yang y Gurihiru dan forma a una historia que voltea al pasado para mostrar por qué los "anticuados" valores del Hombre de Acero son tan relevantes hoy día como cuando apareció por primera vez hace más de ochenta años.

Por desgracia el tema del supremacismo blanco ha vuelto a tomar notoriedad, y la forma en que Yang y Gurihiru lo abordann, de una forma clara, exponiendo los peligros de una sociedad que cultiva prejuicios y abre la puerta al racismo, xenofobia y otras formas de odio. El lenguaje elegido por Yang y el atractivo arte de Gurihiru hacen de estas historia una lectura muy amigable para lectores de cualquier edad, pero la historia está ejecutada con tal maestría que resulta de interés relevante en el mundo actual. No sólo es una de las mejores historias de superhéroes de los últimos años, sino también una de las más grandes historias de Superman de todos los tiempos. Por acá escribí más de ella hace unos meses.

Menciones honoríficas: X-Men, X-Factor, Hellions, Marauders, Hawkeye: Freefall, Wonder Woman: Dead Earth y The Dreaming: Waking Hours. Cabe aclarar que voy un poco atrasado con mis lecturas, así que no he terminado X of Swords ni Empyre, y todavía no llego a novelas gráficas como Victor & Nora: A Gotham Love Story, Shadow of the Batgirl o The Oracle Code. ¿Ustedes leyeron en 2020 cómics de Marvel y DC que les hayan gustado de forma especial?

Deja tus comentarios o escríbenos directamente a comicverso@gmail.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Comicverso 221: Detective, This one summer y Iron Man

Comicverso 218: Three Jokers, Department of Truth y Sean Connery

Comicverso - Tierra Prima #14